Autor: Calle, Ángel Luis de la. 
 En la frontera con Mauritania. 
 Sahara: el F.Polisario asalta el puesto de Guelta     
 
 Informaciones.    16/06/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

EN LA FRONTERA CON MAURITANIA

SAHARA: EL F. POLISARIO ASALTA EL PUESTO DE GUELTA

Por Ángel Luís DE LA CALLE (Enviado especial de INFORMACIONES.)

* EL COMANDO SE LLEVO CONMIGO A VARIOS MIEMBROS NATIVOS DE LA

POLICÍA TERRITORIAL

* LOS PRISIONEROS MARROQUÍES, TRASLADADOS A VILLA CISNEROS

EL AAIUN, 16.

UN nuevo incidente ha venido a turbar la tensa paz del fin de semana saharaui. En la noche del sábado al

domingo, a las 23,30 horas exactamente, una treintena de miembros del F. Polisario asaltó el puesto

aduanero de Guelta Zemmur, situado a unos 250 kilómetros al suroeste de El Aaiún, en la zona fronteriza

con Mauritania. Los asaltantes, entre los que figuraban cuatro individuos que desertaron de sus puestos el

21 de mayo último en el puesto de Ain Ben Tili, estaban de acuerdo con algunos de los miembros de la

Policía territorial que guardaba el puesto de Guelta,cuyos efectivos sumaban 21 hombres, todos saharauis,

al mando de un alférez, igualmente nativo.

No se produjo enfrenta-miento alguno. Los autores de la acción desvalijaron por completo el puesto y se

llevaron el botiquín completo, la ambulancia, la cuba del agua, el grupo electrógeno y numerosas

provisiones. Se supone que, además, los policías territoriales que se pasaron al Polisario lo harían con sus

armas y municiones.

De los veintiún hombres de la guarnición de Guelta, nueve se unieron al grupo del P. Polisario y

desaparecieron con ellos hacia el interior de Mauritania; otros nueve se quedaron en el puesto; el alférez y

un agente nativo de la Policía territorial que se negaron a acompañar a los asaltantes fueron forzados a

seguirles, un cabo de la guarnición saharaui consiguió llegar en un vehículo hasta El Aaiún y dar parte de

lo ocurrido. Es preciso señalar que en Guelta no se encontraba ninguna fuerza territorial española y

solamente miembros de la Policía territorial, todos ellos nativos.

Una compañía reforzada del tercio sahariano Juan de Austria, tercero de la Legión, y una patrulla de la

Policía territorial salió sobre las seis menos cuarto de la tarde de ayer domingo para restablecer el puesto.

Las tropas de la Legión permanecerán allí cuatro o cinco días, hasta que la vigilancia del puesto sea

entregada de nuevo a fuerzas nativas, dentro del plan establecido con anterioridad.

¿QUE PRETENDE EL POLISARIO?

Hasta aquí los hechos objetivos. A partir de ahora hay que pasar al terreno de las especulaciones. ¿Qué

pretende el F. Polisario con estas acciones? En El Aaiún se barajan dos posibilidades: la primera mantiene

que estos asaltos forman parte de un plan para hostigar de forma permanente a los puestos fronterizos y

conseguir que nuestra imagen se desprestigie en el territorio.

La segunda de las interpretaciones sitúa el episodio de Guelta en el contexto del en-frentamiento ocurrido

el pasado día 10 en Dala. El Jadra entre distintas fracciones del F. Polisario, en el que parece que hubo

dos muertos y varios heridos. Si el grupo que, tras el incidente, se internó en Mauritania lleva heridos,

necesitaría medicinas, y de ahí que intentara encontrarlas de alguna manera.

El hecho es que el asalto se ha producido y ha añadido una gota de acíbar, más al sabor amargo de la

actual situación en el Sahara. Estas acciones llenan el ambiente de desconcierto y muchos se preguntan

aquí si no sería preciso responde» de algún modo a ellas.

