Señor Fraga: El público tiene derecho a examinar nuestras credenciales     
 
 Informaciones.    01/07/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SEÑOR FRAGA: «EL PUBLICO TIENE DERECHO A EXAMINAR NUESTRAS

CREDENCIALES»

MADRID, 1 (INFORMACIONES).

EL verse disecado en vida e historiado antes de que se sepa "el final" es un grave compromiso. Lo acepto,

como tantas cosas que tenemos que aceptar los hombres públicos, porque el público tiene perfecto

derecho a palpar nuestros músculos y a examinar nuestras credenciales», dijo ayer en un céntrico hotel

don Manuel Fraga Iribarne, vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de la Gobernación, con

motivo de la presentación del libro «Manuel Fraga: semblanza de un hombre de Estado», cuyo autor es

don Octavio Cabezas.

La expectación que había levantado en cierto sector del público, que ayer llenaba la sala del hotel donde

fue presentado el libro, la intervención de don Manuel Fraga, no fue correspondida por el ministro, que en

menos de cinco minutos agradeció al autor, editor y presentador de este nuevo estudio de su vida, el

grande y serio esfuerzo realizado a lo largo de varios años, revisando pacientemente libros, artículos,

recortes de periódicos, etc., para que el ciudadano español tenga una visión más completa del carisma

político y personal de Manuel Fraga Iribarne. El ministro de la Gobernación terminó diciendo que se trata

de «una presentación literaria de cuerpo presente». «Dicho esto —concluyó—, aquí me tienen ustedes

para todo lo que gusten mandar, con la sola condición de que sea en servicio del Rey y de España.»

Momentos antes de la intervención del señor Fraga Iribarne, hizo la presentación del libro don Gabriel

Elorriaga, quien trazó una semblanza general de la vida política del profesor y político, comentando que

se trata de una biografía incompleta, «porque queda mucho camino por andar». El señor Elorriaga tuvo

palabras de adhesión hacia el ministro y comentó que «el reformismo del futuro será auténtico y no

otorgado. Este no está en la ruptura de los aventureros ni en el inmovilismo de los instalados».

Para finalizar el señor Elorriaga dijo que «la democracia no nacerá de la victoria, pero tampoco lo hará de

ninguna derrota».

INFORMACIONES

 

< Volver