Autor: Caparrós, Luis. 
   Dar, repartir, compensar     
 
 Madrid.    22/12/1969.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Dar, repartir, compensar

* Luis Caparros en LA VOZ DE GALICIA (La Coronal:

"Que el mundo vive momentos de suma agitación, de inquietante agitación, parece cosa incuestionable. Incluso lo acaba de lamentar, en su discurso con motivo de la entrega del premio Nobel de la Paz a la Organización Internacional del Trabajo (O. I. T.), el director de dicha Organización, David A. Morse Sus palabras han sido:

"El mundo se enfrenta con un estado global de agitación, el cual sólo podrá ser evitado mediante una mayor extensión de los beneficios del progrese económico."

Y añadió este dato expresivo:

"Unos 300 millones de personas están privadas de la posibilidad de llevar una vida decente por medio de su trabajo en los países en Desarrollo, y la O. I. T. calcula en unos 226 millones los hombres y mujeres que buscan trabajo en aquellos países."

Sabemos, pues, que hay agitación. Sabemos también cuáles son los esenciales ingredientes que alimentan esta agitación Conocemos, por tanto, la posible terapéutica para la calma. ¿Cómo no intenta el mundo alcanzarla?

Porque para eso, amigo, hay que renunciar a una reiterada condición humana: la del egoísmo. Dar, repartir, compensar, son verbos muy antipáticos para algunos Que precisamente son los únicos que pueden conjugarla y que para evitarlo incluso aceptan eso, la agitación y todo lo que a la larga suele venir tras la agitación. Es entonces cuando se dicen: "Si yo lo hubiera sabido..."

Y lo grande es que lo sabían."

 

< Volver