Autor: Diego, Enrique de. 
 Eduardo Merigó y Joaquín Strústegui, partidarios del diagnóstico y la línea ideológica de Garrigues. 
 Chueca Goitia será el presidente de la Unión Liberal de Schwartz     
 
 ABC.    12/01/1983.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

MIÉRCOLES 12/1/83

ABC/23

Eduardo Merigó y Joaquín Satrustegui, partidarios del diagnóstico y la línea ideológica de Garrigues

Chueca Goitia será el presidente de la Unión Liberal de Schwartz

MADRID (Enrique de Diego). Esta semana estará inscrita la Unión Liberal, de Pedro Schwartz, que irá

en coalición con AP a las elecciones municipales «en las mismas condiciones del PDP». El presidente del

partido será el arquitecto y presidente del Ateneo, frenando Chueca Goitia, que considera "positiva" esta

operación política y está dispuesto a adquirir esa responsabilidad. En esta semana —junto al Congreso del

PDL— se define, pues, la nueva estructuración del liberalismo español para los próximos cuatro años.

Eduardo Merigó y Joaquín Satrústegui, por su parte, se muestran partidarios del diagnóstico y de la línea

ideológica de Antonio Garrigues, y conformes con la necesidad de un «liberal progresismo» que pueda

actuar como solución de recambio cara a las elecciones de 1986.

Pedro Schwartz se encuentra ya «en las decisiones finales» para inscribir su partido, la Unión Liberal.

Para ello está manteniendo en los últimos días diversos contactos con personalidades liberales que puedan

prestigiar la operación. Las piezas iniciales con Solidaridad Navarra, de Pedro Pegenaute; los pocos

miembros del Partido Liberal que iban ya a integrarse en AP, y que ahora seguramente lo harán en la

Unión Liberal, y personalidades sueltas del liberalismo español, provenientes de los recién salidos de

UCD o posibles tránsfugas del PDL.

SCHWARTZ: «LOS CLUBS LIBERALES NO APOYAN A NINGÚN PARTIDO POLÍTICO»

Toda vez que las dos líneas del liberalismo español parecen conformes con marchar cada uno por su lado,

la «batalla» se establece en tomo a los clubs liberales. Este es uno de los puntos decisivos. Pegenaute y

Schwartz quieren frenar una reforma de los Estatutos —propuesta por Eduardo Merigó—, por la que solo

podran ocupar puestos directivos en los clubs liberales personas de neutralidad política o afiliados al

PDL.

Schwartz entiende que «el PDL ha fracasado», y afirma que «Antonio Garrigues ha llamado nerviosísimo

a Fraga para que frenara el nacimiento del nuevo partido, pero Fraga se ha dicho que ya han negociado

bastante, sin resultados, y que tendría que negociar con una comisión formada por Abel Matutes, Miguel

Herrero de Miñón, Gabriel Camuñas y yo». Lo que está claro es que «el nuevo partido entrará en

coalición con las mismas condiciones que el PDP». Afirma Schwartz que Unión Liberal «es para todos

los liberales, que se dan cuenta que hay que pensar en el futuro y no perderse en diagnósticos utópicos.

Para las municipales estaré en condiciones de presentar a personas distinguidísimas, así que espero una

amplia aceptación de mi oferta política».

Schwartz niega que los clubs liberales hayan nacido con vocación de apoyo al PDL: «Eso no es lo que ha

hecho Antonio Garrigues en otra época, y siempre se definió como una operación cultural.» La

potenciación del concepto «radical» en el PDL, la ve ligada a la batalla del aborto. «Personalmente no

entiendo cómo un liberal que está contra la pena de muerte no lo va a estar contra el aborto. De acuerdo

con que la mujer es dueña de su cuerpo, pero no de el de los demás." Opina que los partidos liberales

fuertes y en el Poder —Bélgica, Holanda— mantienen su línea política.

