Dimitió de AP y seguirá de parlamentario. 
 Fraga se va, pero no del todo     
 
 Diario 16.    13/02/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 14. 

Dimitió de AP y seguirá de parlamentario

Fraga se va, però no del todo

MADRID, 13 (D16),Manuel Fraga Iribarne deshojó ayer la margarita de su futuro política inmediato

con un golpe de efecto, inesperado en losa ambien tes políticos y en algunos de Coalición

Democrática (CD). Por medio de una carta dirigida al presidente del Partido Unido de Alianza Popular

(AP). Félix Pastor Ridruejo, expone los motivos de su renuncia a los cargos «directivos del partido y

confirma su continuidad como parlamentario.

• Durante la semana pasada se especulo con el posible pase a la reserva del hasta ayer secretario general

de À´P. Su retirada vendria motivada por el segundo gran fracaso electoral granjeado en los dos últimos

años y por la dificultad «extra» que implica su persona en el proceso de acercamiento de CD a Union de

Centro Democràtico (UCD).

Estricta discreción

José María de Areilza y Alfonso Osorio, único binomio directivo que ahora queda dentro de C D,

mantuvieron estricta discreción durante la jornada. A ambos se les responsabiliza de la operación

«entente» con el partido centrista. El apoyar al presidente Suárez en la votacion de investidura y las

conversaciones mantenidas entre dirigentes de una y otra formación son la prueba de que el acereamiento

se lleva a cabo.

Fraga, que negó cualquier declaración aparte de su carta, explica que actuarà «como simple y humilde

ciudadanos y que sólo se mantendrá en su puesto de diputado por respeto a los que le eligieron y «para

seguir dando testimonio de las ideas por las que he luchado toda mi vida».

Seguirà en la junta nacional

Fraga dirigió, también, la misiva a los presidentes provinciales de A P. Seguirá formando parte de la junta

nacional del grupo como miembro del posible grupo parlamentario que CD forme o, en todo caso, por su

condición de diputado. D16 no pudo confirmar ayer si el recién dimitido participarà activamente en los

debates parlamentarios en nombre de CD.

.

Félix Pastor considera necesario convocar «sin prisas» un congreso extraordinario y afirmó que el

proyecto de formar CD un partido único «deberà adoptarse democràticamente por las bases de los

respectivos partidos».

La carta de dimisión

El ex ministro franquista advierte que por dos veces intento «con un gran esfuerzo crear un cauce eficaz

para la reforma frente a la ruptura y para equilibrar las fuerzas "políticas de nuestra nación». Admite la

duda de haberlo conseguido, y reconoce que «lo cierto es que, por segunda vez,

el resultado electoral nos ha sido ad verso».

Se refiere al ideal de crear el gran partido de derechas, «He intentado —continua— por dos veces ta

creación de una fuerza política de derechas a la vez conservadora y reformista. al mismo tiempo partidària

de la estabilidad y del desarrollo política, que defendiera las ideas religiosas, morales, económicas y

políticas de muchos españoles.»

Culpable, el Gobierno

La frustración de ambos intentos los achaca a «la actitud del Gobierno y sus poderosos medios de presjón,

que ha hecho poco viable el "proyecto». Para acometer dicho proyecto, Fryga cree que «hay que dar a

otros la oportunidad de emprenderlo con mayor acierto y fortuna».

«Mucho me gustaria equivocarrne —agrega—, però los problemas siguen ahi y muy serios. Si el

Gobierno de UCD los va a afrontar, prefiero que nadie pueda atribuirme el què le ponga dificultades. Si

de nuevo fracasa en hacerles frenle es de esperar que la ciudadania espanola se decida a actuar con los

mejores hombres que aparezcan para lograr la creación de una fuerza eficaz de centroderecha.»

La dimisión no debe considerarse ninguna derrota a título individual, según el escrito; por el contrario, se

trata «de un nuevo sacrificio personal» y «un nuevo acto de servicio». Ante el futuro inmediato da por

sentado que «muchos de los mejores van a continuar defendiendo la causa; les deseo todo el éxito y las

renovadas ideas que en este momento no me siento capaz de ofrecerles».

La retirada la considera como una «prueba» y recuerda, las muchas veces que se le ha acusado, «pienso

injustamente, de ambición personal, de soberbía y de intransigencia, por haber sido un firme defensor del

Estado de ley».

El dimitido expresa que hubiera querido aportar mas a Espana en sus años de actividad pública, aunque

señala que se lleva «la conciencia tranquila de una entrega profunda al bien común, según mi ideal, saber

y enfender y de una conducta escrupulosa que ha rechazado toda clase de tentaciones fáciles»

Por ultimo, el ex secretarío general de AP reconoce que «he cometido errores, y pido perdón de todas mis

faltas, nacidas todas más bien de exceso de celo que de malas intenciones».

 

< Volver