Autor: Garrigó, Andrés. 
   Carrington espera que España cumpla una misión importante     
 
 ABC.    14/03/1986.  Página: 24. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Carrington espera que España cumpla una misión importante

Bruselas. Andrés Garrigó

A partir de hoy se ha terminado la ambigüedad, la indeterminación y la congelación de la participación española en la OTAN. España es hoy el aliado sólido y definitivo que no era aún el miércoles. Ahora empieza el trabajo arduo de concretar su contribución real a la defensa occidental.

Así podríamos resumir el estado de ánimo pos-referéndum en el Cuartel General aliado. Lord Carrington, el secretario general, se ha mostrado ante la Prensa con flemática satisfacción, afirmando que ahora «España va a desempeñar, como los grandes países, su papel en el seno de la Comunidad Europea y de la Alianza, que es la mejor manera de trabajar por la paz y la prosperidad».

Carrington ha desmentido a un periodista que pretendió que el cuarenta por ciento de abstención significa escaso entusiasmo por la OTAN. «Eso es contrario a la verdad -dijo-: Había un partido político que propugnaba la abtención porque quena ir más allá en la integración, de ahí que muchas abstenciones son más favorables a la OTAN que tos síes.»

¿Qué va a ocurrir ahora? El secretario general ha dejado entender que la iniciativa la tiene Madrid: habrá propuestas del Gobierno español que ha planteado tres condiciones que afectan a la OTAN. A la pregunta de un colega alemán: ¿no considera lamentable esas tres condiciones?, Carrington respondió que la desnuclearización ya estaba clara antes del ingreso de España en la OTAN y nunca se ha planteado que España albergue armas atómicas.

«Seria deshonesto no decir -proskjuió-que no sea mejor una alianza en que todos lo acepten todo y estén dispuestos a hacerlo todo. Pero sabemos acomodarnos a países con distintas posiciones.» Citó los casos de Dinamarca y Noruega, y afirmó que esa variedad de dieciséis países soberanos es una de tas fuerzas de esta Alianza que^ «hoy es más fuerte que hace cinco o diez años».

Ante la Prensa extranjera, el representante español en la OTAN, Jaime Ojeda, negó que el referéndum haya sido un voto antiamericano. Con gran dosis de diplomacia dijo que se trata de reducir las fuerzas americanas puesto que las misiones OTAN que éstas desempeñaban en España antes de nuestro ingreso podrán ser gradualmente asumidas por tropas españolas.

El embajador Ojeda declaró a la Prensa española que España empieza desde hoy a participar sin ambigüedades: «Antes escuchábamos y ocupábamos una silla, ahora actuaremos como miembros plenos en el estudio y redacción de las decisiones». Dijo estar seguro de que el Consejo de Ministros de hoy tratara de los próximos pasos a dar.

Diplomáticos aliados dan por seguro que España no dejará de participar en ninguno de los Comités, incluidos el militar, a tos que venía asistiendo «de oyente». No habrá pasos atrás respecto a la situación actual, sino hacia adelante. «Hay que darle cuerda -nos ha dicho un diplomático- al reloj que don Fernando Moran paró el 9 de diciembre de 1982.»

 

< Volver