Autor: Baró Quesada, José. 
   Proyección exterior     
 
 ABC.    06/02/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA SEMANA POLÍTICA

PROYECCIÓN AL EXTERIOR

Fueron importantes y elogiosamente comentadas las exposiciones parlamentarias de los nu7T"«tros de Hacienda, Alberto Monreal Luque, y de Obras Públicas, Gonzalo Fernández de la Mora. Dijeron cosas de gran trascendencia positiva para el país. Cosas—y esto es lo fundamental—apoyadas en sólidas realidades de buena administración. De ahí la atención que la opinión les dedica.

El conflicto bancario, en vías de resolverse por normas de cumplimiento de carácter superior, ya dictadas al redactarse estas líneas, causó perjuicios a numerosos clientes ajenos al problema. En Valencia . se produjeron incidentes estudiantiles de cierta gravedad. En el Norte prosiguió la acción policial contra los terroristas. Entró en una fase pesimista, sin perspectivas halagüeñas para el personal obrero, subalterno, técnico y administrativo, la debatida cuestión del diario «Madrid». Quedó constituido el Consejo de Educación. Se abrió prácticamente la nueva legislatura de las Cortes (oficialmente ya lo fue meses atrás por el Jefe del Estado) con el estudio y la discusión de los presupuestos generales. Franco, muy aclamado dentro y fuera del edificio, inauguró, con un sereno y patriótico mensaje, el duodécimo Consejo Nacional. Al día siguiente se celebra allí la primera sesión plenaría a puerta cerrada de la etapa que acababa de inaugurarse. Dicen que habrá otra—con iguales características más o menos secretas, según es de suponer—dentro del mes que transcurre. De ser asi se abordarían en ella, * lo que parece, unos cuantos temas de interés relativo para la pública opinión. De ellos tendríamos conocimiento, tal vez, por la acostumbrada nota oficial.

Destacado fue, entre otras cosas, por la abundancia y la variedad de informe» y decretos de Asuntos Exteriores, el Consejo de Ministros que presidió el Generalísimo el viernes. Ello revela la persistencia progresiva de una política de proyección al exterior. El palacio de Santa Cruz, Ignorado por tantas extranjeros y nacionales en épocas de aislamiento, adquiere relieve al compás de nuestra penetración europea y, sobre todo, americana, España anda todos los caminos, vuela por todas las tatas del cíelo y navega por todos los mares. El retraimiento se ha roto. No podemos vivir encerrados en la piel de toro y, como en los versos del genial cantor de Castilla, despreciar lo que ignoramos y está lejos de nuestro alcance y de nuestras ideas. Ni en andrajos nos envolvemos ni el abatimiento del 98 domina nuestro espíritu. Hemos vuelto con fe renovada, sin jactancia Imperialista—concepto muy distinto de lo Imperial—y también sin bélicas rencillas autodestructoras, a los mejores días del pacífico quehacer internacional español. Aire de fuera en los campos y las ciudades de la Península. Y aire de España más allá de los Pirineos y, en particular, del océano, en la otra orilla, donde alientan los pueblos de la ibérica estirpe.

Proyección al exterior. Puertas y ventanas abiertas para dar y recibir.—José BARO QUESADA.

 

< Volver