Sahara. 
 España repelerá la marcha verde (incluso con la fuerza armada) si cruza la frontera     
 
 Informaciones.    03/11/1975.  Página: 5-6. Páginas: 2. Párrafos: 23. 

SAHARA

España repelerá la "marcha verde" (incluso con la fuerza armada) si cruza la frontera

NUEVA YORK, 3. (Corresponsal de INFORMACIONES.)

EN medio de la sensación de crisis armada en el Sahara, España ha advertido públicamente y ante el

Consejo de Seguridad de los Naciones Unidas que «repelerá, con todos los medios a su alcance, incluso

con el empleo de la fuerza armada», la «marcha verde» marroquí anunciada por el Rey Hassan II si ésta

cruza la frontera del Sahara español. En una enérgica intervención ante el Consejo de Seguridad de la O.

N. U., reunido ayer en sesión «urgentísima», el representante interino de España ante la Organización,

don Fernando Arias Salgado, ha precisado que la situación en el Sahara se deteriora y agrava por

momentos «al no haberse tomado ninguna medida por parte del Gobierno de Marruecos para suspender la

marcha sobre el Sahara occidental».

La decisiva postura española ante el Consejo, conocida después del viaje inesperado del Jefe de Estado en

funciones, Príncipe Juan Carlos de Borbón, al Sahara y antes de que llegaran informaciones a la O.N.U.

de la ocupación por unidades militares (al parecer marroquíes) de algunos puestos fronterizos

abandonados tácticamente por España, obligó ayer al Consejo de Seguridad a celebrar una reunión de

«extrema urgencia», según palabras de su presidente, el representante soviético, señor Jacob Malik, y a

aprobar sin necesidad de voto una segunda resolución sobre el problema que urge implícitamente a

Marruecos a poner término a su marcha de millares de civiles sobre el territorio.

El texto oficial en español de la resolución, en sus párrafos recomendatorios, dice textualmente: «El

Consejo de Seguridad (...).

1) Insta a todas las partes involucradas e interesadas a evitar cualquier acción unilateral o de otra

índole que pueda intensificar más la tirantez en la región.

2) Pide al secretario general que prosiga e intensifique sus consultas con las partes involucradas e

interesadas, e informe al Consejo de Seguridad a la mayor brevedad de los resultados de esas consultas a

fin de que se puedan adoptar cualesquiera otras nuevas medidas apropiadas que pudieran ser necesarias»

* EL CONSEJO DE SEGURIDAD DE LA O.N.U. REPRUEBA LA ACTITUD MARROQUÍ

* LA RESOLUCIÓN FUE ADOPTADA POR UNANIMIDAD, SIN NECESIDAD DE VOTO

A LA ASAMBLEA

La resolución toma nota «con preocupación» a la luz del informe del secretario general de las Naciones

Unidas, señor Waldheim, sobre sus consultas de la semana pasada, de que la situación en la zona «sigue

siendo grave» y traslada de alguna forma el problema de fondo del Sahara a la Asamblea General de la

O.N.U., que se encuentra ante su sesión (actualmente celebrándose), al tiempo que «reafirma» los

términos de las anteriores resoluciones del mismo organismo sobre el territorio que, según es sabido,

favorecen el principio de la autodeterminación.

La convocatoria de esta sesión urgente del Consejo de Seguridad fue solicitada ayer por España, en carta

a su actual presidente, después que sus quince miembros celebraran consultas casi ininterrumpidas sobre

el tema durante la jornada del sábado y teniendo corno tema de discusión el informe que sobre el

problema había sido solicitado del secretario general de la Organización, bajo mandato de la resolución

377, aprobada el 22 de octubre pasado por el propio Consejo.

La celebración de estas consultas también coincidieron con la llegada al Secretariado General de la

Organización de dos notas del Gobierno español, enviadas directamente desde Madrid, en las que se

desmentía la existencia de un acuerdo con Marruecos sobre la descolonización del Sahara, se advertía de

los peligros inmediatos originados en la región con la continuación de los planes de la marcha marroquí y

se dejaba bien patente que España asumiría plenamente sus responsabilidades de defensa del territorio.

