Autor: Urbano, Pilar. 
 Las Cortes. 
 Ayer: dedicación plena en las Cortes     
 
 ABC.    24/01/1976.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 26. 

ABC. SÁBADO 24 DE ENERO DE 1978. PAG. 13.

LAS CORTES HILO DIRECTO

AYER: DEDICACIÓN PLENA EN LAS CORTES

Se reunieron tres Comisiones (Presupuestos, Exteriores y Gobernación) El ministro Areilza compareció a puerta cerrada El Consejo del Reino continuó deliberando sobre la prórroga. Se aprobó la pensión excepcional para la señora de Meiras, doña Carmen Polo. * Incidente «non grato» entro dos procuradores . Las elecciones municipales del domingo, pastel de liebre sin liebre

• «Full time» parlamentario ayer, viernes, sin otra interrupción que la obligada pausa del almuerzo, desde las diez de la mañana.

• Tres de los cuatro Consejos de la nación se reunían ayer en sus sedes respectivas: en la plaza de la Marina, el Consejo Nacional; en Castellana, 3, el de Ministros; en la plaza de las Cortes, el Consejo del Reino.

• ¿De nuevo el Consejo del Reino? das bien, «todavia». Tras la sesión del jueves (cuatro horas) «parece ser» Que no tubo acuerdo para emitir consejo al Rey sobre la prórroga de legislatura solicitada por el Gobierno.

• Alrededor de la una, un camarero del bar de las Cortes subió unos refrescos y unos «pinchos» de tortilla a la sala Mariana Pineda, donde el Consejo delibera, a puerta cerrada.

Los consejeros quedaron convocados para «reanudar» el lunes, 26.

• A nivel de pasillo —alfombrado espesamente, pero pasillo propicio al rumor, al fin y al cabo— oigo: «Es probable que digan sí a la prórroga, pero no al plazo de un año más. Se quedarán en una fórmula temporal intermedia.» Pero la sesión es de clausura a cal y canto.

• El ciclón (perturbación atmosferica originada por la asociación de un frente caliente y un frente frío) se desencadenó ayer por la mañana en la Comisión de Presupuestos, reunida para tratar, entre otros temas, el proyecto de ley «pensión excepcional a la excelentísima señora doña Carmen Polo Martínez Váidas».

• El enmendante Molina Jimenez proponía que en el texto se mencionase él titulo de «señorío de Meirás, con grandeza de España», concedido por el Rey a la viuda del Caudillo.

• El pleno de la Comisión estaría de acuerdo con el proyecto de ley. Pero se registró una abstención a la hora de votar: la del procurador Alberto Cercos, familiar por Soria.

• «Mi postura de abstención se justifica así —me dijo Cercos—: En un momento de preocupación por el futuro inmediato, de especial sensibilidad política, un tema como este podía dar lugar a un debate tenso, con enfrentamiento de posturas. Así ha sido. Yo, sin entrar para nada en el contenido del texto legal, anuncié en la sala que me abstendría de votar. Y... el procurador Molina y algún otro quisieron «fulminarme» para que me callase. Sinceramente, no entiendo que se haya rodeado de tal prosopopeya este tema: Ponencia de «tiros largos» y numerosas personalidades representativas: Castañón de Mena, Girón, Nieto Antúnez, Araluce Villar, Peralta Esnaña, Mazón, Verdejo, García Rodríguez-Acosta, presidida por Pínilla Turiño...»

• El segundo enmendante, también familiar por Soria, don Fidel Carazo, intervino en un clima de notoria hostilidad. Proponía la supresión de una frase por la que se determina que la pensión «será compatible con cualquier otra a que pueda tener derecho».

. El procurador Molina, con vehemencia meridional, apostrofó a Carazo conminándole al silencio. Carazo permaneció impávido... como un frente frío. Molina, acalorado como un frente trópico. Y se desencadenó el cición.

• La pensión se aprobó —el proyecto de ley— con 39 votos a favor (aplausos), ninguno en contra y una abstención. Pero inmediatamente después...

• En el bar de las Cortes Molina y Carazo se enfrentaban. Aquel Insultó al

soriano, llegando a la amenaza de violencia física. Carazo inmediatamente elevó queja y denuncia por escrito al presidente de las Cortes relatando minuciosamente hechos y palabras.

