Autor: Muro, M.. 
 Siguen los atentados en El Aaiun. 
 Prólogo terrorista a la visita de la misión de la ONU  :   
 El gobernador general del Sahara pide a los medios informativos que no se oculte nada de cuanto pueda ocurrir en el territorio. 
 ABC.    07/05/1975.  Página: 1. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SIGUEN LOS ATENTADOS EN EL AAIUN

PROLOGO TERRORISTA A LA VISITA DE LA MISIÓN DE LA O. N. U.

El gobernador general del Sahara pide a los medios informativos que no se oculte nada de

cuanto pueda ocurrir en el territorio

EL Aaiun, 6. (Especial para A B C.) «Quiero que no se oculte nada a los medios informativos

de cuanto pueda ocurrir en el territorio», ha dicho el gobernador del Sahara, general Gómez

de Salazar, con motivo de los atentados habidos en El Aaiún durante las últimas horas.

Ello nos autoriza, por haber sido casualmente testigos presenciales de la explosión

ocurrida ayer en las oficinas de la Subpagaduría Militar de Aaiun, a ofrecer ahora la

exclusiva de varios hechos que ayer omitimos porque silenciarlos entonces suponía

cooperación

Como la explosión tuvo lugar cuando pasábamos junto al mencionado edificio, entramos en él

todavía entre el polvo de los cascotes, y desde el boquete que la explosión había producido en

la parte posterior de la oficina pudimos ver al autor del atentado, medio sepultado por los

escombros como un trágico guiñapo. Era muy joven, y los jirones de su indumentaria no

correspondían a la típica vestimenta saharaui, generalmente azul o blanca, sino a otra, también

inconfundible, pero totalmente ajena a la que es usual en este territorio.

LE EXPLOTO EN LAS MANOS.—El explosivo había estallado entre sus manos, causándole la

muerte instantánea. No se trataba de un artefacto cualquiera, sino de una bomba normal con

dispositivo de relojería, de la que se han encontrado los restos y que, sin duda, por ignorar su

manejo debió explotar mientras manipulaba en ella. Al retirar el cadáver del terrorista se

descubrió, ileso y oculto entre unos matorrales, a otro individuo, que en el primer momento fue

conducido al cuerpo de guardia de un acuartelamiento próximo.

Durante el día se tuvo también noticia de que la maniobra terrorista se había completado en la

noche anterior con sendos tiroteos sobre los puestos de Angala y Echdeiria por bandas

infiltradas a través de la frontera, pero sin que ello causara ningún herido.

NUEVO ATENTADO.—Otro atentado más, cuádruple en esta ocasión, ha tenido lugar a las

cuatro de la madrugada de hoy, día 6. Esta vez se ha elegido el Zoco Nuevo, y como víctimas a

los propios saharauis que allí exponen sus multicolores mercancías. Contra el número 38 de la

plaza se lanzaron cuatro granadas de mano, dos de las cuales no causaron ningún daño al

caer en la parte alta, perdida ya la fuerza, mientras otra daba sobre los cables telefónicos de la

fachada, a unos cuatro metros de altura, y la cuarta, en el suelo, junto a la puerta, ahora

ligeramente astillada, que corresponde a dicha casa.

Los servicios de la Telefónica estaban reparando las líneas afectadas, y varios saharauis de los

comercios más próximos expresaron su indignación mostrándonos unas letras escritas de

cualquier forma, con un rotulador azul sobre la pared blanca. Eran las iniciales P. M., como si

reivindicaran para sí la responsabilidad de los atentados. En todo caso, ni la población saharaui

ni la española han dudado jamás de quién puede beneficiarse pretendiendo atacar el sagrado

derecho de libertad y supervivencia de los hombres del Sahara La maniobra, en todo caso, no

va a dar a la Delegación de la O. N. U. que se espera aquí el próximo lunes sino una imagen

mucho más pacífica de la que ofrece cualquier lugar del mundo revuelto en hospitalidad y

agresión

A las ocho y veinticinco, hora local, ha tenido lugar otra explosión de un artefacto en una zona

en construcción, céntrica, en una especio de terraplén, sin que se hayan registrado en esta

ocasión daños materiales. Ha fallecido un niño de trece años que, sin saber que se trataba de

una bomba, cogió el artefacto y le hizo explosión.— M MURO.

 

< Volver