Autor: Conte, Rafael . 
 Orden público. A pesar de la prohibición y de la lluvia. 
 Se celebró la marcha sobre España  :   
 Insólito despliegue policial en el país vasco-francés. 
 Informaciones.    03/11/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ORDEN PUBLICO

A PESAR DE LA PROHIBICIÓN Y DE LA LLUVIA

SE CELEBRÓ LA "MARCHA SOBRE ESPAÑA"

INSÓLITO DESPLIEGUE POLICIAL EN EL PAÍS VASCO-FRANCÉS

Por Rafael CONTI

PARÍS. 3.

A pesar de las prohibiciones y suspensiones y de la reunión entre los organizadores, la «marcho sobre

España» congregó el pasado sábado en Bayona a varios millares de personas, que desfilaron bajo una

lluvia torrencial durante doce kilómetros. La Policía estimó en seis mil el número de participantes,

mientras que los organizadores declaraban por su parte quince mil. La manifestación ha constituido un

semifracaso porque el número de participantes no ha alcanzado las dirás espectaculares que se prometían

sus organizadores y por la ausencia, de personalidades políticas e intelectuales.

MOVILIZACIÓN POLICIAL

El prefecto de Pirineos Atlánticos había prohibido toda manifestación en siete Ayuntamientos limítrofes

con la frontera española, entre ellos Hendaya, lugar primitivamente fijado para la marcha. Esta zona

estaba ocupada por varios millares de guardias móviles y C.R.S. (Cuerpo Especial de la Policía para estas

ocasiones de vigilancia del orden público), como nunca se había visto en el País Vasco-Francés.

Especialmente controladas estaban la zona de Behobia y Hendaya y la estación de esta ciudad. A

Hendaya llegaron, sin embargo, durante la jornada del sábado, muchos manifestantes, a título individual y

en coches, que recorrieron la zona, pero sin llegar a reunirse a causa del control policial. De todas formas,

el número de policías superaba al de los posibles manifestantes. De este manera, las organizadores que

mantuvieron la orden de la marcha decidieron centrarla en la ciudad de Bayona, fuera de la zona

prohibida. La concentración se hizo en los pueblos de Tamos y San Juan de Luz, y la manifestación

recorrió 12 kilómetros, pero sin llegar al centro de la ciudad.

Sin duda la lluvia fue un inesperado y eficaz auxiliar de la Policía. Pero también la desunión de los

organizadores. Como se sabe, las organizaciones vasco-francesas que participaban en esta marcha

decidieron en el último momento anular la orden da-da a sus militantes, por discrepancias contra las

organizaciones perisienses. Los comités «Abertzale» no participaron, pues en la «marcha», según algunos

observadores, los militantes vascos sentían como si se tratara de una operación política montada en su

nombre, pero en condiciones que les convertían en simples «figurantes».

La iniciativa de la «marcha» había sido de grupos y personas individuales de la extrema izquierda

francesa, avalados por un llamamiento de una serie de intelectuales: Sartre, Simone de Beauvoir, Vercors,

Jankelevitch, Daniel Guerín, Philippe Sollers, Francis Jeanson, Marguerite Duras, Yannis Xenakis, Alain

Geismar, Emmanuelle Riva, Annie Girardot y Jean Cas-sou, entre otros. Pero pronto fueron las

organizaciones «gauchistas» quienes se apoderaron de la idea.

La prohibición por parte de las autoridades francesas fue justificada por el Ministerio del Interior por la

carencia de organizadores responsables, con lo que no se podía garantizar el respeto al orden público.

Pero el mantenimiento de la orden de marcha por parte de los organizadores fue justificado por el hecho

de que la prohibición llegó muy tardíamente, y por tanto, la operación ya estaba en marcha y muchos

autocares ya habían salido en dirección a Hendaya. Durante el viernes y sábado, la Policía practicó

numerosos controles y filtró el tráfico que se dirigió hacia el País Vasco-Francés.

3 de noviembre de 1975

 

< Volver