Autor: Sebastián Bueno, Pablo. 
 ABC en Bruselas. 
 Argelia insiste en ser escuchada en el Tribunal de La Haya sobre el tema del Sahara  :   
 Marruecos se opone por cuanto la carta argelina llegó fuera de plazo. 
 ABC.    07/05/1975.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

ABC. MIÉRCOLES 7 DE MAYO DE 1975. PAG. 8.

ABC EN BRUSELAS

ARGELIA INSISTE EN SER ESCUCHADA EN EL TRIBUNAL DE LA HAYA SOBRE EL TEMA

DEL SAHARA

Marruecos se opone por cuanto la carta argelina llegó fuera de plazo

BRUSELAS, 6. (Servicio especial, por té-lex.) La tensión política y un cierto nerviosismo diplomático

crecen a diario en torno a los trabajos del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, ocupado en la

preparación de un dictamen consultivo sobre el Sahara español. La tardía llegada de una carta de Argelia

a la Corte —con fecha del 2 de abril— ha provocado un nuevo problema previo a los trabajos puramente

jurídicos del dictamen.

Los quince jueces deben decidir ahora si aceptan o no la misiva argelina aparecida fuera del plazo formal

Impuesto por la Corte y que caducó el pasado día 27 de marzo, lo que tiene, a la vez, serias implicaciones

jurídicas y políticas.

Aceptar a Argelia supone violentar la fecha tope impuesta por el Tribunal y desoír las protestas de

Marruecos, que se opone a la aceptación de la carta, por estar fuera de la fecha y, sobre todo, por atacar

las tesis marroquíes. Rechazar a Argelia supondría un serlo escándalo en la O. N. U. y renunciar a una de

las partes interesadas más importantes de cara al futuro del Sahara español.

TEXTO DE LA CARTA.— Hoy, gracias a fuentes diplomáticas galas, hemos podido obtener el texto

íntegro de la carta presentada a la Corte por el embajador argelino en París, Mohamed Bedjaoui, quien en

nombre de su Gobierno escribe:

«Las Resoluciones correspondientes de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Sahara

occidental recomiendan a Argelia como Estado «interesado» participar en el arreglo de este asunto por

medio de la libre y plena disposición de la población afectada. Designando así a Argelia, estas

resoluciones no hacen otra cosa que tener en cuenta la naturaleza de las relaciones entre los países de la

región y la evolución de la situación política en esta misma zona.»

«En consecuencia, Argelia se reserva el derecho de informar a la Corte en el procedimiento iniciado y de

participar, en particular, en la fase oral de dicho procedimiento. Asimismo, y con referencia a las cartas

enviadas por los Gobiernos de Marruecos, el 25 de marzo; de Mauritania, el 26 de marzo, y de España, el

9 de abril, Argelia desea reservarse sus derechos a igual título.»

LA CARTA Y LOS PORQUÉS

La verdad es que para escribir esta carta, de suma importancia por su contenido, Argelia ha tenido tres

meses y podía haber respetado el plazo impuesto por la Corte. ¿Por qué lo hace ahora? Los observadores

coinciden en que el Gobierno de Argel, a la vista de sus contactos bilaterales sobre el tema del Sahara,

decidió en última instancia actuar en La Haya y hacerlo de manera muy concreta. De una manera que,

visto el texto de su misiva donde habla de la autodeterminación de las poblaciones afectadas y de las

Resoluciones de la O. N. U., coincide de lleno con las tesis españolas. Argelia, asimismo, insiste en que

participará en la audiencia pública y oral del dictamen consultivo e incluso en la audiencia

próxima del próximo lunes, día 12 (al menos en reserva el derecho), relativa a la adopción o no por la

Corte de jueces «ad hoc» presentados por Marruecos y Mauritania. Esta audiencia pública de los jueces

«ad hoc» de la que tratan las misivas de Marruecos, Mauritania y España de los días 25 y 26 de marzo y

9 de abril, respectivamente, y citadas en la carta del embajador argelino.

¿QUE DICE LA CORTE?—Se cree que la Corte tendrá que dar como buena la carta de Argelia, a pesar

de su retraso (se afirma que Ecuador y Costa Rica también llegaron tarde y fueron admitidos, y que la

Corte tiene potestad suficiente para ello), y que Argelia podrá participar en el proceso oral del dictamen.

No obstante, queda la duda de si podría o no entrar en el debate de los jueces «ad hoc» del próximo lunes.

En todo caso, lo que si parece cierto es que el Gobierno argelino, si los pactos bilaterales no lo remedian,

parece decidido a jugar una baza política importante en La Haya y en favor de las tesis españolas o de las

líneas generales trazadas por las Resoluciones de la O. N. U., que contradicen de lleno las aspiraciones

anexionistas tan aireadas recientemente por el Rey Hassan II de Marruecos. —Pablo SEBASTIAN.

 

< Volver