La misión de la ONU llega hoy al Sahara  :   
 El Tribunal de La Haya inicia la audiencia pública sobre la designación de jueces ad hoc. 
 Informaciones.    12/05/1975.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

La misión de la O.N.U. llega hoy al Sahara

MADRID, 12. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)—La misión de la O. N. U. llega hoy al

Sahara procedente de Madrid, donde se ha entrevistado con el ministro de Asuntos Exteriores, señor

Cortina, y con el de la Presidencia, señor Carro, y ha mantenido varias sesiones de trabajo en el palacio de

Santa Cruz con altos funcionarios del Gobierno español.

Los tres miembros de la misión y sus acompañantes recorrerán el Sahara de cabo a rabo durante ocho días

y mantendrán conversaciones con diversas personalidades del territorio, tanto oficiales como

pertenecientes a grupos clandestinos. La misión de la O. N. U., que lleva a cabo esta gira a petición

española, visitará también los países limítrofes: Mauritania, Marruecos y Argelia. Hoy mismo, 12 de

mayo, se ha iniciado en el palacio de la Paz de La Haya, sede del Tribunal Internacional de Justicia, la

audiencia pública convocada por el alto Tribunal de las Naciones Unidas, para que las partes interesadas

puedan exponer sus argumentos relacionados con la petición de Marruecos y Mauritania de designar

jueces «ad hoc» de estos dos países en el procedimiento que se sigue para establecer el dictamen

consultivo solicitado por la Asamblea General de la O. N. U., sobre determinados aspectos históricos del

Sahara occidental.

Marruecos y Mauritania han solicitado del Tribunal Internacional de Justicia la designación de sendos

jueces «ad hoc» (jueces propuestos por marroquíes y mauritanos para unirse a les 15 jueces ordinarios de

la Corte), alegando para ello que uno de los jueces integrantes del Tribunal es de nacionalidad española.

Se trata del profesor don Federico de Castro.

EL TRIBUNAL DE LA HAYA INICIA LA AUDIENCIA

PUBLICA SOBRE LA DESIGNACIÓN

DE JUECES -AD HOC»

España objeta la designación por estimar que los jueces que componen el Tribunal Internacional de

Justicia no representan a ningún país y son designados por las Naciones Unidas sin tener en cuenta su

nacionalidad y en representación de las dife-rentes Escuelas de Derecho dei mundo.

La eventualidad de la designación de estos jueces «ad hoc», según se pone de relieve en medios próximos

al Tribunal, se plantea por tratarse de un procedimiento consultivo y no de un proceso contencioso.

En este último caso, por tratarse de países enfrentados, la designación de los jueces «ad hoc» es

automática a la petición por una de las partes.

En el caso de un procedimiento consultivo, como es el que el Tribunal Internacional de Justicia ha ini-

ciado sobre la petición de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre si el territorio del Sahara

español no tenía dueño antes de la colonización española, el artículo 87 del Reglamento del Tribunal

establece que éste debe asemejar todo lo posible su actuación al procedimiento contencioso.

El Tribunal, pues, está facultado en esta ocasión para aprobar o rechazar la designación.

Se espera en los medios próximos al Tribunal que la audiencia pública se prolongue uno o dos días. Al fi-

nal de ella, los jueces deliberarán durante un período de tiempo indeterminado y adoptarán una

decisión definitiva.

LAS RIQUEZAS DEL SAHARA

En otro orden de cosas, un informe confidencial de la Organización de las Naciones Unidas asegura que

en el Sahara español hay probablemente cantidades significativas de titanio, vanadio, cobre y cinc, dice la

revista norteamericana «Business Week», en su último número.

Según la publicación norteamericana, además de estos minerales en potencia, el Sahara español cuenta ya

con las mayores reservas de fosfatos del mundo, con unos 1.700 millones de toneladas de este mineral,

que se encuentra en su mayor parte a menos de siete metros de profundidad.

Añade la revista que Argelia quiere evitar el control del territorio del Sahara por Marruecos, porque

quiere explotar sus riquezas minerales de hierro en el sur del país, que se encuentran más cerca de El

Aaiun que de los puertos mediterráneos argelinos.

Dice la revista que el resultado más probable de la disputa será la independencia del territorio y que

España piensa ampliar aún sus inversiones de explotación de fosfatos, que se elevan ya a más de 500

millones de dólares, esperando producir 5.100.000 toneladas en 1976.

12 de mayo de 1975

 

< Volver