Primavera     
 
 ABC.    30/12/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

PRIMAVERA

EL contrapunto político del ano fue la denominada «primavera política», que floreció exclusivamente en los «parlamentos de papel», de los periódicos. Personalidades como Fraga Iribarne, Severo Ochoa, Allende y García Baxter, Silva Muñoz, Franco y Pascual de Pobil, Serrano Súñer, Miguel Primo de Rivera, Enrique de la Mata, Jiménez de Parga, Areilza, Cisneros, López de Letona, conde de Montarco y un largo etc., hombres comprendidos dentro de una amplísima gama de influencias sobre el acontecer político, se expresaron en mayor o menor medida en pro de un desarrollo político, del fortalecimiento de las instituciones, del acercamiento a la C. E. E. y. del encauzamiento del pluralismo político.

Al aire de esta primavera, articulistas como Ginés de Buitrago. Juan de Castilla o Diego Ramírez —presuntamente pseudónimos— alzaron su voz preconizando una postura de unidad ideológica sin fisuras, de repudio del liberalismo y de continuismo en la eficacia de un Estado calificado como «de obras». El ex ministro de Trabajo don José Antonio Girón retornó a la política activa con un discurso en Valladolid en el que se mostró favorable a la articulación de tres grandes tendencias políticas que hicieran posible el contraste de pareceres, y con otro discurso ante el Consejo Nacional del Movimiento con motivo del aniversario de la fundación de Falange.

Intervenciones en cierto modo disidentes de los puntos de vista de los protagonistas de aquella «primavera de papel» corrieron preferentemente a cargo del ministro de Obras Públicas y del teniente general Iniesta Cano. A la toma de posesión de este último de la dirección General de te Guardia Civil, a su regreso de Argelia, donde estaba destinado como embajador, asistieron 11 de los 18 ministros del Gobierno.

 

< Volver