Autor: M. A. M.. 
 Referéndum-OTAN. 
 Gane el Sí o gane el No se abre una nueva etapa en la vida política     
 
 Ya.    12/03/1986.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Gane el «sí» o gane el «no» se abre una nueva etapa en la vida política

/M. A. M.

La derecha y la izquierda parecen coincidir en que hoy es un día crucial en el futuro de la vida política española. Tanto si vencen los «síes», como indican los estudios de última hora, como si ganan los contrarios a la permanencia, en el PSOE, en Coalición Popular y en las fuerzas a la izquierda del partido en el poder se abrirá un apasionante debate interno.Los datos de las últimas horas indican que la postura defendida por el PSOE y por el Gobierno vencerá. La diferencia entre los sies y los noes parece que oscilará entre dos y cuatro puntos a favor de la permanencia, de acuerdo con las apreciaciones manejadas ayer en las sedes de los principales partidos políticos.

De cumplirse estas previsiones, es seguro que Felipe González tendrá muy claro lo que hará en los próximos meses: en lo que se refiere a su labor como presidente de Gobierno, seguir gobernando hasta agotar la legislatura, de suerte que las elecciones no se celebrarían hasta octubre o noviembre próximo.

Si los españoles dijeran no a la OTAN, González tampoco adoptará ninguna medida de urgencia. Es lo que él ha declarado. De acuerdo con sus últimas manifestaciones, que contradicen lo que insinuó al inicio de la campaña del referéndum, no disolverá las Cortes. Convocará a su consejo de ministros, que denunciará el Tratado de Washington, y llevará esta propuesta a las Cortes para su ratificación. En este caso sometería a los doscientos dos diputados de su grupo parlamentario a la cuasi humillación de votar lo contrario de lo que hicieron hace unos meses, el 27 de diciembre de 1985.

Fuertes debates internos

Pero si ganan los «noes» en el PSOE se abrirá un fuerte debate interno que, en último extremo, podría finalizar con un resquebrajamiento del partido fundado por Pablo Iglesias. Es seguro que los principales dirigentes de Izquierda Socialista abandonarían el PSOE si, en contra del pronunciamiento de las urnas, el partido decide presentar un programa electoral atlantista.

Es fácil pensar que la corriente

crítica optaría por desgajarse del PSOE al considerar inasumible la derechización realizada por Felipe González. El hueco por la izquierda intentaría ser copada por IS en colaboración con otras fuerzas sociales progresistas. Sea cual fuere el resultado del referéndum la corriente que dirige Pablo Castellano, quien en los últimos días ha recibido venablos de destacados oficialistas del partido, solicitará un comité federal extraordinario para analizar los datos de la consulta.

Incluso si sale el «sí» podrían producirse movimientos en la izquierda del PSOE. Las últimas intervenciones de Felipe González en la campaña atlantista han sido tan mal acogidas, por derechosas, en Izquierda Socialista como la presencia de Castellano en un programa televisivo de los anti-OTAN.

En el centro derecha cabe la posibilidad de un seísmo interno. Si la abstención es bajísima y ganan tos «noes» cabe suponer que la postura del tider de Coalición Popular sufrirá no pocas consideraciones. Más abajo del presidente de AP, puede desatarse una jauría contra Miguel Herrero de Miñón, al que se le culpa de, en connivencia con Osear Alzaga, haber convencido a Fraga por la abstención. Y si el «sí» vence abrumadoramente el liderazgo de Felipe González en un amplio espectro de la sociedad española, desde luego superior al de la izquierda sociológica del país, quedaría muy reforzado de cara a las legislativas próximas.

Parece seguro que indistintamente del resultado del referéndum, habrá moción de censura. En la calle Genova, sede central de Alianza Popular, hay unas carpetas preparadas que contienen un mínimo de cincuenta razones para reprobar la labor de Felipe González como presidente, y con datos concretar para presentar ante el Congreso de los Diputados un programa de gobierno de Coalición Popular.

En cualquier caso parece que el referéndum ha servido para revitali-zar la izquierda del PSOE, para unirla. Como dice Fraga, Felipe González ha actuado como un mal puntillero: en vez de ´matar´ al toro — comunista— lo ha puesto de pie cuando agonizaba. El PSOE ha tirado, por una vez, piedras contra su tejado.

 

< Volver