Opinan Marcelino Camacho, Conde bandrés, Iglesias selgas, Ciriaco de Vicente y Manuel Zaguirre. 
 Sindicatos: la reforma necesaria  :   
 Hay que acercar sindicalismo oficial-sindicalismo real. 
 Informaciones.    24/01/1976.  Página: 4-5. Páginas: 2. Párrafos: 17. 

OPINAN MARCELINO CAMACHO, CONDE BANDRES,

IGLESIAS SELGAS, CIRÍACO DE VICENTE Y MANUEL ZAGUIRRE

SINDICATOS: LA REFORMA

NECESARIA

Hay que acercar sindicalismo oficial-sindicalismo real

LA intervención del señor Martin Villa, ministro de Sindicatos, en la Comisión Permanente del Congreso Sindical, ha hecho sonar el «gong» de la reforma oficial de la Organización Sindical. Una reforma que no haría sino adecuar na tanto el sindicalismo —inadecuado, según casi todos vigente a otras realidades sindicales que, segun se ha demostrado en los últimos días, son las que se palpan en la calle.

Qué sindicalismo para los tiempos nuevos? De momento i través de lo que se ha dicho, parece que un sindicato no de unidad, con organizaciones separadas entre empresarios y trabajadores (Central Obrera y Central Patronal) Quedan muchas interrogantes, que seguramente serán despejadas en el próximo Congreso Sindical, a celebrar en e! segundo trimestre de este año. Falta por saber si, una ve/ más, el Congreso Sindical, compuesto en su mayoría por hombres que provienen de los «viejos tiempos», no será capaz de hacer frente a una realidad que se presenta inexorable. ¿Seguiremos hablando de sindicalismo oficial-sindicalísmo real? Parece existir un ánimo oficial de reforma, pero ¿de qué reforma? O todavía, ¿será la reforma suficiente?

La primera pregunta que surge al hablar de reforma sindical es: ¿Bajo qué condiciones colaborarían en una Organización Sindical las «otras» organizaciones sindicales? Porque no cabe duda: esas «otras» organizaciones tienen hoy influencia indudable. Sus planteamientos cara a la erforma sindical tienen que ser tomados en cuenta. Por eso hemos querido traer a estas paginas algunos de estos planteamientos, junto a los de representantes de la Organización Sindical.

LIBERTADES SINDICALES

«El problema sindical tendrá que ser abordado por partes —dice don CARLOS IGLESIAS SELGAS. presidente del Sindicato Nacional del Vidrio y la Cerámica y autor de varios libros sobre Sindicalismo— En el sistema sindical español coexisten las organizaciones de empresarios, las organizaciones de trabajadores y los organismos de colaboración o composición, cuyo tratamiento, a efectos de la reforma, tiene que ser completamente distinto. El punto de partida tiene que estar, como es lógico, en el reconocimiento de las libertades sindicales, que son, mas concretamente, la de asociación reunión y libre expresión del pensamiento.»

Para el señor IGLESIAS SELGAS las organizaciones de empresarios se encuentran necesitadas de que se les reconozca de manera efectiva la autonomía institucional y funcional. Todas las organizaciones han de disponer de sus propios recursos, procedentes de la cuota sindical de empresa., recursos que les deberán ser otorgados de manera automática en base a la cuota sindical efectivamente recaudada. En el caso de las organizaciones de trabajadores, «el problema reviste mayor hondura, pues ademas de este problema habrá que resolver otros relacionados concretamente con sus medios tradicionales de acción negociación colectiva y huelga—. La negociación colectiva no puede seguir sometida a los topes salariales; a lo más que puede llegarse e» a suscribir un convenio interprofesional por el Consejo Nacional de trabajadores que constituya la expresión de un auténtico pacto social» El señor IGLESIAS SELGAS entiende que la regulación de los conflictos de trabajo (que sólo tiene ocho meses de vida) debe ser sustituida por una ley. votada en Cortes que reconozca con mayor amplitud la huelga

