Autor: Martínez, Alberto. 
 El Hombre. 
 El intelectual seducido por la política     
 
 Ya.    10/03/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El intelectual seducido por la política

ALBERTO MARTÍNEZ

SE llama Julián Santamaria Ossorio. Nació el día 10 de mayo de 1940 en Mérida (Badajoz). Es el director general del Centro dé Investigaciones Sociológicas desde-tos primeros días de 1983, El suyo fue uno de los últimos nombramientos que hizo et Gobierno de Felipe González cuando tomó posesión en el palacio de la Moncloa. Personalmente HO le une ningún vínculo de amistad con el Presidente, aunque tiene una foto —en la que aparece junto a él— dedicada sobre una de ¡as mesillas de su despacho. Antes de tomar posesión en el CIS del puesto que había dejado vacante Rafael López Pintor estuvo aJ margen de la política profesional y diaria, refugiado en la Universidad..., aunque nunca ocultó su militancia piolesíonal en el Partido Socialista Obrero Español, en e] que entró como militante e! 24-f. «Este prurito de los profesionales de mantener so Independencia, al margen de los partidos políticos, no tiene en realidad nucna consistencia. En cualquierpaía, por ejemplo en Italia, mís colegas lo han superado hace tiempo.» El frustrado 23-F aceleró sin duda un proceso de búsqueda abierto hacía tiempo. «Cuando regresé a España, a mi vuelta de los Estados Unidos, no me sentí particularmente atraído por ningún partido político.» Eran los tiempos de la pre-transicióíu El regreso se produjo unos días antes del asesinato de Carrero Blanco, y es a partir de entonces cuando regresa a las márgenes universitarias para participar activamente en movimientos políticos, siempre desde perspectivas de izquierda.

En 1976 colabora en los lamosos documentos Ollero y en la plataforma que aglutinó a toda ia oposición democrática, aunque continúa dedicándole a la Universidad roas horas que a ninguna otra cosa. Trabaja en el Instituto de Opinión Pública, originario del CIS, y posteriormente, desde el 81 hasta el 83, en el departamento de Derecho Político de la Universidad de Santiago. Lleva a gala haber sido hasta ahora el único español miembro del comité ejecutivo de la Asociación Internacional de Ciencias Políticas —cargo del que dimitió el pasado verano—, y ha sido también miembro de la Asociación Española de Ciencias Políticas.

Desde el 73 es doctor en Derecho y mantiene su vinculación con la Universidad a través del profesorado, que aún ejerce en la de Madrid, en una situación muy distinta a la vivida a finales de ios años 60. Había estado en el «felipe» durante los tiempos de facultad «corno militante clandestino de superbase». Al finalizar la carrera entró a trabajar en la Administración como técnico de Administración Civil, complementando los mínimos: ingresos que le reportaba su puesto de ayudante de Ollero, al que cita como maestro, junto a Morado, De Vega, Linz, Dahl o David Apter. «Me casé en esa época. Y fue entonces cuando, junto a Pedro Schwartz, empecé a promover el movimiento de los PNN, con una doble verdeóte.» Tuvo aquello una dimensión política muy clara, orientada a la izquierda, en Políticas y Económicas de Madrid, desde donde se expandió a toda la Universidad española. Antes, a través de una huelga, los profesores no numerarios habían obtenido un salario mínimo que rozaba las

veinte mil pesetas... anuales. «Aún conservo papeles del año 65, en el que gané mil quinientas pesetas en todo el año.» En 1971, trabajando en el Ministerio, en la Universidad, teniendo que atender a Ja familia, y ante la imposibilidad de consumar ninguno de sus proyectos, Julián Santamaría obtiene una beca para la Universidad de Yate, donde estuvo dos años y meses. Ha estado también en Ja Universidad de Florencia, la Universidad de ¡a Europa Comunitaria.

Como responsable del CIS y editor de te. «Revista Española de Investigaciones Sociológicas» ha publicado sus dos últimos trabajos: «La transición a la democracia en el sur de Europa» y «Las elecciones generales en España de 1982». Todo ello como colofón a una larga lista de publicaciones, que comenzaron en el 69 con un estudio sobre la vicepresidencia de los Estados Unidos y la enmienda 25 de la Constitución americana, contenido en el «Boletín Informativo de Ciencia Política».

 

< Volver