MARRUECOS NO ACEPTARA

Según fuentes de las Naciones Unidas, cuando otras informaciones recibidas en la Secretaria General de

la O. N. U. y en la presidencia del Consejo de Seguridad, al parecer de procedencia argelina, dieron

cuenta de que Marruecos seguía adelante con sus planes de marcha y de que se esperaba, de un momento

a otro, que ésta cruzara la frontera, aumentó la sensación de crisis entre los miembros del Consejo de

Seguridad. Así. convencieron a los quince miembros del Consejo de la necesidad de celebrar una reunión

durante el domingo, en lugar de retrasarla hasta el martes o el miércoles, como originalmente se había

pensado.

ESPAÑA REPELERÁ CON LA FUERZA LA «MARCHA VERDE» SI CRUZA LA FRONTERA

Nada hace prever, sin embargo, a la luz del discurso del representante marroquí ante la O. N. U., señor

Slaoui, que Marruecos vaya a aceptar la instancia del Consejo de Seguridad y suspenda la marcha. Al

contrario, informaciones de última hora confirman que la marcha prosigue hacia el territorio, a pesar de

los problemas logísticos y hasta criminales que ha encontrado (se ha informado de violaciones de

mujeres y de un asesinato), mientras tropas regulares marroquíes realizan movimientos militares en las

fronteras con ocupación aparente en la noche del domingo de algunos puestos fronterizos dentro de

territorio saharaui.

ARGELIA, EN LIZA

El representante marroquí, en su intervención ante el Consejo, llegó a señalar abiertamente que

«interpretaba la resolución aprobada como un llamamiento directo a España y a sus intenciones bélicas»,

mientras sugería que nada, ni ninguna acción, pararía la marcha. Esta postura Marroquí, que se

concentró en ataques fuertes y violentos contra Argelia, provocó la inmediata reacción del

representante argelino, señor Abdelatiz Rahal, que con el apoyo presente de su ministro de Asuntos

Exteriores, señor Bouteflika, lanzó a su vez una advertencia implícita de que su Gobierno no se

cruzaría de brazos si la marcha continúa.

«Argelia considera que si la marcha cruza las fronteras viola la soberanía de ese territorio, constituye un

acto contrario y sería una decisión de consecuencias incalculables para la paz de la región y para todos los

países que tienen fronteras con el Sahara», dijo el embajador argelino.

Antes, en aparente advertencia a España, señalaba que «España no era dueña del territorio» y no podía

negociarlo. Cualquier invasión, añadió el representante argelino, será una «usurpación de la propiedad y

será considerada por Argelia como una acción ilegal, nula y sin validez».

«EN CONTINUA VIGILANCIA»

La claridad y energía de los discursos de España y Argelia y su aparente determinación en la presente

crisis, así como el apoyo explícito e implícito que la llamada a la suspensión de la marcha marroquí

encontró en los quince miembros del Consejo de Seguridad (algunos países pidieron abiertamente la

suspensión de la marcha), motivó que el presidente del Consejo, el soviético señor Malik, declarara al

cierre del mismo que éste se declaraba «en continua vigilancia» de la crisis y «podría reunirse en caso

necesario y de forma inmediata» para adoptar medidas que pudieran ser procedentes.

El representante español interino ante la Organización mundial, don Fernando Arias Salgado, abrió

prácticamente la sesión del Consejo, que se prolongó por la tarde durante cuatro horas, y tras referirse a la

resolución aprobada acusó al Gobierno marroquí de ignorar el previo llamamiento del Consejo de

Seguridad (realizado en la resolución 377 del pasado 22 de octubre) para suspender la marcha y de

continuar con los planes de invadir el territorio bajo administración española hacia el 4 de noviembre.

El señor Arias Salgado estableció que, aparte de la detención de la marcha, «ninguna solución pacífica del

problema de la descolonización del Sahara puede concebirse fuera del marco de las Naciones Unidas, ni

en contradicción con las resoluciones pertinentes de la Asamblea General».

En su turno de intervenciones y de explicación de voto, los quince miembros del Consejo apoyaron de

forma unánime la nueva resolución.

 

< Volver