La semana política     
 
 Informaciones.    23/12/1972.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LL Consejo de ministros aprobó el protocolo adicional que acabamos de negociar con la C. E. E., y que resolverá durante 1973 algunos de los problemas yute nos plantea el ingreso en la Comunidad de tres nuevos miembros. Durante la valides de este protocolo —que mantendrá nuestro actual «statu quo» con el Mercado Común— podrá negociarse entre España y la C. S. S. un nuevo acuerdo comercial que pudiera en trar en vigor en enero de 1974.

Del Consejo se han desprendido los relevos esperados en Exteriores e industria. Regresa a España el duque de Cádiz y le sustituye en ¡a Embajada de Suecia el hasta ahora embajador en Tunes, don Alfonso de la Serna. A la Embajada de Tunes es destinado don Román Oyarzun. Cesan, a petición propia, los hasta ahora directores generales de Minas y Energía, señorea Pérez Cerda y Dupuy de Lome. Les sustituyen Ion señores Morales Abad y Díaz Fernández. Don Ángel Campano y don Salvador Bañuls han sido rumbados capitanes generales de Burgos y Cataluña.

La comisión mixta formada por consejeros nacionales y ministros del Gobierno (que prepara los informa a remitir por el Gobierno ai Consejo, y que está integrada por siete ministros y cinco consejeros) se reunió por vez primera. Esta primera reunión, según la nota oficial, «se ha caracterizado por una fundamental coincidencia de pareceres en el estoque de los problemas y de los temas que han de constituir el objeto del informes.

Don Adolfo Rincón de Arellano ha sido nombrado consejero nacional por el grupo de cuarenta consejeros de designación directa del Jefe del Estado. Ocupa la vacante de don Sancho Dávila. El señor Rincón de Arellano dimitió de sus cargos políticos en la esfera provincial valenciana a finales de 1989.

El ministro de Educación y Ciencia pronunció un discurso ente el Plena del Consejo Nacional de Educación. Hizo referencia a la escolarización, a la gratuidad de la enseñanza y a algunos problemas del profesorado o de la formación profesional. No entró en los problemas de fondo que ahora convulsiona» el mundo de la educación, desde el parvulario a la Universidad.

El señor Martín Villa, secretario de la Organización Sindical, presentó su informe ante la Comisión Permanente del Congreso Sindical. Expansión económica con inflación fue, a su juicio, la tónica de 1972. Afirme que puede preverse un crecimiento del P. N B. del 8 por 100, unos 5.000 millones de dólares en reservas de divisas y disminución apreciable en los niveles de paro. En cuanto al numero y gravedad de los conflictos laborales en este año, el señor Martin Villa reconoció que 1972 había sido en cierto modo irregular y en ocasiones sobresaltado. Negó la posibilidad de que algunos colegios profesionales —se especulaba con los de abogados— pudieran ser integrados en la disciplina sindical

Los precios siguen pulsando las correspondientes «señales de alerta». La Comisaría de Abastecimientos y Transporten ha recordado a los gobernadores civiles que la manipulación de precios está castigada por el Código Penal y la ley de Orden Público. En Madrid los detallistas de pescado se negaron durante horas a comprar a los mayoristas dado que algunas especies les eran vendidas a precios superiores a ios autorizados para la venta al público. El gobernador civil de Madrid autorizó la subida del precio de algunas especies para dar solución momentánea al problema

Con tres votos en contra —don Blas Piñar, don Rafael Díaz Llanos y don Alfonso Pérez Viñeta—, la Comisión de Asuntos Exteriores de las Cortes aceptó la ratificación del protocolo comercial entre España y la Unión Soviética. Desbaratada la curiosa hipótesis de que don Santiago Carrillo o doña Dolores Ibarruri pudieran enrolarse en la delegación comercial soviética en Madrid y comprobadas todas las seguridades jurídicas que contempla el protocolo, nada podía en buena lógica oponerse a su ratificación.

Rumores, militares convergen sobre Zaragoza. De una parte se especule con la posibilidad de que la base de Torrejón de Ardoz sea trasladada en su totalidad o mayor parte a la de Zaragoza, que desde la retirada estadounidense de Libia está siendo reactivada. De otra pane, se teme la expropiación de al menos 29.000 hectáreas de terrenos próximos a la ciudad, con destino a un inmenso campo de prácticas militares. Ambos rumores —presumiblemente ligados entre sí— carecen de confirmación o mentís oficial.

 

< Volver