Versión oficial marroquí del discurso de Hassan II     
 
 ABC.     Páginas: 1. Párrafos: 3. 

VERSIÓN OFICIAL MARROQUÍ DEL DISCURSO DE HASSAN II

Con el ruego de su publicación, la Embajada del Reino de Marruecos nos remite el texto exacto y oficial

del discurso pronunciado por el Rey Hassan II a propósito del Sahara, del que nuestros lectores tienen ya

noticia a través de la versión facilitada en su día por la agencia Efe. El texto es el siguiente:

«Marruecos está viviendo otra fase de su historia diversificada, la de la liberación y la ( )tegración.

Debemos, pues, liberar para completar nuestra integridad territorial. Aprovechamos esta ocasión para

reiterar nuestros propósitos, es decir, que optamos por los medios pacíficos. Hemos sido los primeros en

presentar un recurso ante el Tribunal Internacional de Justicia y tenemos la convicción de que este

organismo nos hará justicia. Sin embargo, todos los marroquíes están dispuestos a defender su derecho a

toda costa. Diría incluso, y mido bien mis palabras, que si no recuperamos nuestro Sahara me sentiría

pesimista en cuanto al futuro de Marruecos como comunidad y Estado. De hecho, estimamos que

estratégica, política y sentimentalmente la recuperación del Sahara es un asunto tan delicado como lo fue

el recuperar la independencia. Siempre habíamos tenido la esperanza de recobrar esta independencia,

mientras que en el caso del Sahara no nos encontramos únicamente frente a un solo Estado que no quiere

verse humillado ante la opinión internacional y ante la Historia, sino que hacemos frente a varias

intervenciones y codicias que sembrarán nuestro camino de obstáculos.

Debemos afrontar esta fase con serenidad, sobre todo porque nuestros hijos, que no han vivido con

nosotros la lucha por la independencia, tienen ahora la ocasión de participar en la segunda etapa de la

liberación. No podemos por menos que alegrarnos de esta participación. Diremos una vez más que

debemos afrontar esta fase con tranquilidad y alegría, ya que o triunfamos en la euforia o nos

sacrificaremos como mártires, y entonces nuestra recompensa sería equiparable a la reservada a los

seguidores del Profeta de Alá, que iban a la muerte con la sonrisa en los labios.»

 

< Volver