Autor: Saiz, José Ramón. 
 Hasta después del Referéndum. 
 No fijará el gobierno su estrategia negociadora con los partidos     
 
 Pueblo.    04/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

NO FIJARA EL GOBIERNO SU ESTRATEGIA

NEGOCIADORA CON LOS PARTIDOS

RUMOR: Carlos Ollero, presidente de un tribunal de garantías electorales Dificultades de entendimiento entre extrema izquierda y oposición moderada

MADRID. (PUEBLO, por José Ramón SAIZ.)— El fin de semana se ha presentado dentro de un clima poco propicio para la distensión política. El Ejecutivo ultima los preparativos de) referéndum, cuyos resultados obtenidos en los últimos sondeos son prometedores, y la oposición intentará llegar a un acuerdo para confeccionar la lista definitiva de representantes para negociar con el poder. Ahora mismo se conoce oficialmente que liberales y democristianos no ratificaron los acuerdos de la última reunión, mientras en los círculos políticos se insiste, por un lado, que la presencia de un comunista en la comisión negociadora no va a hacer posible el encuentro; es más, se asegura que no habría ni siquiera contactos, y, por otro, que la negociacion en firme no comenzará hasta el próximo enero, aunque en las próximas semanas podrían producirse algunos contactos.

El Gobierno de Suárez. que se reunió ayer en Consejo de "Ministros, tiene en estos momentos una sola preocupación: e! referéndum. Hasta, que la consulta no se realice y se dé por culminado el tema de la reforma política, el Ejecutivo no fijará, al parecer, su estrategia negociadora con las dos oposiciones, de ahí que muestre en estos momentos una clara prudencia política a la hora de contactar con la oposición y qué clase de oposición, ya que deberá, también, emprender diálogo con otros grupos políticos muy importantes, entre ellos Alianza Popular y otras fuerzas del anterior sistema.

Es evidente, pues, que el Ejecutivo se enfrenta, cara a las próximas semanas, ante problemas importantes. En estos momentos se desconocen cuales serán los próximos pasos del presidente Suárez; si intentará acometer la reforma administrativa o si continuará con el mismo equipo ministerial, ya que no parece aconsejable en la actúa] etapa de transición, producir crisis en los ministerios técnicos.

También se habla con insistencia de la incorporación de ministros sin cartera pertenecientes a grupos de la oposición moderada o si esta estrategia, por las dificultades que entraña, se concretaría únicamente en nombrar un político de prestigio al frente del Tribunal de Garantías Electorales. En este sentido, desde hace días se habla insistentemente del profesor Carlos, Ollero, quien se ha entrevistado con Suárez con relativa frecuencia. Ollero, el político elegido para ministro sin cartera, según estas informaciones, se especializaría en llevar las relaciones con la oposición.

Aunque hay seguridad de que las negociaciones se varia llevar adelante, el panorama no está del todo claro. En estos momentos son tres los problemas que dificultan la rápida formación de la comisión: el papel del Partido Comunista, la división de los socialistas y las reticencias de los partidos de las nacionalidades y agrupaciones sindicales. Efectivamente, la, presencia del P. C. E,, como señalábamos antes, plantea a la oposición problemas tácticos y también ideológicos. Y al Gobierno, más, que no puede ir en contra —manifestaba ayer- a PUEBLQ un representante de la dérecha— de las normas aprobadas por e! Legislativo incluidas en el artículo 172 número 5 del reformado Código Penal.

Por lo que respecta a la unidad de los socialistas, la actitud del P. S. O. E. (r) parece desazonar bastante al Partido Socialista Popular y a la Federación de Partidos Socialistas, a) mismo tiempo que el «equipo» democristiano no aceptará, en principio, estar en inferioridad de representantes con los socialistas. Por último, las pretensiones de algunos partidos nacionalistas de negociar por separado la resolución de los problemas regionales con el Gobierno significa una dificultad grave a la hora de crear la comisión negociadora.

Ante esta perspectiva, la oposición tiene el temor de no ¡legar a presentar un frente negociador unido. No hay que olvidar que e! enlace entre la oposición moderada y la radical que protagonizan los democristianos de! «equipo» puede venirse abajo en cualquier momento, principalmente por parte de Gil-Robles y Cañellas. que no ven de buen grado el puesto de los comunistas en una comisión que se crea precisamente para negociar la democracia. Igualmente, la postura excesivamente radical de grupos situados a la izquierda del P. C. E. podría romper defínitivamente la aparante unidad.

En general, el ambiente que se respira en el conjunto de la oposición es tal. que todos recelan de todos. Si la comisión no se completa hoy. podría irse a pique el intento, al menos por e! momento, ya que la llegada del referéndum va a poner en evidencia lo que separa a los moderados de tos radicales

Ayer, un miembro democristiano informaba a PUEBLO que ta única solución podría ser el rebajar el número de miembros de la comisión, eliminando de esta forma al representante comunista.

 

< Volver