Autor: Baró Quesada, José. 
   Lo que nos une     
 
 ABC.    24/09/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LA SEMANA POLÍTICA

LO QUE NOS UNE

El regreso del Jefe del Estado a Madrid puto ha a la relativa quietud política veraniego y abrió en la capital del Reino la nueva etapa pública otoñal. El paso del Caudillo por Vitoria y por Burgos fue acogido con grandes aclamaciones de cariño y adhesión de los alaveses y carelianos congregados allí

La semana vencida tuvo acentos laborales con el conflicto de Vigo, diplomáticos coa los contactos hispano-suecos relativos a los terroristas croatas, universitarios con las tomas de posesión de los recién nombrados rectores, y fundamentalmente políticos con varías actividades a distintos niveles del Gobierno. Viajaron a Norteamérica los titulares de Hacienda y le Comercio, señores Monreal Luque y Fontana Codina; el Brasil, el de Justicia, señor Oriol; a la Argentina, el jefe del Alto Estado Mayor y el director general de la Guardia Civil, tenientes generales Díez-Alegría (don Manuel) • Iniesta Cano. Varios procuradores en Cortes asistieron a la Conferencia Interparlamentaria de Roma. En Navarra murió, el enfrentarse a tiros con la Benemérita, uno de los presuntos participantes en él asesinato del agente municipal de Galdácano.

El Consejo de Estado celebró la sesión de apertura de curso. Su presidente, don Joaquín Bau, expresé la adhesión de ese alto organismo consultivo ai Caudillo y al Príncipe, y dijo: «Pensemos que no es tanto lo que nos divide a los españoles como lo que nos une en lo fundamental, Sí hay determinadas excepciones que se sitúan al margen de la Ley, son más cosa de los Tribunales correspondientes y de los servidores del orden.»

En efecto, en lo fundamental los españoles —los que merecen ese nombre por amar y sentir en el corazón a España— estamos unidos sin regateos ni reservas mentales. ¿Y qué es lo fundamental? Pues sencillamente eso: España. Una España libre y en orden, unida y justa, en paz y en convivencia, con respeto al principio de autoridad y a los derechos políticos, sociales y civiles de cada individuo. Y, sobre todas las cosas, una España dispuesta a conquistar, a través de la cultura y de la educación, la democracia verdadera, la que se alcanza por evolución y no por revolución, por el estudio y no por las improvisaciones, por el diálogo y las reclamaciones legales y no por la intemperancia y las actividades subversivas.

Ahí creo que estamos todos de acuerdo. Todos los españoles auténticos, insisto. Quedan al margen los desafectos a la tierra fue les vio nacer o a le que pertenecen por ley de sangre y de crianza. ¡Triste minoría que se da en todas las naciones 9 en todas las época» con diversos nombres coma separatismo, marxismo y anarquismo, o al amparo de utópicas doctrinas Intemacionalistas demoledoras de fronteras!

De acuerda, señor Bau. Es más la que no» me que lo que nos separa.—José BARO QUESADA.

 

< Volver