Autor: Sáenz-Díez, Margarita. 
   El señor Fraga anuncia en Barcelona un gran partido liberal-conservador moderno  :   
 No soy ni quiero ser Lerroux, aunque tengo gran respeto por su figura. 
 Informaciones.    16/09/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

EL SEÑOR FRAGA ANUNCIA

EN BARCELONA UN «GRAN PARTIDO

LIBERALCONSERVADOR MODERNO»

• «NI SOY NI QUIERO SER LERROUX, AUNQUE TENGO GRAN RESPETO POR SU FIGURA»

• EL EX MINISTRO, DE ACUERDO CON EL PROYECTO SUAREZ

Por Margarita SAENZD1EZ

BARCELONA, 16.

DON Manuel Fraga sigue resistiéndose a informar sobre sus proyectos políticos encaminados a la

formación de un gran partido de centroderecha. Durante la rueda de Prensa celebrada ayer tarde en los

locales del Club Agora se negó en varias ocasiones a dar pistas sobre ios grupos personalidades que

estarían implicados en el pacto. Sin embargo, confirmo que lo avanzado por la Prensa (ver

INFORMACIONES del lunes) no estaba equivocado, pero que se habían realizado asimismo otros

contactos, de los cuales hasta ahora, nada se había filtrado. Sólo cabe, pues, esperar. Pero esperar unos

pocos días. Dada la afición del señor Fraga a fijar fechas concretas, el día 12 de" octubre podrían estar

ultimados los compromisos.

Con su silueta algo más estilizada, en un tono que quería ser cordial, el ex ministro de la Gobernación se

presentó ante la Prensa barcelonesa en una actitud bastante menos distante de la empleada durante sus dos

etapas ministeriales. Seguro de sí mismo, pero teniendo buen cuidado de matizar cada una de sus

afirmaciones con un conciliador «a nosotros nos parece que», el líder de Reforma Democrática aseguró

que está en gestación algo que respondería a los principios de un «gran partido liberal conservador

moderno», que, superando el enjambre de siglas, ofreciera una vigorosa alternativa. Esa formación

política en ciernes se dirigiría a un grupo importante de lectores «que desean algo de continuismo y algo

de reforma», es decir un partido calificado por don Manuel Praga de centroderecha.

El desplazamiento hacia la derecha de uno de los principales protagonistas del primer reformismo se,hace

más evidente en Cataluña cuando, al repasar el espectro político catalán, se observa que el partido

fraguista tiene numerosos y significativos puntos de contacto con el grupo de Unió Catalana, adscrito a la

U.D.E. del señor Silva Muñoz. Ambos están en contra de la ruptura y a favor de la reforma, ambos

postulan una regionalización de España basada en autonomías limitadas, ambos grupos están escasamente

arraigados aquí, de momento, y finalmente, los dos podrían acaparar un electorado similar, lo que les

puede inducir muy probablemente, al pacto.

«NO SOY LERROUX"

«Yo no soy ni quiero ser Lerroux. Entre los modelos políticos que pienso proponer no figura entre ellos el

propiciado por Alejandro Lerroux, aunque tengo gran respeto por su figura» (...) «Los contactos que voy

a mantener con los dirigentes de las Casas Regionales (durante la cena), no se deben a otra cosa que a una

antigua invitación aplazada durante meses por falta de tiempo.» No hay duda de que los proyectos

fraguistas no van a estar configurados al modo y manera del político de Córdoba. No obstante, es cierto

que Reforma Democrática catalana o el partido que resulte de las negociaciones, tendrá forzosamente que

dirigirse a los pequeños grupos de habitantes de Cataluña —de clase media o pequeña bruguesa—, que

contemplan, distantes el resurgir del nacionalismo catalán y eso, entre otras muchas cosas, es lo que hizo

Lerroux.

Don Manuel Fraga sostiene que su doctrina no ha variado. Aparece contenida en el «Libro Blanco»

preparado por Godsa que circula en ámbitos restringidos y puntualiza además que «un ministro del

interior que evitó desbordamientos, tiene algo que decir» y algo muy concreto dijo ayer sobre las

llamadas «instancias unitarias» de la oposición. Opina el señor Fraga que e? un serio error que la

oposición democrática, reunida en agrupaciones unitarias, mantenga, la misma actitud frente a Gobiernos

que se diferencian sustancialmente de los anteriores. Por otra parte, la opción reformista lanzada en su

reciente etapa al frente del Ministerio del Interior, sigue siendo válida para el señor Fraga, que está

convencido que a la España del 76 «le corresponde una oferta reformista». En cuanto al programa para la

reforma política, dado a conocer hace unos pocos días por el actual presidente del Gobierno, señor

Suárez, don Manuel Fraga considera que rio difiere sustancialmente del lanzado por el primer Gobierno

del Rey. «Es reformista, no es inmovilista, ni rupturista. Difiere del anterior en la táctica, en la forma de

presentación. Es cierto que la brecha que abrimos ha facilitado el que ahora se puede ir más allá.”

De su paso durante seis meses por el Ministerio de la Gobernación no puede opinar, «son los demás

quienes tienen que hacerlo»; sin embargo sostiene que no puede perjudicar a su grupo, Reforma

Democrática, el que haya concluido su mandato, si no triunfante, al menos coherente con su trayectoria.

En cuanto a las desgracias (30 muertos) durante su responsabilidad ministerial, considera que no se puede

culpar exclusivamente al Gobierno. «Las p e r s o n as irresponsables que concienzudamente desbordan

los marcos, legales son también responsables.»

Finalmente, el líder de Reforma Democrática afirmó la necesidad de llegar urgentemente a una consulta

electoral que en cuanto a las fuerzas en juego tuvieran como marco la ley Penal, que, como el lector sabe,

excluye a) Partido Comunista.

INFORMACIONES

 

< Volver