Tambien el presidente del Consejo Nacional de empresarios, señor CONDE BANDRES habla de las organizaciones profesionales de trabajadores y empresarios: «Mas que :te reforma yo hablaría de perfeccionamiento de nuestras instituciones nos dice el señor CONDE BANDRES, quien el próximo mares se enfrenta a elecciones en su cargo--. La O S española está constituida por dos pilares fundamentales: las organizaciones profesionales de empresarios v las de trabajadores y técnicos

Para el señor CONDE BANDRES lo que habría que hacer es, en primer lugar, perfeccionar la independencia de ambas organizaciones profesionales de trabajadores y empresarios. «Cada dia se extiende mas en el mundo el progreso en materia social y económica, a base cíe acuerdos, de negociaciones, de pactos sociales. Aparte de que hoy en la negociación coléctiva empresarios y trabaja dores discuten y negocian, hay un campo permanente de diálogo y negociación que es esta casa (se refiere a sindicatos). Creo que eso no se dése perder.» Añade el presidente del Consejo Nacional de Empresarios que esta es la tendencia que se sigue hoy en el extranjero en el Mercado Común a través de los comités económicos y sociales. Propugna don MANUEL CONDE que por lo que se refiere a las organizaciones, unas de Upo vertical —no hay tener unas estructuras, dentro de la separación a que antes se referia, semejantes a las que tenemos actualmente «practicamente una confederación de empresarios constituida por una serie de federaciones, unos de tipo vertical —no hay QUP asustarse por la palabra— y otras de tipo horizontal. Esto lo tenemos en el Consejo Nacional de Empresarios. Esto creo que hay que mantenerlo».

CONTESTAR EL SINDICATO

Los representantes de algunas organizaciones sindicales que no tienen nada que ver con el sindicalismo oficial mantienen opiniones coincidentes entre sí de bastantes puntos: «No cabe la menor duela de que el país entra en una situación, digamos, nueva. Estimamos que al ser nueva hay una gran parte de las cosas anteriores que no nos sirven y, naturalmente, somos enemigos de los vacíos.

Estimamos que hay que dar una alternativa sindical a esta situación nueva. Si lo que tenemos actualmente no sirve, si todo el mundo está de acuerdo en que los cauces no sirven (como se ve ahora con las huelgas de Madrid y, en general, con todas las que se han generado a lo largo de todos estos años en el país), si ya ni siquiera se nos prestan los locales sindícales que podrían ser útiles (tenemos que ir a las iglesias cada vez que hay un problema), si cada vez que hay una huelga se dan los circuitos más raros para poder hablar con un ministro o con un sindicato de empresarios, entonces está claro que todo lo que hay en la actualidad, en sus formas actuales, no sirve.» Estas palabras son de don MARCELINO CAMACHO, quien opina que en esta alternativa sindical habría que empezar por restablecer en nuestro país la libertad sindical.

¿REFORMA O RUPTURA?

Para don CIRÍACO DE VICENTE, especialista en temas laborales y representante de otra corriente sindical, la reforma sindical se plantea como alternativa de ruptura sindical. «Por lo que se refiere a la Organización Sindical oficial.

conviene señalar que la Unidad que parece traslucirse de las declaraciones del ministro de Relaciones Sindicales en tanto que unidad impuesta, no me parece en absoluto válida. En este campo oficial también hay que destacar la postura de los hombres del «bunker» sindical, que, entiendo, no están dispuestos a ceder sus sillones, y ahi están las ruecas de los resultados de las elecciones en su segunda fase y a nivel nacional, han establecido los controles suficientes para evitar ser desplazados.» Afirma don CIRÍACO DE VICENTE que hay que pensar que todo lo que se haga en el terreno de la reforma sindical lo van a hacer un Congreso Sindical y una permanente del Congreso Sindical dominados absolutamente por los hombres del «bunker» sindical.

