Don Felipe González, dos horas con Willy Brandt. 
 España ha entrado en el camino de la democracia     
 
 Informaciones.    18/12/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

DON FELIPE GONZÁLEZ, DOS HORAS CON WILLY BRANDT

«España ha entrado en el camino de la democracia»

BONN, 18. (PYRESA.)

DURANTE dos horas dialogaron ayer tarde el presidente del Partido Social-demócrata alemán, Willy Brandt, y el secretario general del ilegal Partido Socialista Obrero Español, don Felipe González.

Después de este cambio de Impresiones, el dirigente socialista español, cuya visita e Bonn ha coincidido con la del socialista portugués Mario Soares, se presentó a la Prensa y declaró de entrada que entre el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Socialdemócrata alemán existe absoluta unanimidad a la hora de enjuiciar la actual situación política en España.

A preguntas formuladas por los periodistas contestó don Felipe González que la declaración del Gobierno español no debe ser considerada como una declaración gubernamental programática, sino de principios.

El dirigente, socialista insistió en que España tiene que desembocar en una auténtica reforma democrática y que ésta es, de todo punto, necesaria.

En este sentido, don Felipe González se refirió a la libertad de Prensa en España, a la libertad de asociación, a te, libertad sindical y también a una amnistía general.

Lo que no puede ser puesto en duda, a Juicio del dirigente socialista español, es que España ha entrado en el camino de la democracia. «El camino hacia la libertad —agregó— es todavía difícil, pero el país está ya en ese camino. En su opinión, en España ha registrado un cambio el clima politice.

Preguntado sobre los posibles contactos entre su partido y el Gobierno de Madrid, don Felipe González rechazó categóricamente la existencia de un diálogo entre el P.S.O.E. y el Gobierno español y destacó la necesidad de una unión de todas las fuerzas democráticas, no sólo de las políticas, sino también de las culturales y de otros sectores de la sociedad, para fomentar la aceleración a un sistema democrático.

Lamentó el dirigente socialista el poco margen que las autoridades españolas dejan a la oposición, y señaló que la calida del Partido Socialista de la clandestinidad no es cosa del partido, sino que depende de las libertades que esté dispuesto a concederle el Gobierno.

 

< Volver