Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Sahara. 
 Madrid no admite la mediación francesa     
 
 Informaciones.    05/05/1975.  Página: 1, Última. Páginas: 2. Párrafos: 5. 

SAHARA

MADRID NO ADMITE LA MEDIACIÓN FRANCESA

MADRID, 5. (INFORMACIONES, por Abel Hernández.)

ESPAÑA rechaza cualquier tipo de mediación francesa ante el Gobierno marroquí en relación con el

problema del Sahara. Madrid, en efecto, no admite —como han venido reiterando voces autorizadas del

Palacio de Santa Cruz— la existencia de un contencioso bilateral con Marruecos a propósito del Sahara

occidental. Como para que exista una mediación hace falta que las dos partes interesadas se pongan de

acuerdo (cosa que, al menos por parte española, no ha ocurrido en esta ocasión, como es evidente), el

Presidente Giscard d´Estaing no hará de mediador ante el Rey Hassan II en sus conversaciones de estos

días en Rabal.

El Gobierno español, como potencia administradora, mantiene la tesis de la autodeterminación en el

Sahara occidental, siguiendo las directrices de las Naciones Unidas y lógicamente no admite los deseos

anexionistas de Marruecos. Hay otros países interesados en este problema: Mauritania, que también

quiere quedarse con el Sahara, y Argelia, que apoya la tesis española de la libre determinación de los

saharauis. Por otra parte, el tema esta «sub judice», pendiente de la resolución consultiva del Tribunal de

La Haya. No es tiempo, pues, de mediación propiamente tal.

Otra cosa es que el Rey Hassan II. que ha insistido en público en los últimos días en que el Sahara es el

problema número uno de Marruecos ahora mismo, saque a colación este tema en sus amistosos contactos

con el Presidente Giscard. Es, si esto ocurre, verosímil que el Presidente francés, que trata últimamente

(sobre todo a raíz de su reciente encuentro con el Principe de España) de estrechar lazos de amistad con

Madrid, haga lo posible por convencer al Rey de Marruecos de que es mejor la moderación.

MADRID NO ADMITE LA MEDIACIÓN FRANCESA EN EL SAHARA

El Rey Hassan II y Valery Giscard d´Estaing, que mantuvieron ya un primer cambio formal de

impresiones en presencia de los ministros de Asuntos Exteriores respectivos, dedican hoy la jornada a la

caza del jabalí. Como se sabe, las cacerías son en los últimos tiempos marco propicio para largas

conversaciones no protocolarias. Mañana habrá conversaciones políticas formales entre los dos

mandatarios.

De cualquier manera, la impresión en fuentes autorizadas es que no será el Presidente francés quien

suscite en estos encuentros con el Monarca alauita la cuestión del Sahara occidental.

 

< Volver