ESCISIÓN

Mientras tanto, el origen de la escisión en el seno del F. Polisario, de la que ya dimos cuenta y a la que

nos hemos referido en líneas anteriores, permanece aún confuso. Son tres, a nuestro juicio, las posibles

explicaciones:

Una—Diferencias ideólogicas entre los partidarios de una acción más dura y continuada, con

planteamientos más extremistas, y quienes mantienen, sin renunciar a la acción, posturas más moderadas.

Los primeros serían miembros del F. Polisario inspirados por Libia, y los segundos, los ya conocidos, que

se mueven en la órbita de Argelia.

Dos.—Diferencias entre grupos del F. Polisario argelino-libios y otros que desearían llevar la acción del

partido, de cara a la independencia de el Sahara, sin dependencia de

ninguna otra nación y sin más inspiraciones que los planteamientos totalmente nacionalistas.

Tres.—Aparición en escena de una fracción pro marroquí del F. Polisario, que se habría enfrentado al

grupo de influencia argelina.

Este último punto, que no hay que descartar, añadiría un nuevo elemento de valoración en la actual

situación sahariana; en efecto, existe una gran mayoría de miembros de algunas tribus saharauis del norte

del territorio que, tradicionalmente, se han mostrado pro marroquíes. No es difícil suponer que en el

grupo activo del Polisario estén encuadrados miembros de dichas tribus.

En este sentido se dice en algunos medios de El Aaiún que, desde el punto de vista político, no se ha

considerado aún de forma suficiente el sector saharaui partidario de Marruecos y que de alguna manera

habría que articular esta fuerza de cara al proceso de la independencia. Es preciso señalar que los

saharauis pro marroquíes componen un grupo poderoso desde el punto de vista económico (la mayoría

son los ricos comerciantes de la capital de el Sahara), que podrían arrastrar tras de sí, en un momento

determinado, a una buena cantidad de personas.

Todos estos detalles se suman a una situación confusa y de desconcierto, que por otra parte ya había sido

prevista con anterioridad; quizá hubiera sido posible evitar de antemano episodios como los que hoy les

relatamos, previstos en el horizonte del problema; pero es difícil establecer en qué punto los

planteamientos políticos van a ser superados por las propias realidades.

LOS PRISIONEROS, EN VILLA CISNEROS

Los prisioneros de guerra marroquíes en poder de las autoridades españolas han sido trasladados desde el

campamento 612/4, cerca de El Aaiún, a la localidad de Villa Cisneros, donde ahora se encuentran.

Aunque no hay explicación oficial de las razones de este traslado, es posible que las autoridades militares

de el Sahara hayan preferido mantener a los 44 miembros de la F. A. R. capitaneados por Abbua Chej, y

capturados en Mahbes, lejos de la frontera marroquí; en El Aaiún estaban a poco mas de 60 kilómetros de

la línea fronteriza; en Villa Cisneros se encuentran a más de 700.

EN EL PUESTO DE TAH

El viernes, los periodistas españoles presentes en El Aaiún tuvimos ocasión de visitar el puesto aduanero

de Tah y las guarniciones de Daora. En el primero (en el que en la misma noche del episodio de Mahbes

se observó presencia de vehículos marroquíes) se observa la misma sensación de tranquilidad tensa que

en el resto del territorio. En «la zona de nadie» que existe entre los puestos fronterizos español

marroquíes pudimos conversar brevemente con un suboficial y unos soldados de las F. A. R. (Fuerzas

Armadas Reales), a cargo del puesto aduanero de Marruecos. «Todo está tranquilo», comentaron.

En Daora visitamos el puesto gubernativo integrado por miembros de la Policía territorial y el

acuartelamiento de la agrupación de tropas nómadas.

TENSIÓN ARGELIA-MARRUECOS

Están siendo muy comentadas las noticias que proceden de Argel y en las que se dicen que las

autoridades argelinas han aconsejado a todos sus compatriotas presentes en Marruecos que regresen a su

país de origen. Aunque no se alcanza el objetivo de esta petición, podría ser indicativa de que las

autoridades argelinas esperen alguna acción por parte de Marruecos.

16 de junio de 1975 5

 

< Volver