Comisión mixta. 
 El Consejo Nacional, responsable (con el gobierno y las Cortes) de la Reforma Constitucional     
 
 Informaciones.    02/02/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

COMISIÓN MIXTA

EL CONSEJO NACIONAL, RESPONSABLE (CON EL GOBIERNO

• EL PARTIDO MAYORITARIO EN LAS ELECCIONES NO SERA EL ENCARGADO DE FORMAR GOBIERNO

• CONTINUISTAS Y PARTIDOS DE LA OPOSICIÓN. PRINCIPALES OBSTÁCULOS

UNA comisión mixta Gobierno-Consejo Nacional se encargará de preparar las propuestas concretas sobre reforma constitucional. A la vista de los nombres elegidos, parece, según estiman los observadores, que se ha intentado lograr un equilibrio entre continuistas y reformistas.

Por parte del Gobierno, forman parte de esta comisión, que preside don Carlos Arias, en su calidad de presidente del Gobierno y presidente del Consejo Nacional, los tres vicepresidentes, señores De Santiago, Praga y Villar Mir, y los ministros señores Areilza, Garrigues, Solís, Osorio y Martín Villa. Don Adolfo Suárez forma parte de la presidencia de la misma, por ser vicepresidente del Consejo Nacional. La lista de consejeros nacionales, encargados de la reforma, es la siguiente: señores Girón, Fernández-Miranda, Fueyo, López Bravo, Primo de Rivera, Ortí Bordas y Sánchez de León, y en la Secretaría, don Baldomero Palomares, don Eduardo Navarro y don Carlos Alvares.

Las propuestas elaboradas, lo mismo que ocurrió con las asociaciones políticas, serán elevadas al Gobierno, que las convertirá, con las correcciones que juzgue oportunas, en los correspondientes proyectos de ley, que pasarán a las Cortes, tras ser preceptivamente informados por el propio Consejo Nacional. Si las Cortes aprueban estas leyes, el Rey tendría que someterlas posteriormente a referéndum de la nación.

Pudieran ser dos los primeros proyectos de ley: el primero versaría sobre la reforma de la ley de Sucesión, y el segundo sobre reforma del legislativo, con la constitución de un sistema bicameral, tal como anunció ante las Cortes el presidente Arias.

Todos estos trámites pueden retardar la reforma. Numerosos observadores estiman que es muy difícil poner de acuerdo a los reformistas y a los continuistas del sistema. Estos últimos se instalan, sobre todo, en el Consejo Nacional y en las Cortes

El señor Praga, en declaraciones a la televisión británica, considera que la mayoría de los miembros de las Cortes son responsables y aceptarán la necesidad urgente de la reforma: pero si la resistencia fuera insalvable, «ciertamente —ha dicho— otros se encargarán de tomar el relevo», aunque él está convencido de que la reforma se llevará a cabo.

El vicepresidente del Interior ha adelantado también que en el futuro español el partido mayoritarío en las elecciones no será el encargado de formar Gobierno, sino que éste será designado por el presidente, elegido, como ahora, por el Rey, a propuesta del Consejo del Reino.

La resistencia a la reforma que tiene entre manos el Gobierno de la Monarquía, y cuyo primer capítulo pudiera estar listo en el Consejo de ministros de esta semana, proviene también de los grupos políticos de la oposición. Por ejemplo, la Democracia Cristiana, que concluyó ayer su primera «convención» pública, celebrada —con autorización gubernativa— en un hotel de la Gran Vía madrileña, solicita una Asamblea constituyente antes de someter ningún punto de reforma constitucional a referéndum nacional. (Páginas 2 y 3.)

 

< Volver