Implantación del Sistema de Dedicación Exclusiva a la Universidad  :   
 Los catedráticos que se acojan a él tendrán la incompatibilidad con cualquier otra actividad. 
 ABC.    01/08/1959.  Página: 27,28. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

A B C. SÁBADO 1 DE AGOSTO DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PÁG. 27

IMPLANTACIÓN DEL SISTEMA DE «DEDICACIÓN EXCLUSIVA A LA UNIVERSIDAD»

Los catedráticos que se acojan a él tendrán, la incompatibilidad con cualquier otra actividad

Las disposiciones del Ministerio de Educación Nacional que damos a continuación y que han sido

publicadas en´ el "Boletín Oficial del Estado" de ayer significan un gran avance en la reestructuración de

nuestra Universidad. La "dedicación exclusiva a la cátedra" es vieja aspiración de las autoridades

docentes, del profesorado y de los alumnos. Gana en dignidad y eficacia la cátedra universitaria si guíen

la rige consagra a ella todos sus afanes. Sus investigaciones también trabaja de cátedra cuajarán en

espléndido fruto dentro de la Universidad. La cátedra será, desde ahora, para quien verdaderamente posea

vocación profesoral, una labor más elevada que la de quienes buscan en ella el horario reducido y

cómodo, el complementó de otras ´actividades. La Universidad debe´ absorber por completo a profesores

y alumnos. Sólo de este modo se elevará hasta el nivel que merece la enseñanza superior, "centro único y

base de sus desvelos".

Dice así el decreto por el que se regula el régimen de dedicación exclusiva en la Universidad española:

"La preocupación por establecer las bases sociales y jurídicas necesarias para el desarrollo de la

Universidad española la tenido su expresión en la serie de disposiciones legales de distinto rango

iniciadas por la ley de Ordenación Universitaria del año 1943. En esta línea, a partir de 1954, se intentó,

mediante las oportunas consignaciones en el Presupuesto y las disposiciones legales complementarias,

fomentar la dedicación exclusiva, del profesorado a las tareas docentes e investigadoras, mediante una

serie de ventajas que subrayaran la distinción de que deben ser objeto quienes, renunciando a actividades

más lucrativas, hacen de la Universidad "centro único y base de sus desvelos", según se decía en la orden

ministerial de 9 de mayo de 1955, en que se iniciaba la situación de dedicación exclusiva. Los ensayos

realizados en distintos cursos académicos, las experiencias reunidas, los. asesoramientos e informes del

Consejo de Rectores, de los decanos de las Facultades y de una gran parte de´ los propios; catedráticos

interesados, constituyen suficientes elementos de juicio que aconsejan- regular ya de modo definitivo la

situación de dedicación exclusiva como forma de vinculación de los catedráticos a la Universidad.

Es evidente que al Estado le interesa seguir contando en la docencia de la Universidad con aquellas

personalidades que, precisamente en razón, de su "valía y saber, son llamadas al ejercicio de profesiones o

actividades no estrictamente universitarias. La experiencia adquirida en el ejercicio de la profesión, en

clínicas, laboratorios, bufetes o en cualquier otra actividad contribuye a una mayor perfección de los

conocimientos, importantísimos, para la función docente, por lo que una medida- que impidiera a los

catedráticos toda actividad que no fuese ¡a estrictamente docente´ o investigadora ocasionaría un grave

perjuicio a la evolución y desarrollo de la, ciencia y a la docencia de la propia Universidad. Pero es

también indudable que esa- actividad- profesional tiene en; la sociedad suficiente estímulo y

remuneración y no necesita ser fomentada ni protegida por el Estado.

Por el contrario, hay una serie de actividades científicas que :por su propio carácter no pueden encontrar

estimulo en la simple demanda social, y su fomento y protección corresponde al Estado de un modo

especial. Al mismo tiempo, es de máximo interés, para el desarrollo, perfección y futuro de la

Universidad española el que haya al lado del catedrático sometido al régimen normal de las disposiciones

legales, otros caracterizados por la dedicación exclusiva a la Universidad, en régimen, jurídico y

económico especial, sin que ello suponga la existencia de dos clases de catedráticos, sino la de dos

situaciones posibles, ya que la de dedicación exclusiva nace, no de condiciones determinadas

arbitrariamente, sino de la voluntad de los interesados, los cuales libremente pueden optar o por la

condición normal del catedrático, tal como tradicionalmente viene desempañándose, obligados

únicamente al cumplimiento de los deberes establecidas por ley, o bien aceptar un nuevo régimen de

especiales obligaciones con las condiciones que para cada, caso se acuerdes. Máxime cuando esta

categoría, si bien puede ser optada por quienes actualmente forman parte del Escalafón, se hace pensando

principalmente en los catedráticos que por primera vez se incorporen a la. Universidad, a partir de

la promulgación de este decreto.

