Fraga Iribarne en Bilbao. 
 Niego que exista problema de nacionalidades  :   
 No soy federalista, pero no hago de ello una cuestión dogmática. El pueblo debe decidir. 
 Arriba.    27/10/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Fraga Iribarne en Bilbao

«NIEGO QUE EXISTA PROBLEMA DE NACIONALIDADES»

- >No soy federalista, pero no hago de ello una cuestión dogmática. El pueblo debe decidir>

- >Cuando se implante la democracia no desaparecerá el terrorismo>

>Deseo que las próximas Cortes sean reformadoras, con éxito, de concordia y reconciliación>

BILBAO. (Logos.)-«En el supuesto de que el Partido Comunista llegara a gobernar en España, lo

primero que haría sería poner, tierra de por medio, y lo segundo haría todo lo posible por quitarle el

poder», declaró, respondiendo a una pregunta, don Manuel Fraga Iribarne, que se encuentra en esta

capital, donde presentó sus dos recientes libros sobre «Cánovas, Maeztu y otros discursos de la segunda

restauración» y «El Libro Blanco para la Reforma Democrática»

Preguntado, en la misma línea, si formarían un Gobierno de coalición con los socialistas, dijo que

«colaboraría con un partido socialista de corte social-democrático, o como el laborista inglés, pero no con

un socialismo revolucionario o marxista. A propósito -agregó-, creo que el país necesita la formación

de un fuerte partido socialista»

Alianza Popular, según afirmó también, contara con el apoyo económico de sus partidarios, «en su día -

dijo-, cumpliendo los requisitos legales, haremos publicidad de nuestros ingresos, pero lo que no

admitiremos, en ningún caso, será dinero del extranjero, ni bajo condiciones de compromiso político.»

Sobre el tema de la «ikurriña», el señor Fraga dijo:

Es rigurosamente falsa la frase que se me ha atribuido por un periódico de Venezuela y que ha recogido el

periódico «Embata», según los cuales habría manifestado que «antes, de que se legalizara la «ikurriña»,

tendrían que pasar sobre mi cadáver», lo que yo dije en aquel país, respondiendo a una pregunta, fue que

por tres veces he tratado el asunto de la legalización de la «ikurriña», con diversas fuerzas políticas

vascas, y de que, en una de estas reuniones los allí presentes estuvieron a punto de llegar a las manos, por

sus profundas discrepancias.

Refiriéndose a la confianza del pueblo vasco en el Gobierno, señaló que para que así suceda «hay que

crear un ambiente favorable, hay que crearlo progresivamente y con hechos. En estos momentos el país

entero se siente regionalista. Este estado de opinión hay que aprovecharlo, elaborando estructuras como el

régimen especial para Vizcaya y Guipúzcoa. Tengo una profunda fe en el País Vasco, y por eso he

apoyado sin reservas los trabajos de la comisión para el régimen especial, trabajo que ha sido lo más

representativo y serio que se ha elaborado»

Más tarde se le pidió opinión sobre las nacionalidades del Estado español: «Niego que exista un problema

de nacionalidades. Aquí no hay más nacionalidad que la española. Me niego a aceptar ese concepto.»

¿Por qué no acepta la fórmula federalista?, fue otra de las preguntas que se le hicieron. «Lo que he dicho

es que no soy federalista -declaró el señor Fraga-, porque este sistema lo considero menos bueno que

el que ya tenemos. De cualquier forma, no lo planteo como una cuestión dogmática, sino que, dando

prioridad a la construcción de la democracia, si la mayoría de los españoles desean un federalismo, yo lo

aceptaré.»

«Sobre el problema del terrorismo, rotundamente no creo que desaparezca el terrorismo cuando se

implante la democracia.»

También abordó el tema del llamado «terrorismo blanco», y más concretamente de las acciones violentas

llevadas a cabo por la extrema derecha. Es un tema que me preocupa y me ha preocupado cuando estuve

en el Gobierno. No tiene una solución fácil. Además -añadió-, hay que comprender que en la medida

en que somos humanos, puede darse el supuesto de que cuenten en ocasiones con algunas simpatías. De

todas formas, una cosa es asesinar a cinco hombres y otra romper unos escaparates, causar destrozos o

agredir, a las personas. También condeno estos hechos, pero reconozcamos que distan mucho unos de

otros. Cuando fui Ministro de la Gobernación hice lo que pude para combatir estos actos de la derecha,

como la desarticulación en Barcelona del «Gas»

Sobre la amnistía concedida por el Gobierno del Presidente Suárez, dijo que «no tengo más que elogios

para la misma, sobre si su alcance debiera contemplar los delitos "de sangre, es algo que considero

intolerable».

También se le pidió una opinión sobre el carácter de la próxima legislatura de las Cortes: «Deseo -

dijo- que sean unas Cortes reformadoras, con éxito, de concordia y de reconciliación.»

 

< Volver