Graves incidentes en el cierre de la campaña socialista pro OTAN  :   
 Duros enfrentamientos entre estudiantes y militantes del PSOE. 
 ABC.    11/03/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Graves incidentes en el cierre de la campaña socialista pro OTAN

Duros enfrentamientos entre estudiantes y militantes del PSOE

Madrid. S. N.

Graves incidentes se produjeron ayer en Madrid con motivo del cierre de campaña socialista, en el que intervenía el presidente del Gobierno, Felipe González, pidiendo el sí en el referéndum OTAN. Los enfrentamientos con los servicios de orden y la Policía se Iniciaron cuando, antes de que comenzara el mitin, un grupo de más de doscientos estudiantes de Ingeniería protestaron, en el Interior del Palacio de Deportes, por la ley de Atribuciones.

Los estudiantes tenían previsto iniciar sus gritos cuando empezara su discurso Felipe González, y uno de los delegados de alumnos diera la consigna con un silbato. Algunos de ellos afirmaban después que «debe haber sido alguien del servicio de orden el que ha empezado a gritar contra la ley de Atribuciones para reventar el plan previsto». Desde ese momento, y a lo largo de más de una hora, se produjeron incidentes perfectamente sincronizados en diversas calles del centro de Madrid.

Cuando estaba ya casi lleno el recinto, dos grupos de unos doscientos estudiantes de Ingeniería, situados a la izquierda de la tribuna de los oradores, se pusieron en pie y comenzaron a gritar: «no a la ley de Atribuciones». Los asistentes al acto irrumpieron en aplausos y gritos de «vota sí» en un intento de acallarles. Algunos que habían logrado bajar a la zona de Prensa, en el centro del Palacio de Deportes, fueron golpeados por varios militantes que también increparon a fotógrafos de medios de comunicación que habían tomado imágenes de las agresiones. El servicio de orden del PSOE, tras cinco minutos de gritos encontrados, arrinconó a los manifestantes en la salida principal del Palacio de Deportes, que tiene una gran cristalera.

Los estudiantes continuaron con sus gritos contra la ley de Atribuciones, «chapuceros» y «televisión, manipulación». Fueron momentos de gran tensión, en el que estuvo a punto de llegarse a un ertfrentamiento general. Un universitario manaba sangre de una herida en la frente. El servicio de orden, con contundencia, empezó a sacar de uno en uno a los estudiantes. Los miembros del PSOE retiraban también a algunos militantes excitados que pugnaban por llegar a las manos. Asimismo procedían a retirar apresuradamente mamparas y mesas metálicas que podían ser utilizadas por uno y otro bando. Al proceder a la expulsión de los universitarios resultaron heridos dos de ellos. Uno de los estudiantes salió despedido por una de las puertas acrtstala-das del Palacio de Deportes, lo que le ocasionó numerosos cortes y contusiones. Según la Policía, el ¡oven fue trasladado rápidamente a una clínica de urgencia.

Al cabo de diez minutos de forcejeo, en los que la presencia de cámaras televisivas y periodistas impidió un enfrentamiento generalizado. La Policía, entonces, rodeó al grupo más numeroso y le obligó a salir del recinto, mientras se producían roturas de cristales. A la salida un estudiante estaba inconsciente, mientras algunos de sus compañeros le ponían hielo en la cabeza y se quejaban de la dureza de) servicio de orden.

Sus acompañantes afirmaban que había sido golpeado con una porra. En esos momentos, la Policía no utilizó medios antidisturbios y procuró actuar sin producir o provocar violencias. De hecho, las ocho denuncias presentadas por los estudiantes se dirigen contra el servicio de orden del PSOE. Las últimas noticias confirmaban que no permanecía hospitalizado ningún universitario. Tampoco se habían producido detenciones. En la Comisaría de Buenavista habían sido interrogados tres estudiantes, pero fueron puestos en libertad sin cargos.

Barricadas

Después de los enfrentamientos en el interior del Palacio de Deportes, grupos organizados de universitarios protagonizaron numerosos incidentes en los alrededores y cortaron el cable del video gigante desde el que se seguía el mitin. Al igual que en días anteriores, pero quizá con una especial violencia, cortaron e) tráfico mediante barricadas en la calle Goya, Alcalá y zonas adyacentes. Cruzaron numerosos vehículos en las calzadas y quemaron todos los contenedores de basuras que encontraban a su paso. Se sucedieron las carreras y el tráfico quedó colapsado durante más de una hora.

 

< Volver