En su consecuencia, a propuesta del ministro de Educación Nacional y previa deliberación del Consejo de

Ministros en su reunión del día 26 de junio de 1959, dispongo.

Artículo 1. Los catedráticos numerarios de la Universidad española podrán acogerse, en las condiciones

que se determinan en el presente decreto, al régimen de dedicación exclusiva a la Universidad.

Art. 2.° La condición de catedrático acogido al régimen de dedicación exclusiva y sus obligaciones y

derechos,,incluida entre éstos la gratificación especial que haya de percibir, se establecerán mediante

compromiso del interesado ante "el Ministerio de .Educación Nacional, aceptado por éste, y se

entenderán subsistentes mientras permanezca en servicio activo. Aquella condición se perderá por

renuncia o por incumplimiento de las obligaciones acordadas.

Art. 3.° Tendrán carácter discrecional las órdenes aprobatorias de las respectivas situaciones de

dedicación", exclusiva y la determinación en ellas del contenido concreto de la situación. Sólo serán

recurribles las posibles infracciones" por la Administración de la situación, subjetiva del catedrático

creada a su favor por la orden» ministerial que la estableció.

Art 4.° La condición de catedrático acogido al régimen de dedicación exclusiva es por sí misma,

incompatible con e1 hecho de pertenecer, a otro escalafón en situación activa, con el ejercicio de la

profesión libra y con toda otra situación o actividad, remuneradas o no, que signifiquen que el ´supuesto´

de dedicación exclusiva no, puede darse.

Art. 5.° -Se crea en el Ministerio de Educación Nacional una Junta para el fomento, de la dedicación

exclusiva en la Universidad española, integrada por el director general de Enseñanza Universitaria, como

presidente, y cuatro vocales, catedráticos numerarios, nombrados por orden ministerial, a propuesta del

Consejo de Rectores. Dichos catedráticos no podrán acogerse al régimen de dedicación exclusiva

mientras, desempeñen esta función.

Art. 6". Corresponden a. la Junta para el fomento de 3a dedicación exclusiva a la Universidad española

las siguientes funciones:

a) El examen de las solicitudes presentadas "y las, gestiones para la determinación de las

condiciones del compromiso, así como el informe y propuesta a la Superioridad.

b) La iniciativa en la oferta de condiciones a les catedráticos que la Universidad estimara de interés que

se acogieran al régimen de dedicación exclusiva.

c) La inspección e información a la Superioridad del cumplimiento de las condiciones establecidas en

los respectivos acuerdos, así como la gestión previa para resolver las posibles incidencias.

d) Proponer a la Superioridad la apertura de expediente cuando entendiere que en algún caso no se

cumplirlas condiciones establecidas."

Art. 7. Como complemento de la gratificación a que se refiere el articulo segundo, los catedráticos

acogidos al régimen de dedicación exclusiva percibirán derechos obvencionales especiales, que serán

objeto de regulación específica.

Art. 8. La dedicación exclusiva no confiere más derechos que los expresamente establecidos por este

decreto y por sí misma no supone preferencia en concursos u oposiciones.

Art.9. Por el Ministerio de Hacienda se incluirán en el presupuesto general del Estado los créditos

necesarios para la efectividad de lo dispuesto en el presente decreto.

Art. 10. Queda autorizado el Ministerio cíe Educación Nacional para dictar las órdenes necesarias al

desarrollo y aplicación del presente decreto."

LOS DERECHOS OBVENCIONALES

El decreto sobre derechos obvencionales de los catedráticos de Universidad, dice así en su parte

dispositiva:

Artículo primero.—´Los catedráticos numerarios de Universidad no acogidos al régimen de dedicación

exclusiva seguirán percibiendo los derechos obvencionales de acuerdo con las condiciones establecidas

en la orden de 7 de mayo de 1955.

"Artículo segundo.—Los incrementos de las cantidades dedicadas al abono de obvencionales podrán

destinarse, en cuantía que no exceda del cincuenta por ciento, a establecer cuotas especiales para la

gratificación complementaria de los catedráticos de Universidad que se acojan al régimen especial de

dedicación exclusiva.

Artículo tercero.—Queda, autorizado el Ministerio de Educación nacional para dictar las normas

necesarias para el desarrollo del presente decreto.

 

< Volver