Autor: Ramírez, Pedro J.. 
 A cuarenta y ocho horas de su congreso. 
 Tormenta política en el seno de Alianza Popular  :   
 El sector más progresista considera inaceptable la candidatura elaborada por la Junta Nacional. 
 ABC.    26/01/1978.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 11. 

ABC. JUEVES, 20 DE ENERO DE 1978.

A CUARENTA Y OCHO HORAS DE SU CONGRESO

TORMENTA POLÍTICA EN EL SENO DE ALIANZA POPULAR

El sector más progresista considera inaceptable la candidatura elaborada por la Junta Nacional

Cuando faltan solamente cuarenta y ocho horas para el comienzo de su II Congreso Nacional, una

tormenta política de imprevisible desenlace se ha desencadenado en el seno de Alianza Popular. La chispa

que ha hecho saltar el barril de pólvora de las disensiones entre los sectores más progresistas y la

tendencia más conservadora ha sido la filtración periodística de la candidatura elaborada por la Junta

Nacional en el transcurso de sus últimas reuniones.

Dicha candidatura, inaceptable para quienes han venido proyectando desde hace meses una imagen

democrática y renovada de Alianza Popular, estaría integrada inicialmente por las siguientes personas:

presidente, Federico Silva Muñoz; vicepresidentes, Gonzalo Fernández de la Mora y Araceli López

Torrijas: secretario general. Manuel Fraga Iribarne; secretario general adjunto. Laureano López Redó.

DIFICULTADES.—La Junta Nacional se completaría con un tesorero, siete vocales y los representantes

regionales. Al parecer existen serias dificultades para completar la candidatura, y varias personas de

cierto ascendiente en el seno de Alianza Popular han rechazado invitaciones a formar parte de la misma.

Ese es el caso de José María Ruiz Gallardón, al que se le ofreció el cargo ahora cubierto por López Redó.

Ruiz Gallardón piensa que existe una evidente discordancia entre el proceso de renovación de Juntas

provinciales abierto en toda España y la permanencia de los mismos líderes al frente del partido

Otra de las personas que ha declinado figurar en la candidatura es, al parecer, Isabel Barroso, en quien se

había pensado para la presidencia del partido unitario, es decir, de los grupos que, a diferencia de A. D. E.

y U. N. E., decidieron disolverse en un único colectivo. Tras la negativa de Isabel Barroso la persona

elegida ha sido Araceli López Torrijos, colaboradora de Vicente Bosque Hita durante la campaña

electoral. Para las vicepresidencias de este Partido-Unitario se ha pensado en Enrique Thomas de

Carranza —el único de los "siete magníficos" que no entró en la lira electoral—y en el extremeño Juan

Díaz Ambrona.

POSIBLES BAJAS.— Aunque las cabezas visibles del señor progresista de Alianza Popular se hallan en

estos momentos sujetos a una especie de voluntario pacto de silencio, y han decidido no hacer ningún tipo

de declaraciones o comentarlos hasta que finalice el Congreso, estoy en condiciones de poder asegurar

que abandonarán el partido si prospera la candidatura descrita. La información publicada ayer por

un diario de la mañana era, pues, esencialmente correcta.

Entre las personas que podrían dejar Alianza Popular estarían Carles Argos, auténtica mano derecha de

Fraga desde que ocupara el cargo de jefe de su Gabinete. Técnico en el Ministerio de la Gobernación;

Joaquín Navasqüés, en estos momentos tesorero de Alianza Popular, y José Luis Fernández, responsable

de importantes parcelas en la infraestructura del partido. Igualmente quedaría abortada la reincorporación

a Alianza Popular de algunos miembros de Reforma Democrática, que prefirieron no participar en la

aventura unitaria; esos serían los casos de Nicolás Rodríguez, Antonio Cortina Prieto y Manuel Millán

Mestre.

Fraga perdería, de esta manera, al núcleo más valioso de su equipo político. En contra de lo publicado en

algún otro medio informativo, estas personas no tienen, sin embargo, intención de presentar ninguna

candidatura alternativa al Congreso. Su propósito sería potenciar la constitución de una sólida alternativa

de derecha democrática, alentándola al margen de los partidos actualmente constituidos.

TORRE DE MARFIL.—He podido saber, por otra parte, que la Junta directiva de Alianza Popular de

Madrid, que preside el médico Carlos Martin Cinto, ha enviado a Manuel Fraga Iribarne una carta

redactada en términos muy enérgicos, en la que se le advierte del «profundo malestar» que ha causado

entre los afiliados de la capital la noticia de la composición de la candidatura auspiciada por la actual

Junta Nacional.

En dicha carta se le acusa a Fraga de actuar desde una «torre de marfil» y de ceder ante las presiones del

sector más vinculado con el pasado. También se le viene a decir que Alianza Popular de Madrid

defenderá en el Congreso una línea política «fraguista», aun en el caso de que él no lo haga.

La estrategia de Alianza Popular de Madrid tendría por objeto crear las coordenadas necesarias para un

replanteamiento de la candidatura en el seno del Congreso. De momento se ha presentado una enmienda a

la totalidad de la ponencia de Estatutos. Dicha enmienda propone que todos los grupos—incluidos los de

Silva y Fernández de la Mora—se disuelvan en partido unitario de estructura presidencialista. Si tal

enmienda prospera podría tratar de construirse una candidatura presidida por Fraga en la que no figurara

ningún otro de los «siete magníficos». Estos quedarían, todo lo mas, relegados a una simbólica Junta de

fundadores.

Entre esta posibilidad y la candidatura oficial caben, de todas formas, una serie de alternativas

intermedias. Nada podrá darse, por lo tanto, como definitiva en tanto en cuanto no se conozca el clima de

opinión que los representantes provinciales configuran en el Congreso.

Pedro J. RAMÍREZ.

 

< Volver