Sahara. Según fuentes diplomáticas españolas. 
 La postura española no ha experimentado cambio alguno  :   
 Las negociaciones con Marruecos recaen sobre el conflicto de la marcha verde, no sobre el de la descolonización. 
 ABC.    01/11/1975.  Página: 15-16. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

ABC.

SAHARA

SEGÚN FUENTES DIPLOMÁTICAS ESPAÑOLAS

LA POSTURA ESPAÑOLA NO HA EXPERIMENTADO CAMBIO ALGUNO

Las negociaciones con Marruecos recaen sobre el conflicto de la «marcha verde», no sobre el de la

descolonización

Madrid. (De nuestra Redacción.) La postura española sobre el Sahara no ha experimentado variación

alguna y, según manifestaciones de fuentes diplomáticas, no puede hablarse de una bilateralización de las

negociaciones. Hacerlo supondría sustraer el tema a las Naciones Unidas. Las conversaciones obedecen a

la resolución del Consejo de Seguridad, que recomendaba la realización de contactos directos entre las

partes.

La reunión del Consejo de Seguridad fue solicitada por España a raíz de la anunciada «marcha verde».

Las conversaciones se iniciaron para solucionar la fricción que suponía la realización de la marcha y no

para tratar el tema de fondo de la descolonización del Sahara, aunque los representantes marroquíes hayan

internado forzar las negociaciones para llevarlas al problema de fondo, añaden las mismas fuentes.

LOS MISSIOS CRITERIOS

España ha aceptado siempre la doctrina Internacional sobre descolonización, que hasta ahora ha sido la

autodeterminación. Quiso hacer referéndum y marcharse del Sahara cuanto antes, pero Marruecos, al

remitir el problema al Tribunal Internacional de Justicia, retrasó la descolonización. España ahora sigue

manteniendo los mismos criterios.

Marruecos - continúan afirmando las fuentes antes citadas - no quiere hablar más que de lo que a ellos les

interesa: la entrega del territorio, y quieren hacer ver a la opinión pública que el asunto ya ha quedado

zanjado y que sólo falta concretar algunas matices. Por su parte, España no puede reconocer la soberanía

sobre el territorio a nadie. Sólo la potencia administradora y la soberanía corresponde al pueblo del

territorio autónomo del Sahara. Esto no quiere decir que si las Naciones Unidas adoptan una solución

favorable a Marruecos. España no la acepte.

RESPONSABILIDAD DE LA O. N. U.

Nuestras fuentes destacan que mucha más importancia que estos contactos con Marruecos y Mauritania

tiene la visita realizada por el secretario general de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, que recorrió los

Estados interesados en el tema. Su informe propondrá algunas soluciones al problema, y entonces

empezará a verse la luz. España - añaden - quiere irse del Sahara con dignidad y de una forma que además

sea aceptada por el mundo. Por eso seguirá los dictados de las Naciones Unidas. Si luego las cosas salen

mal la responsabilidad será del organismo internacional que adoptó la fórmula y no de España.

Por otro lado, las conversaciones qué se estaban realizando con Marruecos y Mauritania quedaron

interrumpidas ante la imposibilidad, de llegar a un acuerdo antes de que se conozca el informe de Kurt

Waldheim y la resolución del Consejo de Seguridad.

SIN EXCLUSIONES

Sobre los rumores que han circulado insistentemente en Madrid. Rabat y el propio El Aaiun sobre las

bases de negociación y que incluían bases militares, beneficios económicos, renuncia a reivindicaciones

territoriales, etc. nuestro comunicante dijo que carecían de base y que habían sido creados por marroquíes

o por grupos que nada tenían que ver con la línea diplomática seguida por España.

Las declaraciones del primer ministro marroquí que afirmaban expresamente que Argelia había sido

excluida de las conversaciones no sólo por su país, sino también por España, carecen igualmente de

fundamento, añaden las fuentes diplomáticas. España no puede desconocer la existencia de las Naciones

Unidas y su Consejo de Seguridad recomendaba mantener conversaciones con los Estados interesados,

uno de los cuales es Argelia.

La Comisión argelina, presidida por el ministro de la Gobernación y miembro del Consejo de la

Revolución, señor Abdelghani, recuerda insistentemente los principios de la comunidad internacional

aplicables a la descolonización. Defiende, como hizo desde el principio, la autodeterminación de los

saharauis.

 

< Volver