Sahara. La posición de Argelia. 
 Solución dentro de las Naciones Unidas     
 
 ABC.    02/11/1975.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LA POSICIÓN DE ARGELIA

SOLUCIÓN DENTRO DE LAS NACIONES UNIDAS

La posición de Argelia, tal como fue explicada durante las consultas celebradas por Waldheim con el

presidente Huari Boumedian puede resumirse como sigue:

1. Argelia rechazaba categóricamente la posición adoptada por Marruecos y Mauritania de que el Sahara

occidental les pertenecía por vínculos históricos. A su juicio, el Tribunal Internacional de Justicia, en su

opinión consultiva, había confirmado que no había ninguna justificación para la formulación de

reivindicaciones territoriales por parte de Marruecos o de Mauritania.

2. La propia Argelia no tenía ninguna reivindicación territorial respecto del Sahara occidental, pero

insistía en que debía permitirse al pueblo del territorio decidir su propio futuro mediante el ejercicio de su

derecho a la libre determinación.

3. Argelia consideraba que todas las partes debían esperar a que la Asamblea General, de conformidad

con la resolución 3.292 (XXIX), adoptara una decisión sobre la política que había de seguirse para la

descolonización del Sahara occidental. Toda solución de" este problema fuera de las Naciones Unidas

seria inaceptable para Argelia. En opinión de ese país, la «marcha verde» era claramente contraria a las

resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas. En ningún caso estaría dispuesta Argelia a aceptar un

hecho consumado.

4. Argelia sostuvo que el principio de libre determinación debía aplicarse mediante un referéndum en el

territorio. Las Naciones Unidas, que tenían una función especial que desempeñar en el proceso de

descolonización del Sahara occidental, debían organizar dicho referéndum. Argelia accedería sin reservas

a cualquier función que las Naciones Unidas decidieran asumir a este respecto. Está dispuesta a aceptar

los resultados de dicho referéndum, cualquiera que fuera la decisión del pueblo. En cambio, Argelia no

podía aceptar ningún arreglo bilateral que pudieran acordar España, Marruecos y Mauritania. Cualquier

ocupación del territorio por Marruecos como resultado de tal arreglo tendría serias repercusiones dentro y

fuera de la región.

 

< Volver