La Universidad     
 
 Informaciones.    29/07/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La Universidad

A raíz del relevo de altos cargos en el Ministerio de Educación y Ciencia se especuló con la posibilidad de que el nuevo equipo ejerciera una política de mayor autoridad sobre la Universidad. ASÍ se deducía de la personalidad del nuevo subsecretario y del nuevo director general de Universidades, hombres reputados como firmes valedores del orden académico. Los tíos decretos ayer publicados en el «Boletín Oficial del Estados apuntan en esa dirección: garantizar el orden en la Universidad mediante «na serie de cauciones y ana escala de medidas punitivas. En cierto modo podría decirse que la disciplina ha sido elevada de rango basta alcanzar el primer lugar en él cuadro de valores con que Educación y Ciencia mide la vida universitaria.

El primer decreto hace referencia al nombramiento de rectores. De ahora en adelante el ministro podrá oír, a la hora de proponer rector, A otros órganos ño previstos en la ley de Educación, además de a la Junta de gobierno y al Patronato de la Universidad afectada.

Por el segundó decreto se suspende por un año el Estatuto provisional de las Universidades Complutense y Autónoma (Madrid), se lijan unos derechos básicos de profesores y alumnos, se establecen unas obligaciones especificas del profesorado y sé reafirman los grados de autoridad del rector, decanos, vicedecanos, etc.

Sobre los Colegios Mayores se establece que los directores de los mismos podrán´ser cesados por el rector sin más trámite. De otra parte, el Ministerio podrá disponer que las enseñanzas correspondientes a cualquier Facultad puedan impartirse en donde el Ministerio decida, incluso fuera del edificio propio de una Facultad y fuera de la localidad ctonde «sté situado.

El rector, oído el decano de la Facultad correspondiente, podrá denegar la matrícula oficial e impedir el acceso a los «earnpus» a aquellos alumnos que a su juicio no acaten la autoridad académica. Incluso los pKtf^flrffli BBBifliBP-

«eTeentro _si no acata e! ortíeo y la disciplina universitarioa.

Toda la gama de instancias al orden universitario que sé contienen en dicho decreto pueden resumirse en la creación de «n Consejo disciplinario, de carácter permanente, formado por tres profesores designados por el rector, que procederá en forma \-erbal y sumaría. El alumno que sea objeto de la atención de este Consejo de disciplina podrá ser sancionado con pérdida de una o más asignaturas, pérdida de curso, expulsión temporal de su Universidad, expulsión definitiva de su Universidad o inhabilitación temporal para cursar estudios en cualquier centro de enseñanza tíel país.

Informado este Consejo de disciplina de un hecho que pueda concernirle, arbitrará una especie de juicio —con o sin comparecencia del alumno interesado— verbal y sumario, como queda dicho, y en el que las denuncias de las autoridades académicas tendrán siempre «presunción de veracidad, salvo prueba en contrario». En setenta y dos horas el Consejo habrá de decidir y el rector tendrá que ratificar, ¡si procede, esta decisión en el plazo de veinticuatro horas.

Por lo que respecta a los railes de universitarios que no han podido examinarse en junio de alguna o todas de sus asignaturas, el director general de Universidades ha sido explícito en eus declaraciones da ayer al diario «Ya». «La idea —dijo—.difundida por rumores cuya fuente desconozco, de que habrá una convocatoria en septiembre y otra en noviembre, carece por completo de fundamento. Se aplicará estrictamente la ley, que prevé la convocatoria extraordinaria de septiembre y nada más.»

 

< Volver