Becas por doquier     
 
 ABC.    18/03/1962.  Página: 82. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

18 DE MARZO DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 82

Aparece el desdén, con que era mirado por los europeos de los años veinte a treinta aquella figura todavía

incolora y penumbrosa de un cabo llamado Adolfo Hitler, y la. certeza de que ese nombre sólo era una

imagen caricaturesca sin mayor significación que la burla. Hughes insiste en un tema: el de la fuerza del

mal, que, pocos años después, por culpa o causa de aquel hombre y de otros que le despreciaban, iba á

desencadenarse sobre el mundo.

Al leer, por coincidencia, las noticias sobre Argel y la novela de Hughes volvemos a pensar en que la raíz

del daño no se extirpa mediante conversaciones. Que es preciso acudir a mejorarnos arrancando del fondo

de nosotros toda aquello que hemos creído eliminado, pero que sobrevive en tanto que lo ignoremos.

BECAS POR DOQUIER

Que hayan transcurrido días desde que bajo el patrocinio del doctor Angélico se celebró, como todos los

años, la fiesta del estudiante no quiere decir que hasta el 7 de marzo de 1963 permanezcan determinadas

modalidades de aquella ceremonia en el archivo de los recuerdos. Algo más que una referencia merece la

repetición de precedentes que, por su periodicidad, son la costumbre, a saber, la entrega de premios en

metálico por los rectores de Universidad b, en su nombre, por los comisarios de Protección Escolar a

ciertos alumnos cuyos expedientes son dignos por todos conceptos de la condición de becarios.

Verdaderamente, lo que era institución enteca y excepcional de la_ enseñanza, décadas atrás, se ha

convertido en una facultad al alcance de todos los hijos de familias económicamente débiles. Ya no

estudia en España quien puede sino quien quiere, cualquiera qué sea el grado de enseñanza y el título o

diploma académico que el interesado desea adquirir.

El Estado en primer término, a través del Patronato Nacional de Protección Escolar; las Diputaciones, los.

Municipios, amén de muchos institutos religiosos y seglares costean libros de texto, matrículas, bolsas,

internados. Independientemente del programa desarrollado por el Ministerio de Educación Nacional, cuya

es la política de igualdad de oportunidades, sin ninguna salvedad para los niños y los adolescentes los

órganos centrales de la Administración pública, amén de los Bancos, los Sindicatos, el Instituto Nacional

de Previsión y otras instituciones, establecimientos o entidades cuya lista" seria interminable sirven el

designio de abrir cauce a los estudiantes impecunes.

Una de las más eficaces campañas que en el panorama de la Protección Escolar cabe distinguir responde a

la acción de la Mutualidad Nacional de Administración Local, organismo que, bajo el patrocinio del

Ministerio de la Gobernación, y a través de la Dirección General del Ramo, empadrona a todos los

secretarios, interventores y depositarios dé Ayuntamientos y Diputaciones. Seis millones de pesetas

asignó en el curso 1961-62 para distribuir entre los hijos de sus afiliados 523 becas, de las cuales 181 han

correspondido a jóvenes. universitarios. Pero como la gratuidad de libros y matrículas no resuelve del

todo el problema, sobre todo cuando allí donde- tiene su hogar el becario no hay Universidad y, a

menudo, ni siquiera Instituto de segunda enseñanza, trata la Mutualidad de que en la asignación al hijo de

familia pobre estén incluidos gastos de internado, y así lo intenta, y en gran parte lo consigue. Hace falta

también que la adjudicación de las becas obedezca a un criterio de radical objetividad. ¿Cómo? La

fórmula ideada _en favor de los asegurados dé la Administración Local consiste en un mecanismo

aritmético, básicamente desglosado en tres baremos: uno, económico; otro, familiar; académico, el

tercero. En el primero, a cada mil pesetas de ingreso anual corresponde un punto; suma el segundo de tres

a veintidós puntos, según el número de hijos", y en el baremo académico, si cada matrícula de honor es

premiada con cinco puntos positivos, el suspenso acarrea dos negativos. Tras una fácil operación de

suma, resta y división de puntos por los tres conceptos indicados, se obtiene el coeficiente adecuado á la

clasificación de los becarios por orden descendente. De Sena de Daro, municipio de la provincia de

Gerona, con menos de 400 habitantes, es un becario eme estudia enseñanza laboral. De Muriel Viejo (257

habitantes), Soria, es otro. De Ciruelos (206 habitantes), Guadalajara, es otro más.

La instrucción, la buena instrucción, está, pues, sembrando todos los vecindarios de la Patria, y las

carreras intelectuales están al alcance de los hilos de las familias menos pudientes.

 

< Volver