Autor: Sebastián Bueno, Pablo. 
 ABC en La Haya. 
 Mauritania quiere la mitad del Sahara  :   
 La posición argelina sólo se sabrá claramente cuando intervenga ante el Tribunal de La Haya. 
 ABC.    08/07/1975.  Página: 23. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ABC. MARTES 8 DE JULIO DE 1973.

ABC EN LA HAYA

MAURITANIA QUIERE LA MITAD DEL SAHARA

La posición argelina sólo se sabrá claramente cuando intervenga ante el Tribunal de La Haya

LA HAYA, 7. (Servicio especial, por télex.) Mauritania descubrió hoy su juego político ante la Corte

Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, a lo largo de la tercera sesión, informativa ocupada por

la Delegación de este país en La Haya. Los representantes del Gobierno de Nuakchott han terminado por

confirmar su pacto con Rabat diciendo que, en el momento de la colonización española, existían lazos

entre el «sur» del Sahara occidental y el conjunto mauritano.

El profesor Salmón había dejado el pasado viernes una pequeña duda-sorpresa a la Corte y sus «pasillos»

políticos leyendo citas en las que se expresaba el deseo de su país de ampliar sus fronteras a todo el

Sahara. Hoy, de una. manera puntual y esperada, Salmón ha dicho que sólo quieren medio Sahara, y ello

confirma las tesis políticas de reparto del territorio que circulan por el Palacio de la Paz de la capital

holandesa. También un artículo aparecido en el diario «Le Monde» ha circulado intensamente por el

Tribunal de La Haya. Su corresponsal en Rabat publicaba el pasado sábado una larga crónica exponiendo

todos los argumentos presentados por Marruecos a la Corte y señalando que Argelia había dado una

sensible marcha atrás en su enfrentamiento con Rabat.

Se cree que el Gobierno de Argel, siguiendo presiones de la Liga Árabe y vistas las reducidas

posibilidades de un nuevo Estado en la zona, estaría dispuesto a que el «referéndum» o la consulta al

pueblo saharaui se realizara bajo los colores de Marruecos y Mauritania.

POLÍTICA Y NO JURISPRUDENCIA. - En todo caso, hasta el momento la mayor parte de las

intervenciones pronunciadas ante la Corte fueron más políticas que jurídicas. La tribuna parece propicia,

y los argumentos, que debieran limitarse a las cuestiones que la Asamblea encargó a la Corte para su

dictamen, pasan continuamente la barrera del sonido jurídico del dictamen consultivo para instalarse en

un terreno que tiene mucho más de político y de contencioso. Este hecho, tan simple y evidente, apoya en

si la tesis española de que «de facto» el dictamen se convierte en contencioso por los efectos políticos

posteriores que puede tener y por la demostración palpable de un diferendo entre los países interesados.

Pues bien, después de hablar horas y horas de política internacional y de descolonización, Mauritania,

igual que hiciera Marruecos, señaló hoy que el Tribunal debe declararse competente porque su misión es

puramente jurídica, como lo demuestra el contenido de las dos cuestiones que le han sido presentadas por

las Naciones Unidas. El profesor Salmón pronunció una bella lección sobre la competencia de la Corte y

dio al final de la sesión la palabra al embajador de Mauritania en Bruselas, Ely Ould Allaf, quien abordó

el tema de la población saharaui y mauritana como parte integrante del conjunto chinguitiano o base del

que fue más tarde la República Islámica de Mauritania. - Pablo SEBASTIAN.

 

< Volver