MERIGÓ: «FUI EL PRIMERO QUE UTILIZO EL CONCEPTO LIBERAL PROGRESISMO»

Para Eduardo Merigó, presidente de la Asamblea de clubs liberales, «hay claramente dos tendencias en el

panorama liberal. Unos, que son partidarios más que de una coalición, de una integración en AP». Opción

que le parece aceptable, pero no tanto con que esté mezclado el club liberal de Madrid: «A Pedro

Schwartz no se le eligió en esas condiciones, y los clubs liberales han surgido para apoyar una opción

claramente liberal. La Federación de los clubs va a tratar de evitar eso, y lo que puedo asegurar es que en

los clubs no van por la línea AP los tiros. La gran mayoría está en contra.»

Merigó se queja de que Schwartz «ha propuesto financiar a algunos clubs, y la idea desde el principio es

que sean autofinanciables, porque si viene dinero exterior no hay actividad; se convierten en aparatos

como los de los partidos».

Se muestra totalmente de acuerdo con Antonio Garrigues: "Yo fui el primero que utilizó el concepto

liberal progresismo en este país. Creo que el liberalismo español tiene que seguir en su línea tradicional

de progresismo, de defensa de los derechos humanos y no exclusivamente de la libertad de empresa".

Define a Schwartz como «un conservador, con ideas económicas liberales», y «cuenta con su presencia»

para la Asamblea de los clubs, desmintiendo versiones de otras fuentes que afirmaban que éste no había

sido invitado.

CHUECA GOITIA: «DE ACUERDO CON SCHWARTZ»

Chueca Goitia considera positiva la operación de Schwartz y está «de acuerdo» con la fundación del

nuevo partido. «Me sido partidario de esta línea desde hace tiempo, y le he dicho en numerosas ocasiones

a Garrigues que considerara con Manuel Fraga una coalición. SI se hubiera hecho, hubiéramos ido todos

de común acuerdo. Luego vino lo de la alianza fallida con UCD y no se enderezaron las cosas.»

Por eso «contarán conmigo» para una opción liberal con personalidad propia, que «ayude a mantener una

oposición constructiva como solución de recambio al socialismo. Una agrupación de fuerzas no

colectivistas que no esté en contra, pero sí en oposición al socialismo». Cada uno se pone su etiqueta de

progresista, pero «se puede ser tan avanzado en política como cualquiera que se califique así». Para

Chueca, «el bipartidismo, lo queramos o no, está ahí», y hay que funcionar con ese dato.

Por su parte, para Joaquín Satrústegui, «Antonio Garrigues tiene absoluta razón cuando afirma que hay

liberal conservadores y liberal progresistas. El liberalismo no sólo es la libertad económica, sino la

defensa de tos derechos humanos y las libertades públicas.» En Europa, conservadores y liberales son dos

familias distintas. Piensa que los liberales, como organización, «no deberían participar en las elecciones

municipales. Es una pretensión excesiva decir a los votantes del socialismo que eran de centro, que se han

equivocado, pero de aquí a cuatro años las cosas pueden volver donde estaban». El liberalismo tiene que

organizarse ahora, pero no ir al fracaso.

«No comparto el esquema todos contra el socialismo, porque éste no es un socialismo marxista, sino una

socialdemocracia a la alemana y no hay que ir por principio contra ellos. Incluso un liberalismo moderno

estaría dispuesto a coaligarse con el PSOE en esas coordenadas. El liberalismo conservador no es el que

yo quiero respaldar. Los liberales que prefieran un cargo a las ideas, que se presenten a las elecciones

municipales como independientes, pero que no hipotequen el futuro.»

Satrústegui esperará a que pase el Congreso para decidir su incorporación al PDL. «Desde luego, si en los

Estatutos se deja una total autonomía a los partidos regionales, no estaré de acuerdo. Esa fue la causa del

desgaste del Partido Liberal alemán, frente a la democracia cristiana y a la socialdemocracia, más

centralizados.»

Ayer, el número tres del PDL, Félix Ortiz Postigo, se mostraba contrarío al que el PDL acudiera a las

municipales, pero partidario de que las Ejecutivas provinciales decidieran en cada caso.

 

< Volver