MANUEL ZAGUIRRE, portavoz de la ilegal Unión Sindical Obrera, opina que «el tema de la reforma sindical no tiene otra línea de enfoque que no sea aquélla que conduce a la "libertad sindical. Si no está planteado sobre un panorama de libertad sindical, de libre afloración de las distintas tendencias sindicales que en estos momentos conviven y tienen un peso re la clase trabajadora, para nos el tema de la reforma es, en nitiva, dar vueltas sobre el mismo tema, dar vueltas en torno E pecios terminológicos, sin ron el marco de la actual estruc sindical, a todas luces estrecl insuficiente» Piensa el grupo señor ZAGUIRRE que no se puede esperar a que la libertad sind sea concedida Esa libertad sera fruto de una presión y, en cor cuencia, lo que hay que haber plantear unos objetivos internos dios en su perspectiva. La libertad sindical, es decir, la sustitucion de la C.N.S. en un clima de libertad por el modelo de sindicato c soberanamente decidan constit los trabajadores, pasa, en un proceso intermedio, «por todo oque que suponga una serié de medidas y disposiciones en la linea de actuar y aproximar el síndicalis oficial al sindicalismo real.

EL CONGRESO SINDICAL

La que pudiéramos llamar oposicion sindical se muestra escepto ante la celebración del Congreso Sindical en primavera. Sin embargo, el señor IGLESIAS SELG cree que «sería deseable que iniciativa de la reforma—sindical proceda de] propio Congreso como la reforma constitucional be proceder de las Cortes

Deseo que el VI Congreso Sindical, que se ha anunciado para la próxima primavera, as como tema más importante es la reforma sindical y que, en a los criterios del mismo, se muevan las transformaciones ñ ñas y las reformas legislativas cesarías». Dice el señor IGLESIAS SELGAS que los dirigentes y presentantes sindicales tienen confianza en el señor MAR VILLA, porque están convenc de que promoverá, las reformas cesarías, pero no con sentido d quidación. sino con una aspiracion de perfeccionamiento

Eso en cuanto al sindicalismo oficial La oposición parece tener menos confianza en el Congreso «Dominado por el "bunker" t CIRÍACO DE VICENTE—, que piensa que el problema de en la la realidad con la legalidad E tiene dos opciones: reforma o ruptura.» En cuanto a la primera piensa CIRÍACO DE VICENTE que separar ahora las organizaciones profesionales de trabajadores de empresarios y estructurar torno a los Consejos Nacionales Trabajadores y Empresarios un centrales sindicales «es una fórma la insuficiente hoy, que pudo ser valida hace cinco años, pero no es i absoluto admisible en las actual coordenadas». Además, existe \ problema de tiempo: una fórmula reformista adoptada por el Congreso habría de ir al Gobierno, > Gobierno a las Cortes, etc. Con que, en el caso de que todo se cíese con rapidez (y que los procuradores aprobasen una reforma sindical), nada cambiaria antes otoño.

Por lo demas, una de las formas las reformistas que, al parecer, consagraría en el Congreso —la separación entre los Consejos de Trabajadores y Empresarios, con centrales sindicales— supone, sierra: según CIRÍACO DE VICENTE, ( subsistencia de una de los grane lastres del desarrollo del sindicalismo español, concretamente burocracia de la O. S.». Esta burocracia, siempre según CIRÍACO I VICENTE, que parece empezarse definir desde las esferas oficiales sindicales como puente, de una p; te, entre las empresas y los trabajadores, y como puente, de ot; entre los sindicatos y el Gobierno es una fórmula tan peculiar que existe en niguna parte. «Los puentes no hacen falta en el terreno sindical, porque la autonomia necesita puentes.»

MARCELINO CAMACHO

(Pasa a la pág. siguiente)

IGLESIAS SELGAS:

«Reconocimiento de las

libertades sindicales»

MARCELINO CAMACHO:

«Alternativa sindical a esta situación nueva»

CIRÍACO DE VICENTE: «No a la unidad impuesta»

MANUEL ZAGUIRRE:

«La actual estructura sindical,

estrecha e Insuficiente»

(Viene de la pag. anterior.)

