Nadie puede ignorar las campañas que han intentado llevar la división al seno militar  :   
 Palabras de Fraga en la reunión de camaradería de la quinta compañía de Infantería del campamento Robledo, promoción 1943-44. 
 ABC.    27/06/1976.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. DOMINGO 27 DE JUNIO DE 1976. PAG. 5.

ESPAÑA

politica y social

"NADIE PUEDE IGNORAR LAS CAMPAÑAS QUE HAN INTENTADO LLEVAR LA DIVISIÓN

AL SENO MILITAR"

Palabras de Fraga en la reunión de camaradería de la quinta compañía de Infantería del campamento

Robledo, promoción 1943-44

Madrid, 26. (Cifra.) «Un pueblo que quiera vivir en paz y no estar a la merced de cualquier criminal o de

cualquier matón ha de disponer de unas fuerzas serias que le garanticen contra la violencia y el

desorden», ha dicho el vicepresidente para Asuntos del Interior y ministro de la Gobernación, don Manuel

Fraga Iribarne.

Las palabras del señor Fraga Iribarne fueron pronunciadas en la reunión de camaradería de la quinta

compañía de Infantería del campamento de Robledo, promoción 1943-44, celebrada en el Regimiento de

Asturias, en el acuartelamiento de El Goloso.

• El señor Fraga Iribarne recordó, en primer lugar, los tiempos de su estancia en el campamento.

• El ministro afirmó que quería rendir a quienes integran las Fuerzas Armadas de España, una vez

más, el homenaje que merecen, «Un pueblo —dijo— que quiera conservar su vida, su independencia

y su honor ha de estar preparado para defenderlos.»

• Más adelante, el señor Fraga Iribarne afirmó que el Ejército es la institución nacional por excelencia.

«A él pertenecemos todos y no es ciudadano verdadero el que, pudiendo, no se siente soldado de la Patria;

pero a algunos les toca el difícil y sacrificado honor de servir de por vida con las armas a España.»

«Hay, además —añadió—, momentos difíciles en la vida de los pueblos, momentos de crisis, épocas de

transición, en las cuales es aún más importante el papel de las Fuerzas Armadas. Como hace cuarenta

años, cuando nos salvaron de la barbarie revolucionaria y de la desintegración nacional, y hoy garantía, al

lado del Rey, de que nada ni nadie podrá forzar por la violencia física o moral el pacífico desarrollo de

nuestro pueblo.»

• «Para la, a veces, amplia masa de políticos mediocres —dijo—, cuando las amenazas se hacen

angustiosas, los militares resultan unos héroes admirados, respetados y dignos de adulación. Si la paz se

consolida, si la tranquilidad, al menos superficial, predomina, las camarillas politizadas pasan a

profesar sentimientos antimilitaristas que llegan al punto de considerar todo lo castrense como una

carga gravosa e inevitable.»

• «No faltan tampoco épocas de confusión o crisis, en las cuales los estamentos militares pasan a ser

tratados como arbitros del futuro, convirtiéndose por ello en objetivos codiciados de quienes pretenden

sus favores para imponer particulares programas en cuya formulación, poco antes, se negaba toda razón

de ser a los Ejércitos.»

• Se refirió luego a su contacto con el Ejército en la posguerra, en la fase de desarrollo de los años 60 y

en el momento actual, «de difícil y esperanzada evolución».

• Respecto al momento actual, lo calificó como «fase agria en la que los Ejércitos han sido

explícitamente señalados como objetivo a neutralizar o a destruir por las fuerzas interesadas en

descomponer el Estado».

• «Nadie que no sea ciego o sordo puede ignorar las campañas que poco a poco han intentado llevar la

división al seno militar, del mismo modo que antes, y con lamentable éxito, se hizo con otras vetustas y

sagradas instituciones.»

Destacó que el Ejército había respondido a las agresiones «con una seriedad casi solemne. A los rumores

sobre internas divisiones contestó con silencios casi despectivos y hechos sólidos bien tangibles, que

ponían de manifiesto la unión de sus componentes; a las agresiones, a veces injuriosas, no replicó con

violencia, sino aplicando con pausada precisión las normas legales.»

CONTINUA LA EVOLUCIÓN FAVORABLE DEL CONDE DE BARCELONA

Barcelona, 26. (Europa Press.) La convalecencia de Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, sigue

evolucionando normal y favorablemente, por lo que es de prever que se ampliará la periodicidad de los

partes médicos, según se ha manifestado a primera hora de la tarde de hoy a Europa Press desde fuentes

próximas al servicio del jefe de la Casa Real Española.

Las mismas fuentes han añadido que el doctor Muiños visitó ya hoy al ilustre paciente y que resaltó

nuevamente lo normal de la evolución posoperatoria.

 

< Volver