Autor: Calle, Ángel Luis de la. 
 Sahara. El Aaiun. 
 La marcha verde puede dar lugar a una situación insospechada     
 
 Informaciones.    28/10/1975.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

LA "MARCHA VERDE" PUEDE DAR LUGAR A UNA SITUACIÖN INSOSPECHADA

Las autoridades españolas ponen en libertad a cinco miembros del F. Polisario, indultados por el Jefe del

Estado

Por Ángel Luis DE LA CALLE (Enviado especial de INFORMACIONES.)

EL AAIUN, 28. - El P.U.N.S. proyecta celebrar hoy en Villa Cisueros (la segunda ciudad del Sahara,

situada a unos 600 kilómetros de El Aaiún) una manifestación de repulsa contra la «marcha verde»

marroquí y las tesis anexionistas que mantiene el Gobierno de Rabat con respecto al Sahara; los dirigentes

de este partido confían en reunir alrededor de 10.000 manifestantes, para, de algún modo, contestar a las

concentraciones del Frente Polisario, que desde ayer, y hasta mañana, se producen en El Aaiún y en otros

puntos del territorio.

La manifestación que ayer celebró el Frente de Liberación en la capital del Sahara, y en la que

participaron unas 6.000 personas, ha continuado hoy y seguirá, al parecer, mañana. Los dirigentes del

Frente Polisario, que obtuvieron ayer del Gobierno General del Sahara respuesta afirmativa a la petición

del permiso para la manifestación, hecho «en nombre del pueblo saharaui», proyectan, al parecer,

organizar una marcha que recorra desde El Aaiún distintas ciudades del Sahara para coincidir el día 7 en

un punto aún no determinado con todos los militantes del Frente, convocados a un congreso

extraordinario que tendrá lugar en esta fecha.

La autorización concedida por las autoridades españolas para la celebración de la manifestación de ayer

ha disgustado a los dirigentes del P.U.N.S. Basan estos sus quejas en el hecho de que hace unos días

solicitaron del gobernador permiso para mostrar de forma masiva por las calles de El Aaiún su oposición

a los propósitos anexionistas de Marruecos y que dicho permiso les fue denegado. Fuentes autorizadas

han explicado que no se ha seguido medida discriminatoria alguna, pues el permiso pedido ayer estaba

hecho «en nombre del pueblo saharaui» y no del Frente Polisario, aunque fueran dos de sus máximos

dirigentes, Gali Sidi Mustafa y Mohafud Larosi, quienes hicieran personalmente tal petición.

«LA MARCHA,» ES UNA AMENAZA LATENTE

Como se ve, el centro de la política interior del territorio sigue siendo para los saharauis y para los

españoles aquí presentes la confusa situación con respecto a las conversaciones que actualmente celebran

España y Marruecos. Efectivamente, la postura oficial del Gobierno español sigue siendo la expresada en

la famosa declaración del 23 de mayó, que establece el deseo de nuestro país de garantizar el derecho a la

autodeterminación del pueblo saharaui, pero que prevé la inmediata salida del territorio si la situación en

el interior se deteriorase. La amenaza latente que supone la «marcha verde», que por tener lugar en una

zona especialmente cálida en intuiciones internacionales «puede dar lugar a una situación insospechada»,

como informó ayer un portavoz del Gobierno territorial, es «per se» una causa teórica de ese deterioro a

que tantas veces se ha aludido, a tenor de la declaración del Gobierno español.

Y junto a esto sigues produciéndose declaraciones e indicios que confunden el panorama, teóricamente

claro, de las intenciones españolas; de un lado, las frases casi concluyentes de personalidades marroquíes,

como el embajador en Madrid, los ministros de Asuntos Exteriores y de Información, e incluso del propio

hermano del Rey, en las que se alude hasta a los términos del hipotético acuerdo con respecto al Sahara;

por otro, rumores difundidos por medios de información extranjeros, y que han sido considerados aquí

carentes de toda base, en los que se habla de una supuesto operación conjunta entre España y Marruecos

para desactivar los campos minados colocados por ambos países en sus respectivas zonas fronterizas, y,

por último, la participación del ministro español de Comercio, señor Cerón, en las conversaciones

hispano-marroquíes, muy significativas, sobre todo cuando se sabe que los términos de un posible arreglo

tienen su quid fundamental en las cuestiones económicas. Todos estos datos, en conjunto y por separado,

contribuyen de alguna manera a mantener ese cierto grado de confusión a que venimos aludiendo.

