El maestro, instrumento precioso y mal pagado     
 
 ABC.    11/11/1959.  Página: 48. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

11 DE NOVIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DÉ LA MAÑANA. PÁG. 48

EL MAESTRO, INSTRUMENTO PRECIOSO Y MAL PAGADO

La noticia de que el último Consejo de Ministros ha examinado un proyecto de ley sobre mejora de

plantillas y dotaciones del Magisterio Nacional de Enseñanza habrá satisfecho a todos. Raro es el español

que no conoce la repetida historia sobre los apuros, estrecheces y conflictos de los maestros de escuela.

La calamidad es vieja y su origen se pierde en la noche de los tiempos. La desgracia congénita con la

profesión ha inspirado tinas veces trenos o parrafadas de indignación y otras ha sido festín para plumas y

lápices, satíricos. Tomar el hambre del maestro de escuela como ejemplo de bulimia es un dicho que no

debiéramos escucharlo sin sonrojo, porque cuando las personas a quienes se les recomienda la solemne y

grave misión de fomentar la cultura de un pueblo sufren penuria y postergación humillante, no puede

esperarse grandeza ni esplendor en el edificio levantado sobre tan débiles bases.

Pensemos, además, en que muchos maestros han de vivir como en destierro, en pueblos y aldeas, donde la

existencia puede ser dura, sin alicientes ni amabilidades; con un futuro sin horizontes y una retribución

demasiado corta para consentir vuelos a la imaginación. Haciéndose por éstos motivos tan penosa e

ingrata la profesión, ¿corno podrá sorprendernos que los adscritos & ella se afanen por buscar salida o

liberación en otros empleos u oficios, incluso contrarios a sus aficiones y aun a su vocación? Por eso las

deserciones se cuentan por millares: los maestros dejan con pena sus escuelas para trabajar en talleres,

fábricas, oficinas, miñas o en servicios de transporte.

Una de estos maestros nos confesaba: "Por ser soltero he necesitado buscar en el pueblo una casa donde

alojarme pero mi sueldo no" alcanzaba para pagar el precio ´de la pensión."

Cada año brota en España una floración de escuelas: este año, seis mil. con capacidad para 240.000 niños

quedarán incorporadas al servicio- de la enseñanza. El avance es grande. Las cifras más recientes sobre el

censo de las ´aulas primarías dan 3.614.732 alumnos, con un aumento de un 40 por too sobre las cifras de

1936, ron 1.114.000 niños, Pero en contraste, el número de maestros disminuye, y no por descenso en las

promociones de las Escuelas Nacionales. A las últimas oposición de ingreso en el Magisterio Nacional

para cubrir 4.506. plazas, se presentaron 14.120 candidatos. La deserción ocurre más tarde, cuando el

maestro, con el título- de propiedad en el bolsillo, se enfrenta con la realidad de la vida rural y advierte

cuan precarios resultan sus recursos para solventar sus problemas económicos. La escasa retribución del

maestro es un mal endémico y casi universal: el sueldo mínimo de Bélgica es de 50.000 francos el año; en

Francia, 300.000.; en Suiza, 5.000. En Estados Unidos gana mucho más un álbañil que un maestro. Y por

el estilo en Inglaterra. Estas referencias tío acreditan de esplendidez a las administraciones de los Estados

respectivos.

- Cualquier proyecto de mejora de los sueldos atemoriza a los gobernantes por el número de los

beneficiarios. En España hay unos 65.000 maestros. Un aumento de sueldo, sin ser muy generoso,

significa sumas considerables. Señalar su sueldo mínimo de 3.000 pesetas al me se ha Calculado que

supondría más di dos mil millones de pesetas. La última mejora, concedida hace tres años, representaba

un aumento de casi un 60 por 100, pero los sueldos, precedentes eran tan bajos y el coste de vida subió

de tal manera, que prácticamente los beneficios quedaron anulados., Algunos Ayuntamientos-,

impulsados por un sentimiento afectivo hacia los maestros, complementan la asignación de éstos con

subvenciones o gratificaciones, que les permitan vivir dignamente. Pero, estos caso de generosidad son

excepción y, por tanto, no hacen regla.

Tiene que ser él Estado quien dé la solución definitiva a un problema viejo en España, inscrito desde

ahora -en´ el programa de la nueva etatJa a que aludía el Jefe del Estado en su discurso al Consejo

Nacional. "La solución al problema económico del maestro—dijo en reciente ocasión el director general

dz Enseñanza Primaria es cuestión de justicia" y también de interés para el Estado y la sociedad." Y poco

antes el Papá se expresaba así en elogio de los maestros: "Son el instrumento más precioso para la

educación intelectual, cívica, moral y religiosa de los que son esperanza de la Iglesia y de la Patria."

 

< Volver