Reacciones al discurso de Arias. 
 División de opiniones     
 
 Informaciones.    29/01/1976.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Reacciones al discurso de Arias

DIVISIÓN DE OPINIONES

MADRID, 29. (lNFORMACIONES y resumen de agencias.! DESPUES de una reacción nada coincidente en el seno de las Cortes Españolas (ver INFORMACIONES de ayer, última hora), los comentarios en algunos medios politicos al discurso del presidente irías dejan entrever una cierta desilusión, mientras en otros el mensaje del presidente ha sido bien recibido. Las encuestas de urgencia realizadas por las agencias informativas contienen, entre otras, estas opiniones:

• DON JUAN MIGUEL VILLAR MIR (ministro de Hacienda!

«Estoy personalmente orgulloso de formar parte del primer Gobierno de la Monarquía y de estar a las órdenes de Carlos Arias Navarro. El discurso me parece una pieza excelente y ha sido la mayor satisfacción oírlo en el Pleno y ver el cumplimiento de su programa.»

• DON JOAQUÍN RUIZ-GIMENEZ | Izquierda Democrática).

«Hubiera deseado tener una Impresión satisfactoria, pero por desgracia no es así. Creo que prevalecen las sombras sobre las luces en el discurso, Hay cuestiones muy claras en este instante que no han sido abordadas por el presidente, en coherencia, la necesaria coherencia, con lo que han sido el mensaje de la Corona y la propia declaración del Gobierno. Se hace una invocación a la sensatez, al grado de cordura del pueblo español.

Creo que esa invocación es Justa, pero hay que demostrarle a] pueblo español con hechos que se cuenta con él, permitiéndole de verdad, al pueblo, proyectar las reformas constitucionales indispensables. Mientras tanto, hay que poner muchos puntos de interrogación y lamentar, muy sinceramente, que se esté desaprovechando una máxima ocasión historica.»

• DON ENRIQUE THOMAS DE CARRANZA (ANEPA):

«El presidente Arias, con agudo sentido político, ha hecho despegar su discurso desde la ancha pista nacional del franquismo, punto de partida insoslayable de toda operación política constructiva. Pero también muy importantes son las metas de llegada. A este respecto, Carlos Arias ha anunciado reformas, algunas constitucionales, muy importantes, que habrá que conocer detalladamente.»

• DON ANTONIO GARCÍA LÓPEZ (secretario del Partido Socialista Democrático) :

«El país quena soluciones y le han dado incertidumbres; quería directrices hacia la democracia y se le repiten las viejas disciplinas. Me temo que este discurso no contribuya a calmar los ánimos ni a lograr concordia, sino a radicalizar y aumentar la confusión. Digo de nuevo que aquéllos que no queremos un desenlace revolucionario después de estos cuarenta años, nos encontramos con el ánimo bajo porque advertimos que la gran esperanza que habían despertado las declaraciones en la Prensa de ciertos miembros del Gobierno han sido meras ilusiones.»

• DON SALVADOR SERRATS URQUIZA (presidente del Instituto de Ingenieros Civiles, en cuyo cargo cesa mañana):

«Es un discurso que merece una meditación y reflexión profundas, ante el amplio campo de temas que ha tocado. Creo que el discurso es esperanzador, enérgico en determinados aspectos, que me parecen una seria advertencia al proceso de una predescomposición política. Y en cuanto al resto, lo que tendremos que meditar seriamente son sus comentarios respecto al asociacionismo político. Se necesita meditación profunda sobre la sugestión en relación con el tema bicameral.»

• DON JOSÉ GARCIA HERNÁNDEZ (consejero nacional del Movimiento por Guadalajara, ex vicepresidente y ex ministro):

«Ha sido un discurso estupendo, magnifico y muy realista, que suscribo integrara ente. Creo que es oportuno y responde en su contenido a lo que demanda el país.»

• DON MANUEL CANTARERO DEL CASTILLO

(líder de Reforma Social Española):

«Hay algo que me preocupa profundamente, y es, una vez más, la proyección del pasado sobre el presente y el futuro. Arlas, por lo visto, no ha podido evitar la referencia al pasado, aunque ha querido también señalar que su programa viene a ofrecer posibilidades para que el futuro lo resuelvan los españoles con independencia total de ese pasado, si tal fuese su voluntad democrática. SI esto lo acepta la oposicion sería en alguna medida la contrapartida a lo que de novedoso tiene la oferta de Arias—, la democracia podrá ser posible en breve en España. En caso contrario, no sé lo que pasará, pero la verdad es que la veo bastante comprometida.»

