Autor: Menéndez, Alberto. 
 El vicepresidente del Gobierno insinuó que la inicial postura contraria del PSOE a la OTAN facilitó las negociaciones con el Mercado Común. 
 Alfonso Guerra: Una victoria del no en el referéndum no será ninguna catástrofe     
 
 La Nueva España.    26/02/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

El vicepresidente del Gobierno insinuó qus la inicial postura contraria del PSOE a la OTAN facilitó las negociaciones con el Mercado Común

Alfonso Guerra: «Una victoria del «no» en el referéndum no será ninguna catástrofe»

Oviedo, Alberto MENENDEZ

El. vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, manifestó ayer en Oviedo que si ei referéndum sobre la OTAN es ganado por los partidarios de la salida de la Alianza Atlántica no habrá ninguna catástrofe, y añadió que esa idea catastrofista está siendo aireada por la derecha, no por el Gobierno y el PSOE. Guerra dejó entrever por otro lado que si en el programa electoral socialista de 1382 se hubiese incluido la decisión de permanecer en la Alianza Atlánti ca habría habido mayores dificulta des en las negociaciones para la inte «ración de España a la CEE.

Alfonso Guerra se trasladó ayer a Asturias para ´participar en un mitin en Oviedo, con el que el PSOE abrió la campaña del referéndum. Con anterioridad el vicepresidente del Gobierno concedió una rueda de prensa en la que insistió en que el Gobierno «aplicará lo que diga el pueblo en le referendum no quiso

concretar lo que podría hacer Felipe González).

Según Alfonso Guerra el actual líder de la oposición conservadora, Manuel Fraga, no será el candidato de la derecha en las elecciones de 1990. «Estoy convencido de que el candidato de la qposición no será una persona que no haya votado sí en el referéndum», manifestó.

«El Gobierno no se ha planteado adelantar las elecciones a junio», señaló el vicepresidente del Gobier no. «Que las elecciones andaluzas se van a celebrar entre el 22 y eJ 29 de junio es ya sabido, porque lo dice el Estatuto de Autonomía. Pero decir que en esas fechas van a tener lugar los comicios generales es ya una especulación, lógica si se quiere, por una especulación». Guerra afirmó que los sondeos «demuestran que no hay una caída de crédito del Gobierno. La gente distingue muy bien lo que es un referéndum».

Para Alfonso Guerra la permanencia de España en la Alianza Atlántica servirá para garantizar el progreso del país y para romper el aislamiento «en el que hemos estado inmersos durante más de treinta años». El salir de la Alianza «implicarla consecuencias imprevisibles para España, que precisamente por ser impresible no puedo señalar», añadió el vicesecretario del PSOE. «Lo que sé es que puede ser una situación más conflictiva, más complicada».

Defendió por otro lado Alfonso Guerra la idea de que votar sí en el referéndum entra dentro de un proyecto progresista, de izquierda, «que busca consolidar definitivamente la democracia en este país, lograr el bienestar de todos los ciudadanos y diseñar el papel que debe jugar España en el mundo».

Tras negar que el Gobierno y el PSOE estén recurriendo al voto del miedo para ganar el referéndum, Guerra dijo desconocer cuál va a ser el coste económico de esta consulta: «Se dice que el coste del referéndum es muy alto, pero ése es el coste de la soberanía popular».

«La convocatoria del referéndum, y no del plebiscito como lo califican algunos líderes conservadores es una polémica zanjada por el Parlamento, y por lo tanto no se puede entrar en discusiones sobre si es oportuno o no», declaró Alfonso Guerra, quien añadió que «el referéndum no me parece nada grave».

La locura de don Quijote

Se le preguntó al vicepresidente del Gobierno por la frase del filósoJfo Gustavo Bueno en la que decía que votar no seria votar como don quijote mientras que el voto afirmativo sería el de Sancho Panza. «Creo que cada uno puede exponer las ideas que considere oportunas sobre este tema. El símbolo al que se refiere Gustavo Bueno podría ser aceptado por aquellos que son partidarios de la salida de la OTAN.

Sin embargo, los que piensan que debemos permanecer podrían buscar connotaciones negativas a esta frase, referidas, por ejemplo, a la locura de don Quijote».

Alfonso Guerra dijo no estar preo cupado por la postura de algunos dirigentes de la UGT con respecto al referéndum sobre la OTAN. «En este asunto no van a decidir los líderes sindicales o políticos, sino el pueblo español», afirmó el vicepresidente del Gobierno.

Para Guerra «está claro que es legítimo no votar en el referéndum, lo que es irresponsable es que aquellas personas o grupos que son partidarios de la Alianza Atlántica aconsejen que no se vaya a votar». Tampoco acepta el vicepresidente del Gobierno la postura de los partidos que dan libertad de voto a sus militantes y simpatizantes: «Libertad de voto la damos todos», dijo. Según Guerra la abstención en un referéndum no se tiene en cuenta, «no existe».

El vicepresidente del Gobierno considera que los votantes están bas tante divididos. Además de dar por seguros los votos afirmativos de gran parte del PSOE, el Gobierno cuenta que su postura será ratificada también por un importante sector de votantes de la Coalición Popular, y de otros, menos numerosos de partidos nacionalistas y también de algu nos comunistas.

Las promesas de la campaña de) PSOE sobre la permanencia de España en la Alianza Atlántica no nuclearización, no integración en la estructura militar y reducción de las bases norteamericanas— fueron definidas por Guerra como realidades

Asturias

Sobre temas eminentemente asturianos, Alfonso Guerra dijo que no cree que «haya que proceder a ningún cierre en Ensidesa; aunque hay problemas, éstos se pueden resolver». hecunoció por otro lado el vicepresidente del Gobierno que existen conflictos entre la Administración central y la autonómica, «pero no grandes conflictos, simplemente diferencias de interpretación».

Durante la rueda de prensa más de un centenar de estudiantes de la Escuela Superior de Ingenieros de Minas de Oviedo protestaron contra el Gobierno y en concreto contra Alfonso Guerra por el provento de ley de Atribuciones.

 

< Volver