Autor: Baró Quesada, José. 
   No ha pasado nada     
 
 ABC.    26/03/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

LA SEMANA POLITICA

NO NA PASADO NADA

El proyecto del III Plan de Desarrollo venció los primeros obstáculos parlamentarios de su larga carrera hacia ti dictamen de la comisión y la aprobación del Pleno. Aludo « las fracasadas enmiendas a la totalidad del articulado y m la favorable votación del primer artículo, rotundamente aprobatoria de la ley. Nada pudo hacer el señor Martin Sanz, paladín casi solitaria de la oposición al proyecto. Este tiene—con las naturales observaciones y rectificaciones—el apoyo mayoritario de unos procuradores que reflejan una opinión, también mayoritaria, del país. Que España necesita desarrollarse al máximo en el doble aspecto social y económico, por tata parte, y político, por la otra, no lo pone ningún español en duda. La diferencia puede estribar en cuanto al procedimiento, pero no en lo que respecta al objetivo. De ahí que en rigor de patriotismo, ciudadanía y sensatez deba salir adelante, con las perfectibilidades que sean del caso, un Plan limpiamente concebido para mejorar a todas las escalas el nivel de vida de todos los españoles. Ambiciosa y noble tarea « la que hay que prestar gran dedicación. Atacarla por sistema no conduce a nado práctico. Ni—lo que es peor— a nada beneficioso pan el inmediato futuro. Ese futuro en el que están puestas, con diversidad de ánimo, tantas miradas.

Actividades en las Cortes, en el Consejo Nacional, en los Sindicatos, en los medios de contacto y relaciones internacionales de cualquier índole. Y también en El Pardo, donde el Generalísimo presidió un Conseje de Ministres anticipado en siete días per las vacaciones de Semana Santa. A lo cuál hay que añadir, la toma da posesión como consejero de Estado del arzobispo de Toledo, primado de la Iglesia española. Fue el suyo un, discurso de mucha trascendencia y de amplios comentarios en, la opinión pública. Monseñor González, prelado de Barcelona hasta hace poco tiempo, pronunció palabras de leal acatamiento al Poder civil y de prudente actitud de respeto a las leyes, sin menoscabo de las facultades de orden espiritual que competen a las autoridades eclesiásticos. Su oración estuvo en las lineas más ortodoxas y tradicionales del viejo Episcopado ibérico. Quedaron delimitadla las parcelas y reafirmada la cooperación entre dos potestades cuya aspiración es, en definitiva, el bienestar común. Don Joaquín Bau, presidente del tito organismo consultivo, había hablado antes con palabras muy precisas y claras también.

Todo esto fue lo principal de una semana en la que Franco y Don Juan Carlos concedieron las habituales audiencias y a través de cuyos días circularon Insistentes rumores de crisis. Pero no ha pasado nada. La desbordante imaginación política no oficial, que alcanzó su culminación el martes y el miércoles y decreció el jueves, se apagó casi totalmente ante la reunión plenaria gubernamental del viernes. A partir de entonces se inició el éxodo de muchos políticos hacia diversos lugares de descanso. Y cedió el rumor y se interrumpió la discusión del Plan de Desarrollo y se despolitizaron les Inquietas minorías hasta después del Domingo de Pascua. Luego, Dios dirá. José BARO QUESADA.

 

< Volver