Los cauces de la política     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LOS CAUCES DE LA POLÍTICA

CUANDO los cauces establecidos para la acción política —familia, municipio, sindicato y asociaciones— no son fluidos y vivaces (caso de los tres primeros) o no han sido abiertos (en ei ultimo caso), todo se politiza. La política, entonces, fluye por donde puede, por las páginas de los periódicos o incluso Por los salones de los restaurantes.

Asi, hemos tenido en Barcelona la primera «cena política» del año. Versó sobre la participación de la Juventud en la vida política del país, pero, como era de esperar, lo que primó sobre los manteles no fue la participación de la juventud, sino la del país en general. Asistieron como ponentes del coloquio don Sebastián Auger y el procurador por Gerona señor Botanch. Para el próximo día 24 está fijada la primera cena política de Madrid. En ella se piensa hablar de «España ante la nueva Europa» y se cuenta con la asistencia del director general de Relaciones Económicas Internacionales, señor Cerón.

El señor Samaranch, por su parte, prepara otra cena algo más restringida: la de los procuradores en Cortes por representación familiar de las cuatro provincias catalanas. El señor Samaranch también ha hecho unas declaraciones a «La Vanguardia» sobre el tema España-C. E. E. Pide en ellas un ««Libro Blanco» sobre el Mercado Comen y sugiere un viaje de inspección y toma de contacto de un grupo de procuradores por los países del Mercado Común.

También en el ámbito de la «política que pasa ineviablemene por la Prensa» hay que reseñar unas declaraciones de don Joaonin Ruiz-Giménez a la revista «Mundo». Se muestra partidario de la rescisión del actual Concordato entre el Estado y la Santa Sede y del establecimiento de una serie de acuerdos sobre temas específicos, como el matrimonio o la enseñanza.

Por otra parte, la semana ha deparado una carta circular a los miembros de la Hermandad Nacional de Alféreces Provisionales redactada por su presidente, el marqués de la Florida. En ella se dice: «El asociacionismo es sumamente útil, pero de imprevisibles resultados, dado nuestro caráctr y nuestro temperamento La pluralidad ideológica humana es perfectamente legítima, pero algunos españoles ni respetan ni se consideran iguales a los demás, queriendo en todo caso ser libres a cualquier precio...» Estas líneas han sido comúnmente estimadas comió «aperturistas». E] marqués de la Florida, como es patente, hace serias objeciones al asociacionismo político en función de nuestra traída y llevada idiosincrasia, pero al menos reconoce Públicamente la presunta «utilidad» de las asociaciones».

Sobre esto de la idiosincrasia del país como argumento obstaculizador de la democracia ha tenido una definición reveladora el conde de Motrico en una entrevista concedida a «El Correo Catalán» Dice el conde de Motrico que pretender que el país no es apto para la democracia es como afirmar que un niño no está suficientemente preparado como para aprender a leer y escribir. Aquí sólo hay dos opciones: o se enseña al niño a leer y a escribir o se le condena al analfabetismo. Sobre el pueblo español y la democracia podría decirse otro tanto.

Y para terminar, ni una reunión de amigos para imponer una distinción privada como la «F» de «Famoso» a don Pío Cabaníllas, se ha librado de una punzante politización. La insignia le fue impuesta por don Manuel Fraga Iribarne, y el homenajeado —secretario del Consejo del Reino— dijo en su discurso: «... todo vuelve a reconducirse al tema de la relación entre el Estado y la sociedad civil en el sentido de lograr unos mayores cauces de comunicación. Quizá no podamos pensar en una medida óptima de participación, pero si en una medida razonable. Con ello evitaremos el triste espectáculo de una politización cada día más omnipresente y también cada día más lógicamente inclinada hacia lo excéptico. Ante la escasez de imaginación política se desarrolla, como sucedáneo, un mundo pequeño de hostilidades y antagonismos que tiende a aumentar y a exagerar las naturales diferencias».

 

< Volver