Relaciones con el exterior. A la llegada de la misión de la ONU a Rabat. 
 Tres periodistas españoles, expulsados de Marruecos     
 
 Informaciones.    23/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

A LA LLEGADA DE LA MISIÓN DE LA O. N. U. A RABAT

Tres periodistas españoles,, expulsados de Marruecos

MADRID, 33. (INFORMACIONES y resumen de agencias.)

LA misión de la O.N.U. que acaba de visitar el Sahara llegó ayer tarde a Rabat y se entrevistó

inmediatamente con el Rey Hassán II. A la misma hora, tres periodistas españoles, encargados de seguir a

la misión de las Naciones Unidas (don Alvaro Santamarina, de Europa Press, y los señores Lopezarias y

Molleda, de «Pueblo»), eran «retenidos» en Marruecos, considerados, al parecer, personas no gratas.

En contra de la primera impresión —comunica esta mañana Europa Press—, no fueron enviados en el

primer avión a París, sino que han permanecido toda la noche retenidos por las autoridades marroquíes, al

parecer en Casablanca, en espera de su expulsión del país. Se sigue ignorando el motivo, el lugar donde

han pasado la noche y todas las demás circunstancias del caso. Se sabe que a los enviados especiales de la

Prensa española les están haciendo la vida imposible las autoridades de Rabat, hasta el punto de que

algunos dudan si regresar a España en señal de protesta.

SAHARA: LIMPIA DE TERRORISTAS

Así las cosas —según informa la agencia Logos—, en todo el territorio del Sahara se esta llevando a cabo

una intensa batida antiterrorista para tratar de desarticular, antes de que actúen, a los grupos armados que

en los últimos tiempos vienen infiltrándose en el territorio, pro-cedentes de Marruecos.

Estas operaciones se están desarrollando principalmente por la noche, que es cuando los terroristas salen

de sus escondrijos para tratar de sembrar el desorden en el territorio saharaui.

Desde el pasado día 7 hasta la fecha se ha logrado detener a once activistas y uno ha perecido en la

madrugada del miércoles al estallarle de improviso un artefacto. La explosión se produjo en el momento

en que el marroquí, Mohamed Ben Alí Ben Mohamed, trataba de desenterrarlo del lugar en que lo había

dejado escondido.

El armamento capturado por los agentes de la autoridad del Sahara consta de 20 granadas de mano, seis

pistolas del calibre 9 milímetros, seis kilos de plástico para explosivos y diversos artefactos de relojería.

Las operaciones antiterroristas de las Fuerzas de Seguridad se centran preferentemente en El Aaiún y sus

alrededores, por ser esta la zona a la que prestan especial interés los activistas que penetraron procedentes

de Marruecos.

Loa ciudadanos están prestando una importante colaboración con las Fuerzas de Seguridad.

Por último, ha resultado herido leve en un hombro, sin que fuera preciso internarle, un cabo primero del

Ejército del Aire, al disparársele el arma reglamentaria a un compañero.

En El Aaiún poco a poco vuelve la tranquilidad, y el Partido Nacional Saharaui, después de la huída de su

líder, Rachid, a Marruecos, ha comenzado a organizarse.

ARMAS CHINAS Y RUSAS

Por cierto que los terroristas marroquíes que se infiltran en el Sahara poseen material ruso y chino, según

asegura el gobernador general del territorio, don Federico Gómez de Salazar, a «Cambio 16». El general

Gómez de Salazar afirma también que, en su opinión «más del 90 por 100 de la población votará por la

independencia» cuando se celebre el referéndum.

A propósito del referéndum, la agencia Pyresa desde Nueva York indica que España podría estar

preparando el calendario para su retirada del Sahara, según se ha comentado en fuentes allegadas a las

Naciones Unidas. Estas fuentes indican —según Pyresa— que es posible que esta decisión haya sido

incluso comunicada en Madrid a los miembros de la misión de las Naciones Unidas al regreso de su visita

de ocho días al territorio.

No se cree, sin embargo, según nuestras noticias, que el referéndum se celebre antes de la próxima

primavera. Los del Frente Polisario quieren que el país, una vez alcanzada su independencia, se llame

«Sario».

23 de mayo de 1975

 

< Volver