Autor: Serna Arenillas, Víctor de la (VICENTE SALANER). 
   Ceuta y Melilla: a la espera de la decisión de la ONU     
 
 Informaciones.    05/02/1975.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

CEUTA Y MELILLA: A LA ESPERA DE LA DECISIÓN DE LA O.N.U.

Por V. DE LA SERNA

NACIONES UNIDAS, 5. (INFORMACIONES.)

LA PRETENSIÓN MARROQUI PARECE OBEDECER A RAZONES DE POLÍTICA INTERIOR

LA SITUACIÓN ES COMPLETAMENTE DISTINTA DE LA DE GIBRALTAR

SE espera conocer en la reunión de hoy del Comité de Descolonización (Comité de los Veinticuatro) la

actitud de su presidente ante la petición marroquí de que el Comité incluya en la lista de «territorios no

autónomos» todas las posesiones españolas en el norte de África, incluidas Ceuta y Melilla, y de que los

«Veinticuatro» comiencen inmediatamente a considerar esa «situación colonial».

El presidente, Sa1im Admed Salim —embajador de Tanzania en la O. N. U.—, tiene varias alternativas

ante sí. Una sería tomar nota tan sólo de la solicitud de Marruecos y rechazar su consideración. Otra,

traspasar el asunto a un grupo de trabajo o a un subcomité para que preparen un informe sobre los méritos

de la iniciativa de Marruecos. Otra alternativa mas sería el invitar a los representantes de Marruecos a

sentarse ante el Comité, como el embajador Driss Slaui solicitaba en su carta al señor Salim, y exponer

sus argumentos.

En todo caso, lo que sí parece probable es alguna mención a la petición de Marruecos, ya que la de hoy es

la primera reunión del Comité desde que el señor Salim recibió la nota de la Embajada marroquí. En

efecto, se ha sabido que ésta, aunque esté fechada el 27 de enero, no se entregó al presidente hasta

después de la reunión inaugural del Comité, el pasado día 30.

OBJETIVOS DE MARRUECOS

Sigue produciéndose aquí todo tipo de especulación en torno a los motivos exactos que han llevado al

Gobierno marroquí a dar este paso, que puede resultar muy negativo para las relaciones de su país con

España. Las respuestas que se escuchan, aun teóricas, suelen insistir en dos razones relacionadas con el

Sahara: o se trata de presionar a España para lograr algún tipo de avenencia sobre esta última cuestión, lo

que fuentes diplomáticas españolas consideran «poco probable», o se trata de crear un nuevo «frente de

reivindicaciones territoriales» de cara a la opinión pública interior de Marruecos, lo que sería

especialmente útil en el caso en que las pretensiones de anexión del Sahara no encuentren eco en el

Tribunal de La Haya ni en la O. N. U.

Esta hipótesis parecería reforzada por declaraciones como la del presidente del Morehob (Movimiento

Revolucionario de los Hombres Azules), que es el más importante de los grupos de «liberación

saharauis»), Eduardo Moha, que recientemente afirmaba en La Haya que el Sahara «nunca» aceptará una

«Invasión militar» del «régimen totalitario de Hassan II» y por ello está dispuesto al diálogo con España.

RESPUESTA ESPAÑOLA

Por otra parte, todavía no se ha dado a conocer la réplica de la misión española, réplica que aquí se espera

con carácter inminente, a la nota del embajador marroquí. Se sabe que España tiene muchas reservas

sobre las pretensiones de Marruecos, y entre otras cosas con la comparación de Ceuta y Melilla con

Gibraltar.

«Las circunstancias son totalmente distintas en esos casos respectivos —decían ayer fuentes diplomáticas

españolas— En Ceuta y Melilla, situadas a pocos kilómetros, y no a millares, de la metrópoli, estaban

España y los españoles siglos antes que los ingleses en Gibraltar. Antes, desde luego, de la formación del

Reino de Marruecos. En Ceuta y Melilla existe una población autóctona, que es una población española.»

Las mismas fuentes expresaron su sorpresa por la decisión «sin precedentes» de Marruecos de pedir que

se considere a los territorios españoles como «no autóctonos» cuando España no lo ha hecho por su

propia parte. Gran Bretaña, en el caso de Gibraltar, y España, en el del Sahara, fueron quienes

reconocieron en la O. N. U. hace años que su dominio sobre esos territorios era de tipo colonial. España

nunca ha considerado ante este organismo que ese sea el caso de sus posesiones en la costa mediterránea

de África del Norte.

Sin embargo, se recuerda aquí que hace once años, cuando siendo ministro de Asuntos Exteriores don

Fernando María Castiella, se planteó por primera vez ante el Comité de Descolonización el caso de

Gibraltar, uno de los altos funcionarios del Ministerio decía ya, quizá de forma profética: «Por este

camino podríamos llegar algún día y al fin a la devolución de Gibraltar. Pero para llegar a ello es casi

inevitable que un día se acabe planteando aquí mismo el tema de Ceuta y de Melilla, y que debamos

enfrentarnos con él.»

 

< Volver