unta, qué seria ese Congreso Obrero Sindical sin libertad sindical y an las mismas Instituciones sindicales que las que había. Significaria —piensa el señor CAMACHO- una cuarta edición del Congreso de Tarragona. Para ofrecer una alternativa sindical, LO primero que hay que hacer es restablecer la libertad sindical en el pais, libertad que formas parte de las libertades democráticas. Paralelamente habria que ir a un Congreso Obrero, partiendo de las fábricas y centros de trabajo. «En este Congreso, los trabajadores deberian decidir la forma de organización que ellos desean, decir si quieren una confederación, una federación o si quieren la unión.» Mensa el señor CAMACHO que dentro de ese movimiento sindical, confedereción o federación debe existir un pleno respeto para las tendencias La mecánica representativa deberia ser la proporcional y las grandes decisiones deberían adoptarse por votaciones cualificadas de los tercios o tres cuartos, para respetar la voluntad de las minorías «En nuestro país, las libertades se acercan, son inevitables, no porque nos las regalen, sino porque el pueblo, que está saliendo a la superficie, lo ha conquistado. Junto a esto que ya está ahí, al alcance de la mano, necesitamos la alternativa en la forma que nosotros configúranos.»

UNIDAD-INDEPENDENCIA

En el tema de la unidad —al mesas, en la palabra unidad— parecen star todos de acuerdo, si bien ya antes citábamos al concepto que a m representante de la oposición sindical (CIRÍACO DE VICENTE) se merecen una unidad o una pluralidad impuestas. «No queremos imposiciones ni a lo español de estos años ni a lo portátiles de los años actuales». dice MARCELINO CAMACHO quien se inclina por la unidad sindical, ahora que estamos convencidos dé que es vital»

«Nosotros orientamos la fuerza indical desde una perspectiva unitaria, entendiendo esa perspectiva como la unidad sindical, libremente aceptada, fruto de un proceso democrático. Queremos un sindicato unitario, democrático, autónomo de cualquier fuerza extraña al movimiento obrero (partidos, Estado, paponato, con una amplia libertad o expresión y corrientes sindicales a su interior Quien quiera marinarse de esa gran corriente unitaria de los trabajadores, quien quiera constituir sus propios organismos sindicales, debe tener pleno derecho. La libertad cambien contempla ese supuesto», dice MANUEL ZAGUIRRE.

CIRÍACO VIGENTE dice: «Soy partidario de la unidad, a través de una fórmula de organismo unitario, y entiendo que a partir de ahí se puede practicar un proceso de ejercido de la libertad sindical, a través de un proceso constituyente que acabe con una fórmula elegida directamente Dar los trabajadores.»

EL CONGRESO TENDRÁ QUE IR MAS ALLA

El señor IGLESIAS SELGAS, desde su óptica de reforma, plantea un tema importante: para que una organización de trabajadores pueda impedir que sus miembros vayan en determinadas ocasiones al paro, ha de tener la oportunidad de apoyarlos en sus acciones reivindicativas, incluida la huelga como instrumento de presión. En nuestro sistema, donde las organizaciones centrales y los Consejos no cuentan con fondos de resistencia, ¿cómo van a tener ascendiente para poder ejercer una cierta disciplina en el mundo laboral? «Bastante hacen los representantes y dirigentes de las organizaciones de trabajadores con no perder el contacto con sus bases y con procurar que no se produzcan tensiones de excesiva gravedad, lo que no siempre han conseguido.»

Como punto de partida, el señor ZAGUIRRE cree que se debe tender a la «separación obreros-patronos, supresión del Ministerio de Relaciones Sindicales, ..representatividad sindical a todos los niveles (lo que supone enmendar los entuertos que se han producido en las recientes elecciones, sobré todo en los niveles superiores): un aspecto importante es ahondar en el tema de las garantías sindícales, muy especialmente para los cargos sindicales de empresa, que son quienes cargan, con la parte del león cuando hay sanciones»

Una vista panorámica sobre esta rápida toma de postura respecto a diversos temas sindicales, ¿asta para que, pese a que la reproducción de algunas declaraciones no es completa, comprobemos que los representantes de las tendencias sindicales mayoritarias solicitan Ir leles en el planteamiento sindical Sus posturas son claras e inapelables: se ha lanzado un reto, al que más tarde o más temprano habrá de responderse con hechos.

 

< Volver