Autor: VARELA. 
   Las cuentas para la democracia     
 
 El Alcázar.    02/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LAS CUENTAS PARA LA DEMOCRACIA

Ahora resulta que los políticos se han puesto a echar las cuentas y no le cuadra el. Resulta, digo, que para controlar, por ejemplo, la limpieza en el recuento de los votos del Referendum harían falta sobre medio millón de personas, aproximadamente desparramadas por todo el territorio nacional. Resulta que para las próximas elecciones generales esa cifra habría que multiplicarla, cuando menos, por dos con lo que cualquier partido de masas —franquista, socíalista, alianza popular, democristianos, etc.— tendrán que Contar con dos millones de afiliados militantes —ojo militantes — distribuidos unos en las mesas electorales —sobre unas cuarenta mil en todo el territorio— y otros a la entrada de los colegios para "batir" con propaganda del respetivo candidato a los electores. Resulta que ningún partido tiene ese número de militantes, ni la mitad, ni la cuarta parte, ni la octava, ni la dieciseisava, ni siquiera, alguno, el uno por ciento, o la mitad de esta cifra.

Entonces, los partidos políticos se han puesto a echar las cuentas y resulta que solamente para estos menesteres —con el grave riesgo que comporta pagar o "comprar" a los controladores de mesa— harían falta unos mil millones de pesetas, al margen de otros tantos para propaganda, viajes de sus lideres, cuñas publicitarias en la radio, publicidad en prensa, etc. etc. Entonces resulta que los señores lideres se han puesto a echar las cuentas y las cuentas con cuatro meses por delante —poco menos de ciento veinte días— no salen. Es la democracia. Y la democracia tiene estas veleidades y, por supuesto, estas hipotecas.

EL I.O.P. EN ENTREDICHO

Pero si a los políticos de partido no le salen las cuentas a quien van a cuádrale e» al señor Díaz Nicolás, nombrado, sin cesar en su cargo de rector de la Universidad a Distancia, presidente del Instituto de la Opinión Pública con el loable fin de explotar el éxito —si pudiera, que procederá— de los sondeos de opinión que, con tanto esmero, como credibilidad, venia haciendo incluso en el régimen anterior, el prestigioso instituto. Para hacer más viable la cuadratura, el pluriempleado, Diaz Nicolás, eliminó del balance general a dieciseis socialogos, con lo cual las cuentas del futuro cuadraran mejor, sin el respeto y la credibilidad que ofrecían las del ´pasado. Pero que se la va a hacer, estamos en la democracia, ¿o no?.

EL EQUIPO PROTAGONISTA

Aunque para demócratas, los de coordinación democrática que ayer, como un sólo hombre, acudieron a la llamada del equipo Demócrata cristiano del Estado Español para recibir instrucciones de contó, cuando y de que modo deben de negociar con el ejecutivo.

El grito de la reunión —en cuanto a asistentes, porque para lo otro ComO en los gobiernos de antaño, nombraron una comisión—; el éxito de la reunión, sigo, según comentaban miembros de la "taula" y de la "taboa" no radicaba tanto en la credibilidad ó Habilidad que ofrecían los miembros del "Equipo", sino en la seguridad de que estaban dialogando con el ejecutivo mismo. "Fuimos mejor informados. Ahora ya sabemos en nuestras respectivas "Instancias" a que carta jugar".

VÁRELA

P.S.— En el comentario de ayer, descontaba del equipo Demócrata Cristiano en el Gobierno, a los ministros militares, Martín Villa y al Presidente Suárez. Hoy me retifican tampoco esta integrado en el "Equipo" el ministro de Educación, don Aurelio Menéndez. Es de justicia recogerlo.

EL ALCÁZAR

 

< Volver