Entrevista de Fraga con Sulzberger, del New York Times. 
 Los comunistas deben tener status igual al de otros partidos, pero no todavía     
 
 ABC.    20/06/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ENTREVISTA DE FRAGA CON SULZBERGER, DEL «NEW YORK TIMES»

«LOS COMUNISTAS DEBEN TENER «STATUS» IGUAL AL DE OTROS PARTIDOS, PERO NO

TODAVIA»

«La pausada evolución política española recuerda la diplomacia de Henry Kissinger «paso a paso», según

afirma el principal comentarista internacional del «New York Times», C. L. Sulzberger y recoge Efe.

Sulzberger pasó el fin de semana con el ministro del Interior, Manuel Fraga Iribarne, «quien —afirma—

junto con el ministro del Exterior, José María de Areilza, predomina en el esfuerzo para producir un

sistema democrático multipartidario para el Rey Don Juan Carlos, sin alterar el equilibrio nacional.»

Dice que Fraga Iribarne «señala el triunfo de un noventa por ciento del proyecto del Gobierno para una

sociedad multipartidaria que aprobaron las Cortes, y cuya aplicación en ciertos aspectos es demorada por

complejidades legales.»

«El ministro del Interior —sigue diciendo— admite sin ambages que el «status» del Partido Comunista

presenta un problema real.» Según Fraga, tres son los puntos de vista sobre esta cuestión:

• «1.° España, a diferencia de Portugal, tuvo una guerra civil sangrienta y relativamente reciente.

Hasta los izquierdistas recuerdan muy bien esto. Mucha gente cree aún que los comunistas tratarán de

promover el caos en España y que, por lo tanto, es imbécil concederles ningún «status» legal, porque

están bien organizados, disciplinados, tienen muchos fondos y una base internacional. Los ingleses y

los norteamericanos, que tuvieron sus guerras civiles en los siglos XVII y XIX, tienen dificultad

para entender los sentimientos españoles sobre esto.»

• «2.° Otros argumentan que los comunistas están ya organizados y por doquiera, y unos pueden

limitar, pero no destruir su bien organizada infraestructura, que uno debe aceptar y enfrentar esta

situación.»

Asimismo creen que es menos peligroso exponer legalmente a los comunistas que dejarlos para que

conspiren subversivamente. Finalmente insisten en que otros partidos izquierdistas no participarán en la

nueva democracia española si se excluye a los comunistas.»

• «Tres. El criterio del Gobierno comprende ambas opiniones. Por ahora consideramos que es

conveniente aceptar el primer punto. Pero después de que la segunda fase de nuestro programa de reforma

se plasme en una nueva legislatura libremente electa —probablemente en junio de 1977— habrá llegado

el momento de aceptar el punto número dos. Para entonces la sociedad española se habrá rejuvenecido y

fortalecido lo bastante para enfrentar cualesquiera problemas que pudieran surgir.»

IGUAL «STATUS».—Sobre los tres puntos de vista planteados por Fraga, «el nombre que cuenta en esta

cuestión vital», según Sulzberger, agrega el artículo que «en otras palabras, piensa que los comunistas

deben tener "status" igual al de otros partidos, pero no todavía», y continúa citando el ministro del

Interior, afirmando que «los propios comunistas se dan cuenta de esto. Desde el 1 de mayo, cuando

trataron de organizar manifestaciones públicas, se encontraron con que la presión no resulta. Por lo tanto,

han pospuesto una campaña plena.»

 

< Volver