La Haya. 
 El Sahara es de los saharauis     
 
 Informaciones.     Páginas: 2. Párrafos: 18. 

LA HAYA

LA HAYA APOYA LA AUTODETERMINACIÓN

El Sahara es de los saharauis

LA HAYA, 17. (Resumen de EFE.) - Como una victoria indiscutible del principio de la

autodeterminación se considera el dictamen consultivo del Tribunal Internacional de Justicia sobre el

Sahara español, según las primeras reacciones de los observadores.

La posición de España en el proceso de descolonización del territorio sale claramente fortalecida.

En este sentido se señala que el dictamen del máximo órgano Jurídico de las Naciones Unidas establece

que «el Tribunal ha comprobado que no existen lazos jurídicos que permitan modificar la aplicación de la

resolución 1.515 (XV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la descolonización del

Sahara occidental y, en especial, sobre la aplicación del principio de la autodeterminación mediante la

expresión libre y auténtica de la voluntad de las poblaciones del territorio».

Argelia también habla defendido firmemente ante el Tribunal el derecho de la población saharaui a la

autodeterminación para decidir su futuro.

También se hace notar que el dictamen hace algunas concesiones a las posiciones de Marruecos y

Mauritania, al admitir la existencia de ciertos lazos jurídicos entre el territorio del Sahara occidental, en el

momento de la colonización española, y el Reino de Marruecos, por un lado, y el conjunto mauritano, por

otro; sin embargo, el Tribunal ha establecido con toda claridad que no existía «ningún lazo de soberanía

territorial entre el territorio del Sahara occidental, por un lado, y el Reino de Marruecos o el conjunto

mauritano, por otro».

La Asamblea General de las Naciones Unidas dispone así de los elementos necesarios para fijar

inmediatamente su posición sobre el proceso de descolonización del Sahara occidental.

Aunque el dictamen consultivo no es vinculante y no fue solicitada ninguna opinión sobre el proceso

descolonizador, la resolución del Tribunal estipula que los jueces no podían dejar de considerar el

objetivo final del dictamen, es decir, la descolonización del territorio.

En este sentido se considera aquí que el dictamen apoya totalmente la doctrina sostenida por la O.N.U.

sobre el derecho inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación y, en consecuencia, a la

realización del referéndum acordado por la Asamblea General y aceptado y ya fijado por España.

EL TEXTO DEL DICTAMEN

En el texto del dictamen se subraya la importancia del principio de la autodeterminación en la doctrina de

las Naciones Unidas sobre descolonización, y se recuerdan las diferentes resoluciones de la Asamblea

General sobre la política descolonizadora en el Sahara occidental.

A propósito de la primera pregunta formulada por la Asamblea General («¿era el Sahara occidental, en el

momento de la colonización española, un territorio sin dueño - terra nullius -?»), el Tribunal considera en

su dictamen, por trece votos contra tres:

«El momento de la colonización por España puede ser establecido como el que designa el período que

comienza en 1884, año en que España proclamó su protectorado sobre Río de Oro. Es, en relación al

Derecho de esta época, como debe interpretarse la noción jurídica de "terra, nullius". En Derecho, la

ocupación era un medio de adquirir pacíficamente la soberanía sobre un territorio, además de por cesión o

por sucesión.

En el momento de la colonización del Sahara occidental, el territorio estaba habitado por poblaciones que,

aunque nómadas, estaban social y políticamente organizadas en tribus o colocadas bajo la autoridad de

jefes competentes para representarlas.

España no ha actuado nunca como si hubiese establecido su soberanía sobre una "terra nullius". Así, en

1884, el Rey de España proclamó que tomaba Río de Oro bajo su protección, en base a los acuerdos

firmados con los jefes de tribus locales.»

En cuanto a la segunda pregunta («¿cuáles eran los lazos jurídicos del territorio con el Reino de

Marruecos y el conjunto mauritano?»), el Tribunal considera, por catorce votos contra dos, entre otras

cosas, lo siguiente:

LAZOS JURÍDICOS CON MARRUECOS Y MAURITANIA

«El sentido de los términos "lazos jurídicos" debe apreciarse en relación con la finalidad de la resolución

3.292 de la Asamblea General de la O.N.U. El Tribunal cree que debe interpretarlos como palabras que

designan los lazos jurídicos que podrían incluir sobre la política que debe seguirse para la descolonización

del Sahara occidental. El Tribunal no acepta la opinión que sostiene que los lazos no concernirían a los

lazos establecidos directamente con al territorio, independientemente de los seres humanos que se

encontraran en él. En el momento que fue colonizado, el territorio tenia una población diseminada y

compuesta en su mayor parte por tribus nómadas, cuyos miembros atravesaban el desierto siguiendo rutas

más o menos regulares y alcanzando eventualmente el Marruecos meridional o regiones que pertenecen

hoy a Mauritania, a Argelia u otros Estados. Estas tribus eran de religión.

Según los diversos elementos y los comentarios de otros países que han participado en el procedimiento,

el Tribunal concluye que ni los actos internos, ni los actos internacionales invocados por Marruecos,

indican que en el momento de la colonización existieran o fueran reconocidos internacionalmente lazos

jurídicos de soberanía territorial entre el Sahara occidental y el Estado marroquí. Incluso teniendo en

cuenta la estructura especial de este Estado, no se demuestra que Marruecos haya ejercicio una actividad

estatal efectiva y exclusiva en el Sahara occidental. Los elementos y comentarios indican, sin embargo, la

existencia, durante el periodo pertinente, de un lazo jurídico de servidumbre entre el Sultán y ciertas, pero

ciertas solamente, tribus nómadas de ese territorio, por intermedio de los caides Tekna, de la región de

Nun, e indican que el Sultán manifestó y se vio reconocer por otros Estados una cierta autoridad o una

cierta influencia re tribus.

 

< Volver