• Hablé después con ambos «frentes:».

• Molina Jiménez —a quien recientemente se le ha concedido la medalla de oro de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación— reconoció que había actuado por «razones de conciencia patriótica»: «Soy muy vehemente y he dicho frases duras a Carazo. Censuro y deploro su posición enmendante. Creo que con el Caudillo y su familia no puede hacer demagogia. El ha hecho comparaciones entre unas pensiones y otras... y si las comparaciones son siempre odiosas, en este case son, además, afrentosas.»

O Fidel Carazo: «Sin ánimo de menoscabar ni empañar la gloria debida al Caudillo y al respeto a su familia, pienso que con dinero no se puede premiar ningún alto mérito. Yo estoy de acuerdo con que se le conceda esa pensión excepcional, por supuesto, pero no en que sea compatible con el percibo de otras. ¿Razones? De conciencia social: hay pensionistas octogenarios cobrando no más de mil quinientas pesetas mensuales. Esa es la «odiosa comparación» que yo he hecho. Una comparación... Incomparable.»

• La tormenta dio paso a la gestión deliberante de la tarde: a puerta cerrada, el ministro de Asuntos Exteriores, conde de Motrico, informaba en la Comisión correspondiente, a las cinco de la tarde. A las seis lo haría ante el Consejo Nacional.

El procurador Rosillo, asiduo interviniente en estas sesiones de Asuntos Exteriores, me comentaba la víspera: «Areilza ha tenido un gesto muy diplomático, muy inteligente: presentarse en esta casa antes del Pleno del 28... para paliar posibles interpelaciones y demandas que. en el hemiciclo y en sesión plenaria. podían tener demasiada amplificación.»

Hablando llanamente —y siempre por información del procurador Rosillo— «parece haber cierto ambiente de hostilidad hacia dos ministros: Areilza y Villar Mir. que podría manifestarse en el Pleno del miércoles».

El recién elegido consejero nacional «40». García Rodríguez-Acosta, recibía felicitaciones. Hablamos de la función del Consejo Nacional en el pasado mañana inmediato: «SI se desea autentificar al Consejo como una Cámara, es preciso que sea más numeroso y más diverso, para que encajen en él todas las corrientes de opinión que pueden coexistir en el ámbito de lo constitucional. Ahora no hay tensión dialéctica entre Cortes y Consejo Nacional. porque éste se integra en aquéllas.

Le pregunto si desearía que los consejeros no fuesen designados de entre lo» procuradores. Y me dice: «Si el Consejo Nacional tuviese las condiciones de una verdadera Cámara legislativa, con capacidad de examen de las leyes, desearía, si, independencia entre consejeros y procuradores: que sean dos Cuerpos legislativos distintos y separados.»

A Gran afluencia de señorías en la Comisión de Gobernación, por la tarde: siguen los debates.

II Belén Landaburu me dice que la presentación de este proyecto «está en la línea de aceleración del proceso de reformas que reiteradamente ha expuesto el Gobierno y el propio Fraga».

A Iglesias Selgas: «Fraga ayer fue muy hábil al no entrar en polémicas ni adoptar posturas de relación con las diversas posiciones que hay «aquí abajo»... Pero, en realidad, este proyecto de modificación se ha quedado corto. Para homogeneizar la representatividad. tendrían que haberse renovado totalmente las Corporaciones locales.»

Ana Bravo, simpática sevillana y sin reservas mentales, me comenta el qué y por qué de su enmienda: «No estoy de acuerdo con la elección sin previa renovación total de las Corporaciones. Elegir alcaldes y presidentes de Diputación para un mandato tan limitado como pretende este proyecto es un fraude a elegidos y electores.»

• En el supuesto de que haya unos y otros... porque en la sala de Gobernación ayer, un procurador declaraba que estas elecciones son «pastel de liebre sin liebre>. O sea: elección sin electores.

• El martes continuarán los debates del artículo 31, dinamita sancionadora laboral que, si no levanta ampollas, cuanto menos irritará gargantas de oratoria en la Comisión de Trabajo.—Pilar URBANO.

 

< Volver