Autor: Diego, Enrique de. 
   Izquierda Socialista se afirma en su antiotanismo  :   
 Los críticos comenzarán un debate interno. 
 ABC.    16/03/1986.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Izquierda Socialista se afirma en su antiotanismo

Los «críticos» comenzarán un debate interno

Madrid. Enrique de Diego

Cien representantes de Izquierda Socialista se reunieron ayer en Madrid y reafirmaron su solidaridad con la campaña anti-OTAN realizada por los dirigentes. En las diversas intervenciones, fue unánime la decisión de tomar posturas unitarias en caso de que la Ejecutiva socialista decida el lunes adoptar sanciones contra Pablo Castellano, Carlos López Riaño y García Santesmases.

La corriente se reafirma en permanecer en el PSOE «siempre que no haya hostilidad o agresividad, porque si no, tendríamos que adoptar otros planteamientos". Además se ha acordado abrir un período de reflexión y debates en las asambleas locales, que culminará con una conferencia nacional a celebrar el 26 de abril. Así, la discusión que hoy se produce entre los dirigentes se traslada a las bases de esta corriente, con (o que se conseguirá un mayor refrendo a la hora de llegar a una serie de acuerdos finales.

La decisión de Izquierda Socialista de adelantar su reunión a la de la Ejecutiva federal, en la que se pueden adoptar sanciones, ha sido un éxito. La corriente afronta ahora unida y solidariamente cualquier posibilidad de «medidas de represión de la directiva».

Para Pablo Castellano, la posibilidad de sanciones «es un problema de la Ejecutiva del partido. Nosotros queremos seguir en el PSOE dentro de un clima de confortabilidad. Si ésta se convierte en hostilidad, la corriente se replanteará su comportamiento, incluso su existencia».

Los críticos del PSOE no han recibido hasta ahora ninguna indicación de la dirección sobre la actitud que ésta tomará. Los puntos más conflictivos parecen ser la intervención de Castellano en el programa del PCE y la entrevista a López Riaño en este periódico. Es obvio que, en el momento presente, la «mayoría» se divide entre los partidarios de acabar de una vez con el cáncer de Izquierda Socialista -declaraciones en este sentido fueron realizadas por José María Benegas, Guillermo Galeote y Enrique Barón- y los que consideran necesaria la moderación.

En cuanto al referéndum, los miembros de Izquierda Socialista se reafirmaron en sus convicciones antiOTAN y contra la política de bloques. Coherentemente se incluyen y son prácticamente los únicos en la lista de los «perdedores» porque «ha triunfado el "sí" de forma contundente».

Según Carlos López Riaño, número dos de Izquierda Socialista, indicó que la corriente «acata el resultado», pero actuará «como conciencia crítica del cumplimiento de las tres condiciones de la pregunta consultada al pueblo español». Et primer objetivo será exigir que el Gobierno inicie cuanto antes las negociaciones para la reducción de los bases y efectivos estadounidenses en nuestro territorio nacional.

«Si esto no ocurriera se produciría el fenómeno curioso de la existencia de tres conjuntos militares en nuestro país: el Ejército que se adecuaría a la OTAN, las Fuerzas Armadas que han de colaborar en la estrategia específica de las bases y una tercera composición militar que atendiera a Ceuta y Melilla.»

En el comunicado emitido al final de la reunión, Izquierda Socialista llama la atención sobre la «posible fractura social, electoral y de militantes» que ha preresentado el elevado número de electores socialistas que votaron «no» en el referéndum. Para los críticos del PSOE, «la permanencia en la OTAN condiciona el modelo de sociedad al que aspiramos» y ante ello «nos sentimos requeridos para mantener la lucha por el socialismo democrático».

(Pag. 24)

 

< Volver