• DON JAVIER CARVAJAL (presidente provisional de la asociación política Unión de Pueblo Español):

«Unión del Pueblo Español suscribe un alto porcentaje de cuanto en el discurso se ha dicho. Desde nuestro punto de vista, puede considerarse positivo y clarificador, y cabe esperar que a partir de él la acción del Gobierno se desarrolle coherentemente, explicitando determinados aspectos que han quedado inconcretos.»

• DON JOSÉ MARÍA GIL-ROBLES (presidente de la Federacion Popular Democrática, del Equipo Español de la Democracia Cristiana):

«Me da la impresión de que puede considerarse una regresión respecto de aquel otro discurso famoso de febrero de 1974. Hace una serie de afirmaciones de una gran vaguedad, que no pueden constituir un programa ni un compromiso concreto Comprendo las dificultades enormes que le habrá planteado el tener que dirigirse a un medio hostil, como son las Cortes. Lo que veo es que considera representativo a un organismo que de representativo no tiene nada. Si entiende que son representativas. ¿Para qué exige una mayor representatividad si ya la tiene? Decir eso es una condena de las Cortes actuales, que son un fortín dominado en su mayor parte por unas fuerzas opuestas a toda evo-

lución. Yo no dudo, no puedo dudar, de las Dueñas intenciones de nadie, pero me ha causado una decepción profundísima.»

• DON MANUEL JIMÉNEZ DE PARGA (decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, demócrata independiente) :

«Probablemente, algunas expresiones poco afortunadas y ciertas referencias innecesarias al pasado, restaran aceptación popular al discurso Tal vez habrá lectores que se fijen sólo en esas frases de un lenguaje político que debería ser abandonado ("los enemigos de España", por ejemplo) o destacaran peyorativamente unas inintelegibles consideraciones teóricas sobre el Movimiento; como resultado de todo ello, las reformas enunciadas, algunas de mucho interés, serán acogidas con escepticismo. Utilizando una expresión del mismo presidente del Gobierno, yo diría que el discurso es ´´limitadamente satisfactorio´´^

• DON DIEGO MARQUEZ (presidente de Los Círculos José Antonio y promotor del partido político F.E. de las J.O.N.S.):

«En general, me parece que la serie de medidas que anuncia preparan una evolución democrática, no hay duda de eso. Pero también se vé que hay dificultades para ello. Noto un especial temor sobre el tenia de los partidos políticos, que creo una preocupación excesiva. No sé qué presiones influirán sobre Arias, pero 1* verdad es qué esa palabra está aceptada por la sociedad. Definitivamente nos incorporamos a un sistema capitalista. Por otro lado, no se sabe qué va a pasar con el Movimiento; hay muchas lagunas...

En suma, vamos a seguir con buena parte de la confusión en que ya nos encontrábamos y no se puede esperar que cesen las especulaciones sobre nuestro futuro.»

• DON NICOLÁS FRANCO I PASCUAL DE POBIL

(procurador por La Corona):

«Me parece un discurso profundo y muy importante, aunque con un talante más bien conservador. No obstante, si se transforman en realidad las facetas reformistas que en él se contienen, podrá suponer un paso más hacia adelante en un camino que debe ser eminentemente democrático, pero no de ruptura Este es el gran equilibrio, el difícil equilibrio que el presidente ha querido encontrar y que en esta Cámara ha sido bien recibido, aunque puede que en otros sectores se hubieran deseado unas palabras más espectaculares y concretas.»

• DON RAFAEL PÉREZ ESCOLAR (presidente de G.O.D.S.A.) :

«La cautela ha sido, a mi modo de ver, la nota predominante en el discurso del presidente Arias. Cada uno de los párrafos de contenido positivo matizaba de inmediato con el "pero" consiguiente para tranquilizar los ánimos de los señores procuradores. Quizá ha olvidado el presidente que su auditorio no era en puridad de principios el del palacio de las Cortes, sino la nación entera pendiente de sus palabras, transmitidas por la televisión y la radío.»

 

< Volver