EL AAIUN, UNA CIUDAD TRISTE Y SOLITARIA

Sean o no verdad estas lucubraciones, lo realmente cierto es que la presente situación está convirtiendo a

El Aaiún en una ciudad triste y casi solitaria. Aunque no se puede hablar de aglomeraciones, poco a poco

han ido abandonando la capital del Sahara muchas mujeres e hijos de funcionarios civiles y de jefes y

oficiales del Ejército; algunos comercios han cerrado sus puertas y otros están pensando en trasladar su

negocio fuera de aquí. Los lugares de reunión están menos concurridos de matrimonios, mientras que los

bares y restaurantes aparecen más llenos que antes, pero de grupos de hombres que ya no pueden comer

en sus casas con sus familias.

No se han apagado los rumores sobre las fechas del día «D», que marcará el comienzo de la evacuación

definitiva. El último rumor hablaba del día 15 de noviembre como día «D»; portavoces autorizados de las

autoridades han insistido en que se trata simplemente de «jabaan», como aquí se les llama a las noticias

sin fundamento. Sí es cierto, por otro lado, que organismos y particulares toman sus precauciones para

estar lo mejor preparados posible en el caso de que se produjese una evacuación rápida. Se ha sabido, por

ejemplo, que en los últimos días la empresa Fosfatos de Bu-Craa ha enviado fuera del territorio gran

cantidad de documentos y material de archivo, así como piezas de repuesto de su maquinaria de alto

costo.

Un rumor que si ha resultado cierto es el que ayer hablaba de la inminente liberación de los últimos cinco

prisioneros del F. Polisario en poder de las autoridades españolas; esta mañana, en efecto, y procedentes

de Las Palmas, llegaron a El Aaiún los cinco saharauls que en virtud de un indulto del Jefe del Estado

(trámite imprescindible, puesto que ya habían sido condenados por Tribunales españoles) han quedado en

completa libertad. Las autoridades del territorio, tras las formalidades de rigor, hicieron entrega de los

cinco indultados a Gali Sidi Mustafa, responsable del ala militar del Frente de Liberación, y que como

ayer adelantó INFORMACIONES se encuentra en la capita1 del Sahara.

OFICINAS DEL F. POLISARIO EN MAURITANIA. CERRADAS

Con respecto a la situación del Frente en Mauritania, llegan noticias de que ésta no es nada favorable en

la actualidad; parece que las autoridades mauritanas, siguiendo indicaciones del Gobierno marroquí, han

establecido una serie de medidas encaminadas a cortar las actividades que dicho grupo político realizaba

hasta ahora en su territorio. Según parece, algunas de las oficinas del F. Polisario han sido cerradas y

varios de sus dirigentes detenidos o expulsados del territorio. Igualmente, parece que desde Mauritania y

desde Marruecos se pretende «aislar» en el Interior del Sahara a todos aquellos que no comparten la

posición anexionista de Rabat. En este sentido habría que interpretar la situación del Polisario en

Mauritania, así como las misteriosas desapariciones de saharauis promarroquíes y el confuso episodio

producido ayer en Echdeiria, que en los primeros momentos hizo pensar en que se había producido algún

enfrentarmento entre tropas españolas y alguna patrulla marroquí; lo que sucedió al parecer es que desde

el interior de Marruecos algunos individuos penetraron en territorio saharaui para desmontar varias

«jaimas» (grandes tiendas de campaña que sirven de vivienda a los saharauis, sobre todo en sus

desplazamientos), instaladas desde hace tiempo.

Poco más hay que reseñar; solamente que la atención sigue desdoblada entre las noticias que llegan sobre

el curso de la enfermedad del Jefe del Estado, cuya salud preocupa aquí tanto como en la Península, y las

que hablan de los progresos y dificultades de la marcha marroquí, cuya avanzadilla se encuentra en la

ciudad de Tarfaya, a unos 30 kilómetros de la frontera, en condiciones realmente precarias. Ninguno de

estos «adelantados» de la marcha se ha movido de sus posiciones; sí lo ha hecho, sin embargo, un grupo

de periodistas, que al parecer intentaron entrar esta tarde en territorio saharaui por el puesto fronterizo de

Tah.

 

< Volver