Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Declaraciones del embajador marroquí en Madrid. 
 Marruecos confía en un entendimiento con España antes de la marcha pacífica     
 
 Informaciones.    18/10/1975.  Página: 6-7. Páginas: 2. Párrafos: 16. 

DECLARACIONES DEL EMBAJADOR MARROQUÍ EN MADRID

MARRUECOS CONFIA EN UN ENTENDIMIENTO CON ESPAÑA ANTES DE LA «MARCHA

PACIFICA»

* ABDBLLATIF FILALI, RECIBIDO POR EL PRESIDENTE ARIAS

* «LA POSICIÓN MARROQUÍ ES DE AMISTAD Y SOLIDARIDAD CON ESPAÑA»

* «MI PAÍS NO TIENE QUE ESPERAR A LA RESOLUCIÓN DE LA O.N.U.»

MADRID, 18. (INFORMACIONES, por A. H.)

ES irrevocable la marcha pacífica de Marruecos sobre el Sahara?», le preguntamos anoche al embajador

de Marruecos, señor Abdelatif Filali, durante el largo coloquio que mantuvimos con él, en su residencia

madrileña, un grupo de periodistas españoles, Invitados por el diplomático marroquí a una cena fría. Su

respuesta, en síntesis, fue la siguiente: «Hemos tomado esta decisión porque el Tribunal de La Haya ha

respondido positivamente a las dos preguntas formuladas por las Naciones Unidas: El Sahara tenía un

propietario y había vínculos jurídicos con Marruecos. Mi país se encuentra con el reconocimiento de estos

lazos jurídicos y actúa en consecuencia. De todas formas, esta marcha pacífica no ha comenzado todavía.

Existe una gran esperanza de llegar a un entendimiento con España, con una solución completamente

pacífica y satisfactoria.»

El señor Abdellatif Filali había llegado ayer mismo de Marruecos. Hacia las seis de la tarde se había

entrevistado durante hora y media con el presidente Arias en la sede de la Presidencia, Castellana, 3.

Traía, sin duda, instrucciones concretas de su Gobierno.

El diplomático marroquí, que fue ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Marruecos tras haber sido

embajador en Madrid, insistió una y otra vez en que «la posición de Marruecos es de amistad y de

solidaridad con España»; en que «Marruecos, hasta el momento, no ha pensado nunca en resolver el

problema sin contar con los intereses legítimos de España, dados los vínculos geográficos, históricos y de

interés común que unen a ambos países»; en que «nunca ha sido nuestra intención utilizar lo. violencia

para resolver el problema»; en que, como el Rey dijo en su discurso, «dos países ligados siempre por la

Historia no pueden ser separados por la sangre». «Por eso - añadió - hay que analizar y resolver el

problema sin pasión y serenamente.»

- ¿Por qué no espera Marruecos a la conclusión de la O.N.U.?

- No tiene por que esperar.

- ¿Esta dispuesto Marruecos a aceptar las conclusiones de las Naciones Unidas?

- No puedo decir si Marruecos va a aceptar o no esas conclusiones.

- ¿Y cómo puede hablar de un gesto amistoso hacia España cuando coloca a nuestro país entre la espada y

la par red: entre sus compromisos internacionales en Naciones Unidas y su compromiso, como potencia

administradora, con los propios saharauis?

- Insisto en que nuestra marcha es pacífica y nada tiene que ver contra España. Marruecos siempre ha

estado en contra del principio de autodeterminación del Sahara.

Este territorio es parte integrante de la soberanía de Marruecos. Estamos completamente abiertos al

diálogo con el Gobierno español. No existe ningún impedimento para llegar a un entendimiento entre

España y Marruecos. Lo mismo que lían hecho Egipto e Israel con el Sinaí. Mauritania está

completamente de acuerdo con Marruecos. El llamado pueblo saharaui es parte integrante de Marruecos.

Argelia no tiene reivindicación sobre el Sahara. ¿Para qué vamos a crear más problemas a las Naciones

Unidas? Lo normal es que nos entendamos directamente. Es el Gobierno español el que tiene la palabra.

El embajador aludió a los «problemas internos» de Marruecos y a que, aunque no había todavía diálogo o

negociación Madrid-Rabat, «si hay contactos».

Fue un diálogo apasionado en algunos momentos, evasivo y hasta áspero. El señor Abdellatif Filali

empezó hablando en español, pasó al francés y, a medida que avanzaba la conversación, se pasó al árabe.

Al final afirmó categóricamente: «Desde siempre nos hemos opuesto al principio de autodeterminación,

porque no es del interés de Marruecos ni de África. Creemos en los principios, pero a veces son

contradictorios con los intereses legítimos de los pueblos.»

La conclusión que se saca es bien simple: La «marcha pacífica» no se producirá si España y Marruecos se

entienden antes. Este entendimiento, en lo que al Sahara se refiere, consistiría en la entrega del Sahara a

Marruecos y Mauritania. Así se robustecería la amistad entre los dos pueblos.

18 de octubre de 1975

INFORMACIONES

 

< Volver