Los votos nacionalistas contra el Gobierno facilitaron el triunfo No en Cataluña     
 
 El País.    13/03/1986.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los votos nacionalistas contra el Gobierno facilitaron el triunfo del ´no´ en Cataluña

EL PAÍS, Barcelona

El no triunfó en Cataluña por más de siete puntos de ventaja, según los datos provisionales existentes anoche. Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona irffbrmaron a las 21.30 de ayer que, según un sondeo municipal, escrutado el 75,6% del censo, había votado no en la ciudad el 53,5%; sí, el 39,5%; en blanco, el 6,2%, y nulo, el 0,6%. El voto negativo se impuso en las cuatro provincias catalanas. En el cinturón industrial de Barcelona se alternaron las victorias del sí y del no, pero con diferencias menos abultadas que en las comarcas rurales con influencia de Convergencia i Unió (CiU), donde triunfó el voto negativo.

Los portavoces de la Coordinadora Pacifista expresaron su satisfacción por el resultado en Cataluña. Los comunistas calificaron de positivo el amplio movimiento social a favor del no.

Los resultados provisionales de Cataluña arrojan" una participación del 62,83%, con un 50,50% de noes y un 43,29% de síes. En la provincia de Barcelona el no alcanzó el 50,71% (43,96% de síes); en la de Lérida, el 50,72% (41,70%); en la de Gerona, el 52,92% (39,24%), y en la de Tarragona, el 47,86% (45,26%).

De acuerdo con los integrantes del equipo de sociología electoral del Partit Socialista Unificat (PSUC, comunista), parecía confirmarse anoche que en las comarcas y pueblos donde CiU tiene fuerte implantación los noes habían superado muy ampliamente a los síes. En zonas industriales, donde existe una fuerte influencia socialista y comunista, el sí superaba al no (Castelldefels, Cornelia, Santa Coloma, Badalona...), aunque en poblaciones asimismo obreras, como Mollet, Sabadell, Terrassa y Sant Joan Despí, entre otras; triunfó el no.

El PSC colpa a Convergencia

En la zona de Vic, con fuerte implantación convergente, el rechazo a la OTAN llegaba a triplicar al voto afirmativo. En Tortosa, por ejemplo, las mesas donde siempre ganó CiU daban un porcentaje abrumador de noes, mientras que en las de mayoría socialista triunfaban los sies. Quedaba así en evidencia el voto de castigo nacionalista al Gobierno socialista.

El primer secretario del Partit deis Socialistes (PSC), Raimon Obiols, declaró que la victoria del Gobierno había sido inviable en Cataluña a partir de la posición de CiU, cuyos líderes no descubrieron su voto y afirmaron que era indiferente el resultado de la consulta, con lo que abrían la puerta al voto de castigo al Gobierno socialista. Lluís Armet, portavoz en el Parlament, reveló anoche que hace 15 días una encuesta daba 20 puntos dé diferencia a favor del no en Cataluña, que el PSC logró reducir.

Miquel Roca, secretario general por delegación de CDC, también manifestó su satisfacción por el resultado, el cual, dijo, "pone de manifiesto el importante rechazo que la acción socialista genera en la opinión pública catalana".

Cataluña, agregó Roca, "ha dado una respuesta que no puede ni debe confundirse con una posición antiatlantista, más bien al contrario. Muchos ciudadanos de Cataluña han sufrido un auténtico trauma al sacrificar su espíritu europeísta y atlantista en beneficio de una manifestación que han considerado prioritaria en defensa de Cataluña, de su autonomía y de la exigencia de un nuevo estilo de acción política. Hay que reconocer que Cataluña ha querido castigar al Gobierno socialista".

 

< Volver