Autor: Pistolesi Manzoni, Alejandro. 
 Fraga Iribarne, al diario Vista-Sera. 
 El marxismo está superado  :   
 Se trata, en cambio, de una poderosa ideología para la conquista y conservación del poder político. 
 Arriba.    15/10/1976.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Nacional

FRAGA IRIBARNE, AL DIARIO «VITASERA»

«EL MARXISMO ESTA SUPERADO»

"Se tratar en cambio, de una poderosa ideología patria conquista y conservación del poder político

• Legalizar el Partido Comunista sería un error

ROMA, 14. (Del corresponsal de Pyresa y ARRIBA, Alejandro Pistol si.)

SOBRE la actual situación política española y sus próximos desarrollos, el vespertino liberal de Roma.

«Vita Sera», publica hoy una entrevista con Manuel Fraga Iribarne, presentado en los titulares como «El

golista de Madrid». El autor de la entrevista, Francesco Leoni, catedrático de Historia de los Partidos y de

los Movimientos Políticos en la Universidad de Chieti. al bosquejar la biografía del entrevistado, recuerda

su larga experiencia de Gobierno y subraya su propósito encaminado a «modernizar las estructuras

nacionales, teniendo en cuenta los cambios que se han verificado, pero sin renegar los elementos positivos

que el país ha heredado de la Administración de Franco».

El primer tema abordado es el de un eventual reconocimiento del Partido Comunista; Fraga contesta que

«en efecto, el Partido Comunista plantea problemas específicos que son diferentes a los da los demás

partidos. Y esto no sucede sólo en España, ni por su estructura interna, monolítica y antidemocrática, ni

por sus apoyos externos, integrados en una estrategia global, ni por su habilidad en utilizar, junto a la vía

legal, otras muy distintas, ni por sus objetivos, que son, la dictadura del proletariado y el partido único, ni

por sus principios éticos, totalmente antifiberales, por no decir maquiavélicos, puede considerarse, el

Partido Comunista, un partido como todos los demás. Legalizarlo sin más, y sobre todo en este período

de transición lleno de problemas, sería, por tanto, un error. Una vez pasados los primeros tiempos,

consolidada la reforma, el problema podría volver a estudio, en función de la capacidad del propio Par

tido Comunista de reformarse, de hacer olvidar los tristes recuerdos de su pasado, dentro y fuera de

España, y de presentar una claridad de acción en estos difíciles momentos».

«Muertos y bien muertos»

La disyuntiva entre un socialismo español que se oriente hacia modelos marxistas clásicos o hacia

fórmulas de tipo alemán o sueco, la considera Fraga, en una de las contestaciones, como un hecho

fundamental para el porvenir de esa ideología en España. «Si los socialistas españoles se deciden a dar el

paso necesario para renunciar a una postura revolucionaria anacrónica, acercándose al modelo

socialdemocrático que predomina en Europa, podrán tener grandes oportunidades para recuperar el

tiempo perdido, pero si vuelven a los errores de los años treinta, será el fin para ellos y para muchas otras

posibilidades de creación de un modelo de política civil en España.» El problema, sin embargo, no atañe

sólo a los socialistas, sino a todos los viejos partidos que se derivan de la Segunda República, que, según

afirma Fraga más adelante, «están muertos y bien muertos, y aún cuando los nombres parecen

recordarlos, indican una realidad distinta. Las fuerzas sociales son nuevas, y son ellas las que han de

iluminar a las nuevas fuerzas políticas».

Respecto del marxismo, Fraga reconoce que «ha representado una gran aportación intelectual para el

análisis de la realidad economicosocial y política de las sociedades occidentales, pero qua luego ha

venido a ser un modelo revolucionario para otras sociedades. Hoy —añade el entrevistado— me parece

que está superado como método científico y fuerza revolucionaria. Se trata, en cambio, de un poderosa

ideología para la conquista y la conservación del poder político».

La validez del franquismo

Sobre la herencia del período franquista, Fraga subraya que sus principios fundamentales que siguen

teniendo plena validez sustancial son los de «orden, seguridad, reformas sociales, autoridad y desarollo

económico y, sobre todo, el de la unidad nacional, superadora de contrastes». Por lo demás, Fraga opina

en la entrevista que «la transición avanza a ritmo razonable y sin rupturas: como es obvio, el hecho de

evitar esa ruptura, adaptando los cambios a un método reformista, es el gran problema de este mo

mento.» Es por esta razón que, por su parte, el grupo de Reforma Democrática quiere realizar su acción

en «una amplia área reformista que subraye al mismo tiempo la continuidad y el cambio y quede abierta

a conversaciones y negociaciones con otros grupos para formar un gran frente reformista, apoyado en las

clases medias y con una amplia proyección popular en todos los grupos sociales». Respecto a una

excesiva pulverización de partidos. Fraga reitera el concepto de que «cuanto menos partidos hay, más

peso tienen como instituciones de mediación política». En este sentido, añade que en España se está

realizando un gran esfuerzo «para simplificar el panorama, creando agrupaciones de fuerzas políticas, y la

proximidad de las elecciones ha de favorecer esta tendencia hacia la concentración».

Acerca del Movimiento Nacional, Fraga, contestando a una pregunta dice que «el Movimiento ha

cumplido su misión histórica al superar la guerra civil de 193639 y los años difíciles de la guerra

mundial y del bloqueo internacional. Hoy, una vez encaminado el pluralismo ideológico y de partido,

seguirá siendo un símbolo da unidad superior, pero no una organización específica». Y, en fin, sobre

eventuales «modificaciones sustanciales de la fórmula política en la que se funda el Gobierno actual»,

Fraga contesta a la pregunta de Francesco Leoni afirmando que «una vez convocadas las nuevas Cortes,

tras las elecciones generales, podrán realizarse nuevas reformas. Lo Ideal es que el país resuelva sus

problemas uno por uno y no ya todos juntos, puesto que en tiempos de economía tan difícil no sería

posible ni razonable".

 

< Volver